(O de como una Disociada Oposición va de nuevo al Abismo)

La irreverencia de la Avestruz

(I) Del Capricho Masoquista de la Derecha

La contradicción es clara cuando se revisan los microdiscursos empaquetados por los laboratorios políticos que tararea Capriles, prometiendo solucionar todo lo que él no ha tenido la capacidad de afrontar en la entidad mirandina, la cual tiene totalmente abandonada, practicando el clientelismo más burdo, y la persecución a los movimientos populares al mejor estilo de la represión cuartorepublicana. Ese verbo altisonante de Capriles, es tan estructuralmente vacío que tiene que rodearse de artistas que llevan años viviendo en Miami en un “autoexilio” con una suerte de “lealtad prepago”, para que apuntalen una candidatura que va contra la marea, y que se debate entre decirle al chavismo que “mantendrá todo lo bueno del Gobierno de Chávez” pero que se desencaja ante el público derechoso prometiendo un revanchismo aniquilador contra todo lo que huela a pueblo. Aquí se está en presencia de un flagelante modo de hacer política, en donde las falacias sobre una victoria inalcanzable se alimentan con un odio clasista y racial.

(II) De la Endémica Idiotez Política del Oposicionismo venezolano

Es impresionante escuchar el mensaje “irreverente”, “amenazador” y “victorioso” de un candidato político como Capriles que tiene a cuestas el haber sido abrumadoramente derrotado el 07 de octubre por el Comandante Presidente Hugo Chávez, y que como cabeza de la oposición oligárquica no pudo evitar que sus acólitos regionales en diciembre fueran abiertamente superados en las elecciones a gobernadores, quedando disminuidos a pequeños guetos fascistas en un gran mapa socialista. Ante semejantes debacles políticas, un mensaje tan disociado por parte de la derecha venezolana es tan pésimamente elaborado que incluso un editorial de los diarios españoles el País o ABC parecen una obra de Cervantes. Pretender que los millones de chavistas que hace seis meses rechazaron abiertamente un proyecto neoliberal caduco, y anacrónico como el que proponía (y propone) Capriles, va ahora a votar por él es descabellado, pero la inconsecuencia más grande es que intente cubrir con un envoltorio “bolivariano” su azufroso paquetazo capitalista. El haber llamado a su comando “Simón Bolívar” fue un desencuentro con sus seguidores que ya habían asumido como consigna el aborrecer al Padre de la Patria, pero tuvo un efecto catalizador en los partidarios de la revolución, ya que se asumió como una burla e ironía que quienes se negaron a darle el carácter de Bolivariano a la república y además retiraron en el golpe de estado del 11 de abril de 2002 el retrato del Libertador, ahora sean una suerte de “nacionalista rencauchados”.

(III) Del “timbo al tambo”

Un refranero popular resumen ese “arroz con mango” discursivo de Capriles: “Del timbo al tambo”, no sólo son desorbitados sus ojos, sino que sus palabras son un reflejo de su gesticulación descontrolada e incoherente, pudiendo en un mismo día decir que “nunca insultó al Presidente Chávez” y al instante en medio del luto nacional ofender a la madre del fallecido Primer Mandatario. Dice ser un demócrata pero expele por sus poros el insaciable deseo de suprimir todo lo que se sospeche socialista, y no le sonrojan sus añoranzas de involucionar a la privatización de todo lo estatal. Si uno no conociera el pasado conspirador, terminaría por pensar que este inmaduro señorito de poco criterio pero larga lengua es un segundón al que no hay que prestarle atención. Pero, esa inconsistencia e imprevisibilidad lo hace más peligroso, ya que es capaz de cualquier locura al saberse derrotado fulminantemente por tercera vez en menos de seis meses. Esa sospechosa montaña rusa emotiva cargada de dinamita, ha ocasionado que muchos políticos de derecha menos reaccionarios, y que no quieren involucrarse en una aventura violenta, se hayan empezado a distanciar poco a poco de quien es un candidato fracasado. Sumado a esto, no cae bien en algunos círculos conservadores esas desviaciones narcisistas en la que incurre Capriles con un yoismo desaforado que lo coloca en una posición cuestionable, ya que envía entre líneas el mensaje que en la Mesa de la Unidad (MUD) nadie sirve (Se podría decir que es el único punto en el que se podría coincidir con Capriles).

(IV) De la estratagema ignominiosa contra el Socialismo Bolivariano

Lo absurdo de las posturas opositoras visibiliza su carácter siniestro, ya que una vez más están dispuestos a poner como carne de cañón a su militancia, y con pena ajena hay que decirlo, siguen como autómatas a quienes los han llevado por el mismo derrotero desde hace años. Los planes ocultos se van develando, y el libreto es claro, la apátrida dirigencia burguesa tiene agendado un desconocimiento de los resultados electorales, para aplicar la receta de Libia o Siria, sin importarles el saldo de víctimas, ya que ellos esperan ver tranquilos los sucesos desde sus acomodadas salas situacionales en Norteamérica o Europa. El primer boletín del CNE va a activar su cronograma, que tiene tentáculos internos y externos, y que enfilará su arremetida contra las instituciones del Estado para deslegitimarlas, acompañado de una intensiva cobertura comunicacional de los actores de derecha para crear la matriz mediática del “Fraude”. Este no es seguramente el único plan, y conforme se desarrollen los acontecimientos en Venezuela desde Washington se dictaran las pautas. Por su parte, el espaldarazo que le den la UNASUR, la CELAC, el ALBA, y naciones aliadas y con un gran peso internacional como Rusia y China al presidente electo que sin duda será Nicolás Maduro, ayudaran a frenar los zarpazos de los enemigos de la nación venezolana.

(V) De la Contraofensiva Revolucionaria


El recuerdo es muy fresco de las múltiples felonías que el sediento imperio y sus lacayos han lanzado en varias oportunidades sobre el país: rebeliones, atentados, fraudes, acaparamientos, desajustes monetarios, entre otras armas para hacer flaquear el proceso socialista, pero la fortaleza de un pueblo maduro ha hecho que cada arrebato sea superado con entereza militante. La derrota la tiene marcada Capriles en la frente, y el único efecto neutralizador a los planes de la derecha imperial, es salir en masa y plagar las calles de revolución, fue así como el pueblo derrotó el paro petrolero, las gurimbas, las campañas de desinformación, esa fue la receta del 13 de abril que desembocó en una rebelión que trajo un 14 de abril de nuevo al Comandante Presidente Hugo Chávez. La madurez de este pueblo ha sido fraguada a sangre y fuego, y la pérdida más dura que ha sufrido en años debe ser materializada en votos, en permanencia en las mesas de votación, en irreverencia ante las injurias que intentaran confundir a la militancia, y sobre todo en lealtad para no perder la patria. Este 14 de abril de 2013 ante la canalla mediática habrá comunicación liberadora, ante el rumor habrá verdad revolucionaria, ante la guarimba habrá poder popular, ante los terroristas habrá Fuerza Armada Bolivariana, es decir, el imperio se dará cuenta que lo que más temía se cumplió: “CHÁVEZ SE HIZO MILLONES”. Definitivamente, los revolucionarios caminamos con la frente en alto y vemos el horizonte luminoso que nos depara, en contraparte el patético espectáculo oposicionista, que carcomidos por el odio prefieren esconder la cabeza como la avestruz, y no ver la realidad.



Daniel Quintero Rodríguez


Viviremos y Venceremos!!!!!!!!!!!!!!!!!


[email protected]


@rebeldyconcausa

Esta nota ha sido leída aproximadamente 729 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a163348.htmlCUS