Espacio crítico para la construcción socialista #134

¿Qué pensaremos los venezolanos el 14A frente a la máquina de votación?

El 14 de Abril volveremos a definir el destino de la Patria, sin embargo esta elección es muy particular, ya que más que escoger a un Presidente, escogeremos entre la solicitud del Eterno Presidente Chávez el 8 de diciembre del 2012 al pueblo venezolano y la otra propuesta, que ya fue negada el 7 de octubre del 2012, y ha sido así durante 14 años.

Todos los que estén al frente de la máquina electoral este domingo se van a preguntar, y van a responder con su voto si cumplimos o no con el último deseo del Eterno Presidente Chávez, incluso unos cuantos de la oposición rendirán tributo al innegable liderazgo de Chávez, votando por Maduro, a sabiendas que votar por Capriles no sólo es perder el voto, sino poner en riesgo la patria.

Dos retos inmediatos se avecinan, el primero es lograr movilizar a la mayor cantidad de ciudadanos el domingo a votar, es importante para la democracia y para la legitimad del proceso lograr este objetivo. El segundo reto es superar el duelo por la muerte del Presidente Eterno, y comenzar una nueva etapa que demanda una dirección realmente colectiva, que coloque los principales temas del país en el debate de las ideas, y que sea abierto a la crítica con propuesta, tal como lo ha legado Chávez.

Pero el gran reto por venir, tanto para el 14 de abril como para sus días posteriores es el mantenimiento de la unidad dentro de la diversidad, el respeto e incorporación activa de la crítica comprometida y propositiva, y la superación del sectarismo de algunos grupos dentro del proceso. El análisis de los resultados del 14 de abril, desde el plano de la humildad, permitirá dar pistas claras para descifrar el nuevo entramado político que se está constituyendo.

Por otra parte, la dirigencia actual de la oposición también tiene un gran compromiso y una deuda histórica con el país. La necesaria renovación dirigencial de la oposición no sólo pasa por rostros nuevos, ya se ha comprobado con Capriles, la renovación pasa por una verdadera discusión sobre el país que ellos plantean y la relación de esta dirigencia con la mayoría. El desprecio al pueblo, contenido en sus discursos y acciones es superado o estarán condenados a desaparecer, cosa nada conveniente para la democracia venezolana.

Nuestro país reclama una verdadera oposición, y el socialismo requiere de ella para nutrir un proceso dialéctico que permita crecer, no sólo cuantitativamente sino cualitativamente.

Por estas y otras razones, tanto el chavismo como la oposición tienen la obligación ética de ir a votar este 14A, para que a partir del 15A se inicie el debate urgente y necesario sobre la forma en que el Plan de La Patria y la conducción del proceso deberán ser orientados. Nos vemos en la cola, por una Patria Socialista.

[email protected]

@NicmerEvans

evansnicmer.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1154 veces.