¡Qué pérdida tan irreparable!

Acabo de leer un nuevo rebuzno del tal Willie Colon: No volverá a Venezuela… hasta que no sé qué cosa… aparte de que empieza a dar retroceso cual malandro de poca monta ante el auto linchamiento que él mismo se buscó. Que si no quiso ofender a Venezuela, que si el pueblo eligió a Chávez, que a Maduro no…

¡Pobre infeliz! Debe ser muy infeliz para no ocuparse de quienes están en su entorno más inmediato y afectivo y que deben tener muchas carencias y se dedica ofender a un coloso como Chávez que está luchando por su vida y que es tan valioso para muchas personas no solo en Venezuela, sino en muchos países y latitudes. Un ser tan especial que aún sin él conocernos, ni saber ciertamente de nuestra existencia, forma parte de nuestros más queridos afectos y es el centro de la más profunda admiración e incondicional respeto.

Además, quién es él para opinar sobre la vida de un pueblo del que solo ha recibido aplausos y dinero y que centenariamente ha luchado por la independencia de otros pueblos y que hoy, no solo sirve de inspiración sino de hacedor de lazos de solidaridad con otros pueblos que luchan por ser independientes y soberanos.

Pero claro, es pedir demasiado. La concepción del mundo y de las relaciones fraternales, solidarias, independientes y soberanas que deben disfrutar los pueblos, son demasiado profundas para un individuo como ese musiquín. Francamente hay seres que son tan ínfimos y están tan enlodados que cuando chapalean, salpican de barro a quienes logran poner cerca de su pequeño charco.

Así, que ni se moleste en venir con su pobre vida y por dinero a esta tierra de gracia. Él se lo pierde. ¡Cantores y cultores de un abanico de expresiones musicales variadísimas tenemos por montones! Viva Venezuela libre, socialista y chavista! ¡Honor y toneladas de salud y amor a nuestro querido CHÁVEZ!

blancaelidahotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 759 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157838.htmlCUS