La reconciliación y Simón Bolívar

Al España realizar gestiones con las potencias europeas para que intervengan a su favor bajo el título de una reconciliación, con la promesa de que si Venezuela depone sus armas y no sigue combatiendo por su independencia perdonaría a todos los nacionales que se hayan opuesto civil y militarmente al gobierno español; pero Bolívar al enterarse de esas diligencias enseguida hace conocer un documento en donde manifiesta su parecer. Aquí la parte final de aquel documento redactado y firmado por Simón Bolívar.

“Por todas estas consideraciones, el gobierno de Venezuela, intérprete de la intención y de la voluntad nacional, ha tenido a bien pronunciar a la faz del mundo la siguiente declaración:

1º.- Que la República de Venezuela por derecho divino y humano está emancipada de la nación española, y constituida en un estado independiente, libre y soberano.

2º.- Que la España no tiene justicia para reclamar su dominación, ni la Europa derecho para intentar someterla al gobierno español.

3º.- Que no ha solicitado, ni solicitará jamás, su incorporación a la nación española.

4º.- Que no ha solicitado la mediación de las altas potencias para reconciliarse con la España.

5º.- Que no se tratará jamás con la España sino de igual a igual, en paz y en guerra, como lo hacen recíprocamente todas las naciones.

6º.- Que únicamente desea la mediación de las potencias extranjeras, para que interpongan sus buenos oficios a favor de la humanidad, invitando a la España a ejecutar y concluir un tratado de paz y amistad con la nación venezolana, reconociéndola y tratándola como una nación libre, independiente y soberana.

7º.- Últimamente declara la República de Venezuela que desde el 19 de Abril de 1.810 está combatiendo por sus derechos: que ha derramado la mayor parte de la sangre de sus hijos: que ha sacrificado todos sus bienes, todos sus goces y cuanto es caro y sagrado entre los hombres por recobrar sus derechos soberanos y que por mantener ilesos, como la divina providencia se lo ha concedido, está resuelto el pueblo de Venezuela a sepultarse todo entero en medio de sus ruinas, si la España, la Europa y el mundo se empeñan en encorvarla bajo el yugo español.

Dado y firmado de mi mano, sellado con el sello provisional de la República, y refrendado por el Secretario de Estado en el Palacio de Gobierno en Angostura a 20 de Noviembre de 1.818. Octavo año de la Independencia. Simón Bolívar. Jefe Supremo. Pedro Briceño Méndez. Secretario de Estado”

Simón Bolívar sabía que la promesa de los españoles era una promesa engañosa, sabía que los dirigentes de ese gobierno no es capaz de cumplir, él se daba cuenta que si España volviera a gobernar a Venezuela sería definitivamente la ruina total del país, física, mental y moralmente. Esa promesa engañosa es la misma que hoy hace la oposición política por intermedio de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, ésta la llama reconciliación y esa palabra es muy grande en boca de cualquiera dirigente de ella, porque no la siente, no sabe que significa, es un ofrecimiento falso que no tiene valor alguno, es tan solo una trampa que se le pone al gobierno para ver si cae en ella y así tener la oportunidad de acercarse a él y desde esa posición cercana buscar tumbar violentamente al Presidente Hugo Chávez; ya que su dirigencia sabe que electoralmente tendría que esperar muchos años para hacerse democráticamente del poder nacional.

Este año nuevo de 2.013 será de trabajo fructífero, por ello el pueblo seguirá gozando de atención en salud, en alimentación, en educación y en vivienda, convencido que el gobierno de Hugo Chávez Frías procura darle la mayor cantidad de felicidad posible en lo político, social, económico y afectivo, y que a los problemas existentes de vieja data, prontamente se les buscará solución; así será. Sin embargo, el gobierno habrá que estar muy atento de lo que haga la oposición y su poderoso aliado del Norte, no se puede subestimar ningún acto que sus dirigentes criollos impulsen; por más inocente que eso parezca.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 830 veces.