¿El PSUV Medio fraudulento?

Decidí tomarme un tiempo y me fui a Caripito, pueblo de mi infancia. Estoy ahora en este hermoso pueblo con la finalidad de sosegarme y sacarme de la mente problemas y preguntas a los cuales le doy equivocadamente la condición de importantes, cuando en realidad son problemas y preguntas que no tienen mucha importancia. Estas cuestiones sólo pasan por mi mente, que seguramente ya debe estar un poco agobiada por estos 73 años andados.

Aún bajo el grato clima de Caripito y en la compañía de viejos amigos que aún viven en las mismas calles que corría a veces hasta con mi tripita al aíre; la situación que le doy la calificación de problemática continúa retándome. El clima fresco y de montaña no saca estas situaciones.

La problemática que ahora me reta y lleva a ver como medio fraudulento a nuestro PSUV, se recoge en estos términos. Si un partido revolucionario como el PSUV Anzoátegui, inscribe a un revolucionario o revolucionaria para un determinado cargo, uno supone, que la decisión se toma porque el partido -PSUV- ha evaluado las competencias revolucionarias de ese camarada y decide postularlo, confiado que desde es posición-cargo; el camarada se dedicará tiempo completo para servirle a la revolución.

Este aparente problema se empecina en venir acompañado con preguntas carentes de sentido y pertinencia política. Si frente a cada proceso electoral; el PSUV Anzoátegui persiste en su práctica de inscribir a un grupo de camaradas para unos cargos y pide que voten por ellos y a la vuelta de dos meses, este mismo PSUV comienza una maquinación para postular a los mismos candidatos que nos vendieron hace dos meses como legisladores estadales y anteriormente nos los ofrecieron como legisladores a la Asamblea Nacional y como alcaldes; la cabeza de uno –un poco ociosa- no deja de pedirnos explicación aún bajo el grato clima de Caripito.

¿Qué sentido tiene esta situación en Anzoátegui? ¿Es así en todas las entidades federales? ¿Qué explicaciones nos ofrece esta práctica de tener un grupo de revolucionarios que supuestamente sirven para una cosa, supuestamente sirven para otra y supuestamente sirven adicionalmente para un par de cosas más? Añádasele a esta pregunta, una notita explicativa al pie de página, que nos advierte de un pequeño detalle. Estos poquitos camaradas, además de ser candidatos para esto, para lo otro y lo otro de lo otro, son además directivos del partido.

Al plantearme esta situación me sale el filósofo y mi maestría en análisis del discurso y no dejo de preguntarme: ¿Son boberías mías estas preguntas? ¿Esto carece de importancia? ¿Es que no hay oportunidades para más nadie? ¿Nuestro discurso y documentos fundacionales e ideológicos no promueven la igualdad? ¿Promueve y práctica la igualad el PSUV Anzoátegui? ¿Esto ocurre sólo en Anzoátegui? ¿Todos y todas tenemos los mismos derechos? ¿Ofrece el PSUV condiciones para que todos y todas tengan las mismas oportunidades? ¿Importa abrir las oportunidades? ¿Somos un partido que promueve la inclusión? ¿La promoción de la inclusión es una consigna vacía?

Tal vez mi condición de filósofo con maestría en análisis del discurso salga en esta oportunidad con las tablas en la cabeza con estas preguntas, porque el método de selección ofrecerá igualdad de oportunidades y los que ya tienen su cargos, chambas y son miembros del buró no pecaran de egoístas, que es una enfermedad capitalista y darán oportunidades a otros. Es posible que corrijan, pero los cuadres que ya empiezan a sentirse en Anzoátegui y por los que dicen estos camaradas en reuniones muy internas, se observa que legisladores que aún no han presentado una propuesta de ley revolucionaria en el parlamento regional y que ayer fueron candidatos para una cosa y para otra, estén maquinado institucionalmente salir como candidatos a las alcaldías. Es posible también, que un alto funcionario del gobierno, salga un rato de su cargo burocrático para competir por una alcaldía. Así, paulatina pero con mucha tenacidad, se va perfilando un partido en el cual hay cupo sólo para cuatro personas que sirven supuestamente para esta cosa de la alcaldía, para otra cosa y para otras muchas cosas más.

¿Esto es así como trato de explicármelo desde mi posición de filósofo o es un pequeñito fraude que se comete contra el libro rojo, contra las cinco líneas estratégicas, contra la democracia protagónica y contra la inclusión?

¿Es que en Anzoátegui no hay más camaradas? ¿Sólo están estos cincos o seis revolucionarios que sirven para una cosa, para otras más y para otro par más de cosas?

dominguez[email protected]

@ClaudioElcuaco






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1114 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a158381.htmlCUS