Vivimos en un país enfermo por los cuatro lados

Todos estamos pendientes de la enfermedad del presidente, pero no nos percatamos de la grave enfermedad que padece nuestra amada Venezuela. Somos tan fanáticos de lo divino y de lo profano que nos hemos puesto a adorar dioses creados por consejeros y agentes de la publicidad para que nos postremos ante ese ídolo de carne y hueso con el único fin de que nos olvidemos de todos los males que nos aquejan y que tienen enferma a la patria.

Nos llenan la mente con su imagen, con su risa y su canto, mientras el cáncer de la especulación y el acaparamiento nos enferma por dentro y por fuera. Los creadores de imágenes y de sueños multiplican por todos los medios televisivos el rostro de este ídolo creado por ellos para que el pueblo inocente y creyente como ningún otro en la tierra acepte con devoción ecuménica que ese ídolo o Dios humano, es el ungido de los cielos para salvarlos de todos sus males.

No importa que esta sagrada criatura en estos momentos pueda escuchar sus oraciones por que en estos momentos no tiene voz ni oídos para hacerlo. Esos seres supra humanos también se enferman y necesitan largo tiempo para su recuperación. Mientras tanto los que se valen de su imagen para acallar las voces de un pueblo enfermo por las graves necesidades que padece, a hurtadillas y con mucho sigilo se pelean por las monedas de plata del reino del Dios creados por ellos.

"Por la ignorancia nos han dominado mucho más que por la fuerza" Esto nos lo dijo nuestro padre el Libertador. Y la ignorancia es una de las más grave enfermedad que padece el pueblo venezolano. De ella se valen tanto los políticos de oposición como los del gobierno para engañar a un pueblo ya cansado de tantos bandidos de sotana y de levita profanadores de sus almas y de sus esperanzas de vivir en paz.

Están enfermos los dirigentes de la MUD y los disociados que ellos han creado, cuando exigen respeto por una Constitución que ellos violaron descaradamente en Abril del 2002, y que aún siguen violando.. Están enfermos los altos dirigentes del gobierno y del PSUV cuando le mienten descaradamente al país sobre la salud del Dios que hicieron ellos de Chávez. Están enfermos Nicolás Maduro y Diosdado Cabello cuando hacen de la Constitución lo que a ellos les da la gana.

Venezuela está enferma por que están enfermos quienes debieran de velar por su salud: gobierno, políticos de ambos bandos, empresarios, militares, curas. jueces, magistrados, policías, docentes y profesores de escuelas, liceos y universidades. Todos ellos son los encargados de que un país y la sociedad que lo conforma marchen bien. Pero no es así. El país y nuestra sociedad están en estado terminal. Por todas partes cunde la anarquía, la violencia, el burocratismo, la impunidad, la indolencia, la ineficacia, la flojera, el desenfreno de la canalla mediática, la desfachatez de especuladores y acaparadores.

Con todas estas graves enfermedades, ¿Como puede una nación levantarse de la cama donde la postraron tantos malos hijos e hijas, que solo la manosearon para lucrase de ella?. ¿Como pueden ser los hijos de esta nación saludables y felices si todo es para un grupito de de esos hijos? ¿Como se puede orar por quien sea, con el estómago vacío? ¿Como se puede pedir lealtad a quien no le da trabajo y permite que le roben su comida?

Está enferma una nación cuando casi toda su infraestructura vial está en mal estado. Cuando estas calles, avenidas y carreteras están llenas de basura. Cuando los servicios como el agua, el aseo urbano y la electricidad funcionan a medias o casi no funcionan. Cuando la televisión sigue transmitiendo sus porquerías de novelas, enlatados importados llenos de violencia y una aberrante publicidad que incita al consumismo.

No solamente el presidente está enfermo, también lo está su patria y el pueblo por los cuales él tanto luchó. No se puede creer en quienes crean hombres a semejanza de Dios. Mucho menos se puede creer en quienes para hacerse del poder, se valen de la imagen de este hombre. El día en que bajemos a Chávez del trono en que ellos lo colocaron, el presidente comenzará a sanar y volverá a ser el hombre que todos conocimos el 4-2-92 y el de 11-12-13 del 2002. Recuerden: SOLO EL PUEBLO SANA AL PUEBLO

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1261 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a157657.htmlCUS