Del odio a la hipocresía

“Sinceramente, amigos míos, si esto no lo hiciera la derecha venezolana, que no ve el mingo en la cancha, uno se asombrara y hasta le creyera. Pero no. Esta gente no pega una y como si estuviera asesorada por el peor enemigo y por personas que están jugando a su total desaparición”.

Pedro Cachamay, quien llegó gritando que Chávez es el pueblo y que ese mismo pueblo, se volcará a la calle el próximo 23 de enero para respaldar al Comandante Presidente y al proceso de cambio, se disparó, sin saludar esas expresiones que por lo que se dejaba ver, eran productos de ciertas contradicciones de lo que queda de la oposición en este país.

“Sucede, amigos, que ustedes deben acordarse que la derecha realizó una campaña en contra de la aprobación de la Constitución y votó en contra ella; después el 11 de abril la pateó, la violó, la ultrajó y hasta la quemó, y ahora sin el mayor desparpajo dice que respeten la constitución; que hay un golpe constitucional; que hay que defender la carta magna, y así un rosario de frases que elogian y defienden a capa y espada a la “bicha”, como algunas veces la ha llamado al Presidente”.

“Pero, eso no es lo más grave, estimados amigos, recalca Cachamay, sino que ahora, después que le tenía un odio visceral a Diosdado Cabello, a quien han injuriado, ofendido y acusado de todo tipo de corrupción, pero sin demostrarle nada, ahora el hijo de El Furrial, es el más solicitado para que gobierne por ese grupo de apátrida que antes igualmente rechazaban a la Madre de todas las leyes venezolanas. ¿Han visto ustedes mayor caradurismo en el mundo? Si lo han visto, me callo, sigo mi camino y me pierdo de estos lugares y que me fusilen en plena plaza Altamira”.

Pedro Cachamay, tomó aire, observó el grupo que no dijo nada, y el amigo, como si se fuera a reventar si no hablaba, señaló con toda sus fuerzas: “Abajo la oligarquía, viva el pueblo, y como van las cosas, la derecha de este país va a directo a ahogarse en el mar de sus contradicciones; de su gran odio y también de su hipocresía. Así de sencillo y concluyo, compatriotas”.

[email protected] / @Malavermillo
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 856 veces.