Guerra de cuarta generación. ¿Dónde están nuestras armas?

Los últimos acontecimientos transcurridos en los días recientes han suscitado la preocupación y asombro de muchos, sobre todo ante el descaro mostrado por los que deberían fungir como “medios de comunicación e información”.

Al igual que en el año 2002, los medios de nuestro país, se han convertido en actores políticos, y títeres del pentágono y de sus asesores, armando lo que se conoce como la guerra psicológica o guerra de cuarta generación, es decir “terror mediático”.

La movilización de soldados, armas, tanques y aviones de combate no son necesarios para invadir a un país o para derrocar a un gobierno, ya los bombardeos no son con bombas sino con ideas, rumores, falsos argumentos, que justifiquen las acciones violentas y anárquicas en pro de la búsqueda de una supuesta y añorada “paz”….para así conseguir la “restitución del hilo constitucional”.

Estas acciones que vemos en Venezuela, constantes, pero cada vez más agudas, no son más que una agenda dictada desde el Norte y orquestada disciplinadamente por sus lacayos. No son acciones aisladas, imaginadas o inventadas, ni son montajes, ni mucho menos son cortinas de humo para disimular los errores del “REEEEGIMEN”…..”ILEGÍTIMO” además!!!

La Actitud, en la psicología social y en la sociología, es un elemento fundamental, para explicar algunos comportamientos tanto individuales como grupales y que en este artículo me tomaré el momento para analizar.

Para Myers, la Actitud es “la reacción evaluativa, favorable o desfavorable, hacia algo o alguien, que se manifiesta en las propias creencias, sentimientos o en la intención”.

Moreno la define como “demostraciones concretas de sentimientos y percepciones adquiridas, proyectadas en personas, grupos u objetos”

Dentro del constructo “Actitud” se encuentra presentes unos componentes, que vienen dados por una triada importante, que debe estar conectada y ser congruente en todo momento; Cognición, Afecto y Conducta. La cognición representa “el pensamiento”, que es un proceso interno, que en su construcción trae consigo creencias y valores, es crítico y con el pasar de los años se va tornando cada vez más reflexivo y maduro, el pensamiento al ser reflexivo y proporcionarnos “insight” nos conlleva a elaborar los sentimientos y las emociones lo que nos hace finalmente generar una acción, la conducta, es decir lo que hacemos.

Si este proceso se genera en un ambiente de sanidad, sin agentes estresantes que lo afecten se dará entonces un pensamiento-sentimiento-conducta (actitud) “acordes” o en parámetros “normales” dentro del quehacer cotidiano de cualquier individuo sano, en otras palabras nos hace ser objetivamente conscientes de lo que pensamos y sentimos para así responder de forma asertiva en nuestro entorno. Caso contrario se dará cuando el proceso “actitudinal” se da en un ambiente hostil, lleno de agentes estresantes que impidan una conducta sana y plena.

Se hace necesario pues el análisis en estos momentos donde el fenómeno “guerra psicológica o guerra de cuarta generación” se está desarrollando en nuestro país para precisamente “crear una actitud negativa hacia lo que representa el gobierno y sus seguidores, y que aunque es evidente para muchos, para otros, es otra excusa del régimen para desviar la represión y la falta de constitucionalidad que existe.

Puedo enlazar esto con lo que hace unos días el escritor Luis Britto García mencionaba en su participación en el conversatorio realizado en el marco del día del libro, donde acertadamente se refirió a la manipulación que la industria mediática hace sobre un claro objetivo el “cerebro reptil”.

La teoría que explica la evolución de nuestro cerebro (MacLean 1978, 1990), desde los orígenes de la vida hasta llegar a lo que conocemos como el homo sapiens sapiens, se le llama “cerebro triuno”. Se conjugan es este cerebro: el cerebro reptil: es aquel en el que se generan los instintos primitivos, básicos, de supervivencia (hambre, sueño, sexo) el que no piensa ni siente sino que “reacciona”. Es ese instinto protector que nos hace “correr” cuando un perro nos ladra o el que hace que una madre o padre se lance a proteger a su hijo(a) cuando hay una estimulo amenazador sin importar si existe peligro.

El otro sería el cerebro “del sentir”, ese es el que viene dado por el sistema límbico, que es el centro de las emociones; el que no piensa sino el que siente, el que hace que uno suspire, que se enamore, que se alegre o que sufra. Finalmente el cerebro del pensamiento, que viene dado por el neocórtex (hemisferio derecho e izquierdo), donde se producen todos los procesos de pensamiento lógico y creativo, el lenguaje, el raciocinio, el pensamiento crítico, el análisis, la síntesis.

Los medios, no por casualidad, se enfocan en bombardear ese “cerebro reptil” de las personas, al tocar aspectos de tipo “no racionales” al momento de enviar mensajes y propagandas de tipo publicitaria sucias, y en el caso de nuestra Venezuela actual, mensajes políticos claves de “Psico-terror” para distorsionar las conductas de miles de usuarios y usuarias de los medios privados (TV, radio, prensa escrita y digital, redes sociales, mensajería de texto).

¿Y cómo es posible esto? ¿Cómo se crean mensajes que van directo a causar algún tipo de reacción en las personas, aun cuando éstas tengan un determinado grado académico? La guerra mediática no busca influir sobre la inteligencia de las personas, sino influir y manipular los sentimientos, los instintos básicos de sobrevivencia, la estructura social y política de una sociedad suscitando al odio, racismo y xenofobia, aludiendo a prácticas sucias como “divide y vencerás”.

Esto está muy bien explicado por Freytas, M. (2006) en su artículo “Guerra de Cuarta Generación - Parte II Operaciones psicológicas: Su mente está siendo controlada por expertos”, cuando dice:

“El mensaje mediático nivela y masifica al individuo universal en una sola frecuencia comunicacional”.

“La realidad es sustituida por la percepción de la realidad a través del mensaje mediático-periodístico convertido en consignas, eslóganes y títulos, antes que en pensamiento reflexivo totalizado”.

“El nuevo soldado, y su vez blanco táctico de las operaciones psicológicas, es el individuo-masa modelado a partir de la ideología consumista nivelada planetariamente como estrategia de mercado por las trasnacionales capitalistas”.

….”El nuevo soldado se convierte en un Alienado Programado (AP)”…

Repito, no es por casualidad que dentro de estas campañas se generen reacciones de tipo anárquicas, llenas de odio y fuera de la norma… en la creación de estas campañas no están solo los publicistas, sino que existe un grupo de asesores, profesionales de la psicología, sociología, psiquiatría, antropología, que se vuelven expertos en “manipulación de masas”, llegando hasta la conspiración para derrocar gobiernos, sobre todo, los progresistas, que se convierten en amenaza para la industria capitalista mundial Norteamericana.

Entonces, cabe hacerse una pregunta reflexiva; ¿Por qué no revertirles las operaciones tácticas comunicacionales? ¿Porqué no se nos convoca a los profesionales de la psicología, psiquiatría y sociología para armar una estrategia comunicacional efectiva? Hablo de una ESTRATEGIA, con MAYÚSCULA, una que vaya dirigida a desmontar rumores, mentiras, falsos testimonios, una ESTRATEGIA que muestre la realidad y que busque crear una verdadera artillería del pensamiento, un pensamiento sólido, invencible, fortalecido y reflexivo. ¡Esas serían nuestras ARMAS!

Hay que derrotar el "terrorismo mediatizado” con la creación urgente de nuevos medios alternativos que psico-eduquen a la población, desde las comunidades, desde las bases, realizando cines foros, discusiones sobre lo que esta pasando con lujos y detalles, que la población sepa a qué están jugando los laboratorios del psico-terror, para que no pasen a formar las filas del nuevo ejercito del siglo XXI, para que no se conviertan en un “Alienado Programado”.

Combatir la Psico-guerra desde nuestros hogares, comunas, consejos comunales, consejos obreros y de trabajadores, apropiarnos adecuadamente de los medios y de las redes sociales, en fin, la invitación es para todos y cada uno de los que nos llamamos Chavistas y Revolucionarios.

La construcción de una verdadera y poderosa arma apunta a ser más efectivos en la transmisión y difusión de la información, re-pensar las propuestas cada día, revolucionar la comunicación es una tarea URGENTE de todas y de todos…

La discusión sigue abierta…


Bibliografía consultada:

Freytas, M. (2006). Guerra de Cuarta Generación - Parte I “Cuidado, su cerebro está siendo bombardeado”. Disponible en:

http://www.iarnoticias.com/secciones_2006/norteamerica/0019_guerra_cuarta_generacion_21mar06.html

Freytas, M. (2006). Guerra de Cuarta Generación - Parte II “Operaciones psicológicas: Su mente está siendo controlada por expertos”. Disponible en:

http://www.iarnoticias.com/secciones_2006/norteamerica/0022_guerra_psicologica_parte_2_31mar06.html

Ruiz, C. (S/F) Neurociencia y Educación. UPEL. Disponible en: http://es.scribd.com/doc/4742292/El-Cerebro-Triuno-de-Paul-McLean



http://es.wikipedia.org

[email protected]

@mharilyna

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2807 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164626.htmlCUS