Pirela, ¡no aclares, que la cag...!

Uno de los problemas que tiene la gente que ha sido ayudada para conseguir las cosas, así haya venido de los estratos sociales más deprimidos, es que se va alejando de manera natural, de aquella sensación que siente la gente que realmente no es ayudada por alguien, es un sentimiento de soledad, de impotencia, de no contar con nadie y que nos hace ver nuestra condición de insignificante en una enseñanza práctica de lo que es la humildad.

Cuando somos ayudados nos vamos creyendo que nos merecemos la ayuda, nos va fortaleciendo el ego haciéndonos creer que siempre tenemos la razón hasta llegar a la etapa de prepotencia, caracterizada por la poca, o ninguna, humildad. Eso lo tenemos todos, es una de nuestra miserias como ser humano. Un verdadero revolucionario de conciencia llega a descubrir esa verdad y cada día trata de trascender para estar por encima de esas miserias.

Pirela, muchacho, con tal avalancha de críticas a tu posición indefinida y luego definida en defensa del señor Abreu, era más sencillo, más inteligente, más sabio, mucho más humilde y era lo que la gente de sentido común esperaba, que reconocieras el error, nadie te iba a reprochar por eso, un error lo comete cualquiera, pero !No!. Está por encima mi afinidad o mi amistad con el pana Abreu, y como tengo la razón, la prepotencia me ciega, entonces sigo. !Vergación!, como dicen en tu tierra, !qué cagada!, y pá peor la sigues justificando, perdón aclarando. No aclares que la cagas.

De dónde carajo sacaste que la Misión Robinson viene de la cuarta república, y pá peor, la comparas con la Campaña Acude. !Hazme el favor! si tu como filósofo no ves la diferencia, coño estamos mal.

Insinúas que todo lo que hizo y hace el Gobierno tiene una base o se inició en la cuarta república, pero que en el Gobierno de Chavecito se dio un “salto cuántico” como tratando de decir que se ha dado un salto grande o gigantesco, primero permíteme sugerirte que no utilices más esa palabra porque de esa manera muestra que no manejas bien el concepto. Cuántico se refiere más bien a todo lo contrario, se refiere a un salto infinitamente pequeño que prácticamente pareciera continuo. Y sí, en el Gobierno de mi comandante Chavecito, se han hecho cosas que ni en la cuarta ni en ninguna otra existían. Sobretodo, se ha rescatado a la persona humana.

Pirela, muchacho, de todo lo que dijiste e hiciste para defender a Abreu; que si Abreu inició el Sistema de Orquestas (Santander también inició la revolución y fue un traidor); que no se puede discriminar entre una música y la otra (pero tiras el agua pá allá), etc., etc, y etc.. No me preocupó nada de eso, lo que realmente me preocupó fue la falta de claridad ideológica.

Si tú como filósofo, no tienes identificado al enemigo que es el capitalismo con toda su carga de antivalores, y que con este enemigo no se negocia, donde no hay comunicación, es una guerra de vida o muerte, o sea, no se tiene claro lo que es una lucha de clases, mi hermano, el último que apague la luz.

Si no entendemos, que nuestra lucha de clases pasa por no permitirle ni un vestigio por donde se cuele algo de los antivalores del capitalismo, con ese discurso seudochovinista, ambiguo y de tolerancia con una apertura a todos, realmente estamos jodíos.

Pirela, muchacho, tú tienes un programa de televisión, y si no te has dado cuenta que cada palabra tuya, que cada gesto o cada actitud en pantalla tiene una incidencia directa en el papel formador de la gente, entonces no sabes la oportunidad que tienes de ayudar a mucha gente, y que la estás perdiendo, tal vez por inmadurez, o por la poca humildad que podamos tener en no reconocer nuestros errores, y lo que es peor, no trascendemos de nuestra propias miserias.

Pirela, muchacho, tu eres una persona valiosa, importante para la revolución, no la sigas cagando con tu actitud, no fuerces la cosas, para que los revolucionarios te vean distinto. A veces es necesario, una pausa para reflexionar. Si no quieres pedir disculpas por tu actitud prepotente, está bien, lo vamos a entender. Un verdadero revolucionario baja la cabeza y pide disculpas, pero si te cuesta tanto, pasa la página y no trates de aclarar, también lo entenderemos, nos vamos conociendo y nos vamos aceptando con nuestros errores, pero nuestro objetivo, el de todos nosotros, es consolidar la revolución, es trabajar por la gente. Quedará como clavo pasado y un aprendizaje valioso. Un error cometido que nos permitió decantar la revolución de tanta .... cosa.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1769 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158044.htmlCUS