Devaluación, aumento de precios… ¿y el socialismo?

El común de la gente, los que vamos al mercado, los de a pie, los simples asalariados o que vivimos de los tigritos andamos aterrorizados ante el anuncio de una reunión, rueda de prensa o alocución del llamado Gabinete Económico. Cada vez que un integrante de este Gabinete asoma sus narices en la pantalla de VTV nos asustamos.

Bastante tiempo hace que este bendito Gabinete dejó de anunciar alguna medida que favorezca al común de los venezolanos. Cada anuncio de este Gabinete nos pone más lejos del socialismo y hasta nos empieza a dar la impresión que nos acerca al capitalismo salvaje, al menos del pequeñamente salvaje.

Lo de la devaluación de la moneda nacional nos achicó bárbaramente, de golpe y porrazo, el contenido monetario de nuestras faltriqueras. Se nos explicó de mil maneras que la medida era buena, pero la realidad nos dijo lo contrario. Apenas el valor del bolívar se diluyó por obra y gracia del Gabinete Económico, las cajas de los supermercados, mercado, bodegas, tiendas, ferreterías, ventas de lo que sea se convirtieron es especie de “puntos amarillos”, o sea, puntos para captar votos a favor de Capriles. Sólo bastaba que le dijeran al comprador o compradora el monto a pagar, para que la “volteada” del voto se diera.

Ahora el Gabinete Económico le aconseja al Presidente Maduro que incremente un 20% del precio de los principales productos de consumo diario. Muy fácil, si el aluvión mediático no había podido convencer al pueblo de que el aumento salarial era chucuto, el tal Gabinete Económico resolvió la disyuntiva: si fue más que chucuto el aumento salarial.

El otro anuncio del Gabinete Económico es que unos señores, dueños de un monopolio, los “orientaron” en unas medidas económicas a tomar. Que si un subsidio a los productores de azúcar, que si no cobrarle impuesto sobre la renta a los productores agropecuarios, que si darle créditos a los sembradores de hortalizas. No me voy a meter en el asunto de lo bueno o malo de las medidas, lo que preocupa es que un Gabinete Económico necesite de la “orientación” de un monopolio para tomarlas. De ser así, apreciados camaradas, deberíamos entregarle el Gabinete Económico a la Polar y así nos dejamos de la comiquita con el socialismo.

¿El Gabinete Económico no ha pensado en una medida que sea a favor del pueblo? ¿Será que este Gabinete no arrima una, aunque sea un poquito, a favor del socialismo?

Camaradas, no es mamadera de gallo, se la estamos poniendo por el medio para que revoquen a Maduro dentro de tres años. Aquella consigna de “con hambre y desempleo con Chávez me resteo” ya no se escucha cuando no se consigue harina precocida, café, azúcar, papel higiénico, arroz… Eso quedó en el pasado.

Coincido con varios camaradas que opinan que la vía del golpe de Estado de la derecha para tomar el poder, queda como una opción sólo circunstancial. Están trabajando para derrotarnos por la vía electoral y la posibilidad de un referéndum está a la vuelta de la esquina.

Bien por el gobierno de calle, pero ataquemos rápido el asunto de la comida. Entendemos que no es cuestión de una sola persona, pero nos inquieta que el camarada Eduardo Samán, con experiencia en el tema, no sea llamado para que ponga su granito de arena.

Sería bueno que este Gabinete Económico nos explicara por qué tantas empresas expropiadas o tomadas o compradas no aportan algo contra el desabastecimiento, ¿o será que están sumadas al golpe económico?

En todo caso, el alto gobierno y la alta dirigencia del PSUV deberían aclarar que están dispuestos a dejar que este hermoso proyecto se vaya al diablo, para atenernos a las consecuencias y empezar a soñar con otra vaina.



[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2223 veces.