Una afrenta contra la dignidad del Pueblo Venezolano

Desconcierto por la “paz” de Juanes y Bosé

En un proceso de cambios estructurales como ocurre en el tiempo de la Revolución Bolivariana, las contradicciones afloran constantemente. La dinámica es rauda y entreverada y la posibilidad de un concierto por la “paz” propuesto por los enemigos de esta lucha, Juanes y Bosé, es una de ellas. Vemos con preocupación como Ciudadanos Venezolanos, como cultores comprometidos con la idea de Patria, Independencia, Identidad y Soberanía de esta nación, que estos desaguisados sigan promoviéndose, incluso con dinero del Estado Nacional, para el cual todos somos “contribuyentes ordinarios”. Si no, pregúntenle al SENIAT.

Llama poderosa, sospechosa y elocuentemente la atención, que el Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela, auspiciado como nunca en su historia por el Gobierno Bolivariano, fundado y promovido por José Antonio Abreu y catapultado mediáticamente por Gustavo Dudamel, pretenda apuntalar y convalidar la propuesta de “concierto” del señor Juanes “Paz sin fronteras”, en un país pacífico como el nuestro, que para decirlo coloquialmente, tiene paz para exportar.

Para recapitular y aclarar a quienes plantean desde el “eventismo, el espectáculo y la farándula” estrategias genuflexas de permitir el “concierto”, nada de lo que hagan los artistoides de la industria cultural, es revolucionario. Un error semántico nada más de quienes desde la permisividad y la confusión “revolucionaria” e “izquierdosa”, convierten acciones en errores y consecuentes traiciones al pueblo, nada más por el ejercicio en extremo de la “tolerancia” (Acción de minimizar el rechazo que se siente hacia el otro) en afán de procurar un saldo político de algo que le traerá jugosos saldos económicos a otros. A Venezuela, se le acabaron las mejillas con estos productos de la industria cultural neocolonizante.

El asunto esencial, en este momento de las “carreras”, de los señores Juanes y Bosé, es MERCADEO. Capitalismo clásico del más feroz con la pretensión real de ganancia de dinero, de reimpulso de sus trayectorias y necesidades de figuración además, para ser nominados al “Premio Nobel de la Paz”, que ya es tradición dárselo a los guerreristas. Este año seguramente le tocará a la OTAN y en el 2014 a Benjamín Netanyahu.

Consideramos que en Colombia y España, dadas sus difíciles situaciones internas es más plausible vender la mercancía de "concierto" de "Paz sin fronteras". Entiéndase que en sus países de origen, para mayor justificación, perviven lamentablemente, los conflictos armados entre paramilitares, narcotraficantes, bases militares “extranjeras”, guerrilla, asesinatos de campesinos, de líderes políticos de izquierda y más; así como la extraña convivencia de una monarquía con una democracia, sin dejar de lado las diferencias territoriales (País Vasco) donde el gobierno español no reconoce ni su idioma originario (Euskera), ni su soberanía, pese a que sí usufructúan su riqueza económica.

Es en Colombia y España donde debieran proponer sin dudas, su proyecto de conciertos para cantar sus aportes a la lírica musical universal como “La camisa negra” y “Tu amante bandido”, que a fin de cuentas es el “mensaje profundo” de “paz” que la vacuidad puede llevar. En su defecto: “…Que hagan su concierto "por la paz" en EEUU, que es el país que promueve la guerra”, como refiere la cantora venezolana Cecilia Todd.

Pero otro desaguisado que quizá ocurra con la visita reciente de los personajes de marras, es que pudieran ser (extraoficialmente), las “voces cantantes” de la banda sonora compuesta por Gustavo Dudamel y acompañada por la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, de un nuevo largometraje nacional financiado también por el CNAC (dependencia adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura), acerca de nuestro “Libertador” Simón Bolívar realizado por el director venezolano Alberto Arvelo.

Esto traduce otra posible afrenta al país y una ofensa a la venezolanidad republicana, que Bolívar combatió expulsando al Imperio español y luego con su enconada disputa contra Santander, por ser un traidor al proyecto de la Gran Colombia. Paradójica e irónica la situación que nos ha tocado con el español (Bosé) y el colombiano (Juanes).

Venezuela cuenta con infinidad de grandes cultores comprometidos con la herencia del Padre de la Patria y que defenderán su memoria ante cualquier nuevo intento por mancillarla. Todo esto se expresa, sin mencionar las constantes ofensas proferidas por los ciudadanos, Juanes y Bosé, contra el Presidente reelecto de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, que bien han sido descritas por la reconocida periodista cultural e investigadora, Lil Rodríguez y otros articulistas que se han manifestado en torno a esta delicada y no subestimable situación.

La posible presencia de Juanes y Bosé en Venezuela es la certeza de un “desconcierto por la “paz” de nuestro Pueblo. La prosecución y consolidación de esta infamia, obliga a invocar a la acción colectiva, del Artículo 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). No permitir la presencia de estos personajes en nuestro país, es la tarea de todo venezolano para defender nuestra soberanía y su inquebrantable dignidad. #NoalconciertodeJuanesyBosé

Periodista-Cantor

[email protected]

@IsraelColina

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2866 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157847.htmlCUS