Los transgénicos de hoy lo que está detrás de toda esta Biotecnología y de las trasnacionales

Después de 20 años se descubren más elementos que determinan los riegos a la salud de los alimentos modificados genéticamente como lo revela este estudio publicado recientemente en NEW SCIENCE DEL 21 ENERO 2013 , las consecuencia a largo plazo no la sabemos todavía.  
¿Cómo debería una agencia reguladora anunciar que han descubierto algo potencialmente muy importante acerca de la seguridad de los productos que han venido aprobando desde hace más de veinte años?

En el curso de análisis para identificar posibles alergenos en los cultivos transgénicos, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha descubierto tardíamente que la secuencia genética más común normativo en comercial de OMG también codifica un fragmento significativo de un gen viral (Podevin y du Jardin 2012) . Este hallazgo tiene implicaciones serias para la biotecnología agrícola y su regulación, pero posiblemente los aún mayores para los consumidores y los agricultores. Esto es porque hay indicios claros de que este gen viral (llamado Gene VI) pueden no ser seguros para el consumo humano. También puede perturbar el funcionamiento normal de los cultivos, incluyendo su resistencia natural de las plagas.

 

VIRUS DEL MOSAICO DE LA COLIFLOR

¿Qué Podevin y Jardin du han descubierto es que de los 86 diferentes eventos transgénicos (inserciones únicas de ADN extraño) comercializados hasta la fecha en los Estados Unidos 54 contienen porciones de Gene VI dentro de ellos. Estos incluyen cualquier gen con una secuencia reguladora llamada ampliamente utilizado el promotor 35S de CaMV (virus del mosaico de la coliflor; CaMV). Entre los eventos transgénicos afectados son algunos de los que más se cultiva transgénicos, incluida la soja Roundup Ready (40-3-2) y el maíz MON810.Estos incluyen el controvertido maíz NK603 informó recientemente como causa de tumores en ratas ( Seralini et al. 2012 ).

Los propios investigadores concluyeron que la presencia de segmentos de gen VI "podría dar lugar a cambios fenotípicos no deseados". Llegaron a esta conclusión porque los fragmentos similares de Gene VI ya han demostrado ser activo por su cuenta (por ejemplo, De Tapia et al. 1993). En otras palabras, los investigadores EFSA no pudieron descartar un riesgo para la salud pública o el medio ambiente.

En general, los genes virales expresados ​​en plantas de plantear problemas de salud, tanto agronómicos y humanos (revisado en Latham y Wilson 2008 ). Esto es debido a que muchos genes virales funcionar para desactivar su huésped con el fin de facilitar la invasión de patógenos. A menudo, esto se logra por incapacitar específicos anti-patógenos defensas. La incorporación de estos genes claramente podría conducir a resultados indeseables e inesperados en la agricultura. Por otra parte, los virus que infectan a las plantas a menudo no son tan diferentes de los virus que infectan a los humanos. Por ejemplo, a veces los genes de virus humanos y plantas son intercambiables, mientras que en otras ocasiones la inserción de fragmentos virales de plantas como transgenes ha causado la planta genéticamente alterada para ser susceptibles a un virus animal (Dasgupta et al. 2001). Por lo tanto, de diversas maneras, la inserción de genes virales accidentalmente en plantas de cultivo y el suministro de alimentos confiere un potencial significativo de daño.

¿Hay un problema directo Toxicidad Humana? 
Cuando Gene VI es intencionalmente expresa en plantas transgénicas, que hace que se vuelven cloróticas (amarillas), para tener deformidades de crecimiento, y que ha reducido la fertilidad de una manera dosis-dependiente (Ziljstra et al 1996) . Las plantas que expresan genes VI también muestran anomalías de expresión génica.Estos resultados indican que, como era de esperar dadas sus funciones conocidas, la proteína producida por el gen VI está funcionando como una toxina y es perjudicial para las plantas (Takahashi et al 1989). Dado que los objetivos conocidos de la actividad de los genes VI (ribosomas y el silenciamiento de genes) también se encuentran en las células humanas, una preocupación razonable es que la proteína producida por el gen VI podría ser una toxina humana. Esta es una cuestión que sólo puede ser respondida por experimentos futuros.

Grandes lecciones para la Biotecnología 
Quizás sea el supuesto más básico de toda evaluación del riesgo de que el promotor de un nuevo producto ofrezca reguladores con información precisa sobre lo que se está evaluando. Tal vez la próxima asunción más básica es que los reguladores verificar independientemente esta información. Ahora sabemos, sin embargo, que durante más de veinte años ni de esas expectativas se han cumplido simples. Las principales universidades públicas, multinacionales de biotecnología y los reguladores gubernamentales en todas partes, al parecer no apreció la posibilidad relativamente sencillo que los constructos de ADN fueron responsables de codificación de un gen viral.

Este lapso se produjo a pesar de que Gene VI no estaba oculto verdaderamente, la información pertinente sobre la existencia de Gene VI ha sido libremente disponible en la literatura científica desde mucho antes de la primera aprobación de biotecnología (Frank et al 1980). Nos han ofrecido advertencias específicas que las secuencias virales podrían contener genes insospechados ( Latham y Wilson 2008 ). La incapacidad de los procesos de evaluación de riesgo para incorporar los hallazgos científicos desde hace mucho tiempo y repetida es tan worrysome como la incapacidad de anticipar intelectualmente la posibilidad de superposición de genes en la manipulación de secuencias virales.

Este sentido de un error genérico se ve reforzada por el hecho de que este no es un caso aislado. Existen otros ejemplos de aprobados comercialmente secuencias virales que tienen superposición de genes que no fueron sometidos a la evaluación de riesgos. Estos incluyen numerosos comerciales que contienen organismos genéticamente modificados regiones del promotor del virus del mosaico del virus estrechamente relacionados escrofularia (FMV), que no fueron considerados por Podevin y Jardin du. La inspección de la secuencia de datos comerciales muestra que los comúnmente utilizados se superpone promotor FMV su propio Gene VI (Richins et al 1987). Un tercer ejemplo es la patata resistente a los virus NewLeaf Plus (RBMT-22-82). Este transgén contiene aproximadamente 90% del gen P0 del virus de rizado de la patata. La función de este gen conocido, cuya existencia sólo se descubrió después de la aprobación en EE.UU., es la inhibición de las defensas anti-patógenos de sus hospedadores (Pfeffer et al 2002). Afortunadamente, esta variedad de papa nunca fue comercializado activamente.

Un punto clave se refiere además a la industria de la biotecnología y su campaña para asegurar la aprobación del público y un entorno regulatorio permisivo. Esto les ha llevado a afirmar repetidamente, en primer lugar, que la tecnología transgénica es precisa y predecible, y en segundo lugar, que su propia competencia y el egoísmo les impediría jamás la oferta de productos potencialmente dañinos para el mercado, y en tercer lugar, afirmar que sólo así transgenes estudiados y entendido por completo se comercializan. Es difícil imaginar una conclusión más perjudicial para estos reclamos que las revelaciones que rodean Gene VI.

La biotecnología, a menudo se olvida, no es sólo una tecnología. Se trata de un experimento en la proposición de que las instituciones humanas pueden realizar evaluaciones adecuadas del riesgo de organismos vivos novedosos. En lugar de tratar esta cuestión como sobre todo un científico de enormes proporciones, debemos considerar que por ahora el principal obstáculo será superar la trampa mucho más mundano de la complacencia humana y la incompetencia. No estamos allí todavía, y por lo tanto este incidente servirá para reforzar las exigencias de etiquetado de los OGM en los lugares en los que está ausente.

¿Qué debe hacer ahora Reguladores 
Este resumen de las cuestiones científicas del riesgo muestra que nunca es un segmento de un gen viral mal caracterizado sometido a ninguna evaluación de riesgos (hasta ahora) fue admitido en el mercado. Este gen está presente en los cultivos comerciales y crecimiento a gran escala. También es generalizada en el suministro de alimentos.

Incluso ahora que los investigadores propios de la EFSA han tardíamente examinó las cuestiones de riesgo, nadie puede decir si el público ha sufrido un daño, aunque mal aparece una posibilidad científica clara. Considerado desde el punto de vista de la evaluación del riesgo profesional y científico, esta situación representa una falla del sistema completo y catastrófico.

Pero la saga de Gene VI aún no ha terminado. No hay certeza de que el análisis científico aún más resolver las incertidumbres restantes, o proporcionar tranquilidad. La investigación futura puede de hecho aumentar el nivel de preocupación o incertidumbre, y ésta es una posibilidad que los reguladores deben pesar mucho en sus deliberaciones.

Para volver a las opciones originales antes de la EFSA, estos eran de recordar todo promotor CaMV 35S que contiene OMG, o para llevar a cabo una evaluación de riesgos retrospectiva. Esta evaluación de riesgos retrospectivo se ha llevado a cabo y los datos indican claramente un potencial de daño significativo. El único curso de acción consistente con la protección del público y el respeto de la ciencia es que la EFSA, y en otras jurisdicciones, a ordenar una retirada total. Este retiro también debe incluir los OGM que contiene el promotor FMV y su propia superposición VI Gene.

 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1457 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Saúl Flores


Visite el perfil de Saúl Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a158067.htmlCUS