Chávez por siempre

El “por ahora” del 4 de febrero ya se

transformó en un por siempre el

presidente Hugo Chávez levantándose

de las dificultades. Desde abril de 2002, hasta las elecciones del 7-O, cuando enfermo

combatió por todo el país para

ganarle a Henrique Capriles. Desde diciembre

pasado batallando por la vida

y el proceso bolivariano.



Cuando la oposición radical descalificaba

las últimas fotos y fiel a su tradición

golpista pensaba otra aventura, el

Presidente los flanquea, alborota por la retaguardia y por sorpresa les destroza la vanguardia y de nuevo es él quien escribe

la historia.



Bravo por Nicolás, Diosdado, Elías y

Rafael que realizaron una perfecta operación

de contención y cerco.



El liderazgo del presidente Chávez es imprescindible cuando hay una guerra

contra la humanidad y el planeta, que

se expresa en crecimiento de la pobreza

y el hambre, el cambio climático, la destrucción

de la diversidad biológica, los

procesos de desertificación, la comercialización

de la naturaleza; las soluciones

neomaltusianas para liquidar a los pobres como nueva “solución final”; la guerra

financiera como la que se desarrolla

contra Argentina; la destrucción del multilateralismo

tradicional y su sustitución

por alianzas militares, lo que convierte

a diplomáticos en agentes de la guerra; en la privatización y la destrucción de

lo público, como base de la dictadura del

mercado que conduce al totalitarismo,

negando la democracia, los derechos humanos

y la diversidad cultural.



La estrategia de guerra se propone

la absoluta superioridad militar, desarrollando

nuevas armas de destrucción

masiva y selectiva; privatizando la guerra

y los ejércitos, constituidos por soldados

sin nacionalidad, para que ningún

pueblo lamente su muerte y sean

legalmente irresponsables.



La robotización de la guerra, asociada

a la guerra cibernética y la preparación

para la guerra nuclear, serían la tapa

del frasco. Pero el presidente Chávez es torrente que los detiene y viento que enciende la llama de la rebelión.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.