El "encamburamiento" del compañero Jaua ¿Para qué sirve?



Recuerdo una vez en una alocución del Presidente Chávez durante la víspera a las elecciones a gobernadores del año 2008, advirtió a los eventuales perdedores de la opción bolivariana en ese evento electoral los “mandaría a la isla del burro” en el lago de valencia, nada de eso ocurrió.

Cuando un individuo se somete a una competencia, es de suponerse que previo a aceptar el reto fueron evaluadas las debilidades y fortalezas del participante, los elementos externos que pueden favorecer o entorpecer la victoria, las posibilidades reales de triunfo frente las capacidades del contendor, etcétera, cuando un dirigente se somete a una contienda electoral, es de esperarse que él y el equipo político que le acompaña manejan los elementos sobre los cuales justifican factible una victoria y esto va desde su desempeño político, el discurso que maneja, su carisma, la simpatías que pueda despertar en ciertos sectores de la sociedad, la forma en que se desenvuelva en algunos círculos de poder, así como las flaquezas y potencialidades de su contendor, el momento político como contexto general, entre otras.

Creo que Elías Jaua, era un candidato aceptable para enfrentar a Henrique Capriles en las pasadas elecciones regionales de Diciembre, si bien su desempeño al frente del Ministerio de Agricultura y Tierras no resultaba muy “presentable”, contaba con una trayectoria política de más de 20 años de militancia, además de una experiencia acumulada al frente de innumerables entes del estado como la Asamblea Nacional Constituyente, El Ministerio de la Secretaria, el extinto Fides, entre otros. Contaba además con el apoyo de una maquinaria partidista como la del PSUV, además de la fuerte inversión que en infraestructura viene realizando el gobierno nacional en el estado Miranda y que por deducción podría aumentar si un futuro gobernador chavista se colocara al frente de la primera magistratura estatal, lo cual podría suponer un mayor apoyo popular a esta opción.

Como mucho se ha hablado, la victoria en el estado Miranda revestía de una importancia vital, estratégica, ya que una victoria de Jaua en ese estado, descolocaba y virtualemente pulverizaba cualquier futura aspiración de liderazgo de Capriles en el seno de la oposición y provocaría una crisis dentro de las filas opositoras al ver liquidado el producto que con tanto esmero los medios de comunicación se han empeñado en fabricar.

Desafortunadamente en este caso, la victoria no nos acompañó, Jaua perdió esta batalla y se le permitió a Capriles tomar un segundo aire; al respecto, algunos compañeros han analizado sobradamente las causas de esta curiosa derrota; curiosa porque existen elementos sobre los cuales podría considerarse inexplicable la fracaso de la opción bolivariana. Muchos compañeros podrán alegar debilidades en el discurso, falta de carisma, gestión relativamente deficiente del compañero en algunas de las responsabilidades que ha asumido a lo largo de su carrera política, efectividad en la propaganda de los medios de comunicación que apoyaban a Capriles, endoso a Jaua de la gestión del último gobernador chavista en ese estado y que provocó la derrota de las fuerzas chavistas en Miranda, entre muchas otras.

Ahora bien, recuerdo que una de las primeras declaraciones de Elías Jaua, luego de conocerse los resultados fue que su tarea a partir de aquel momento era convertirse en el dirigente de ese estado, en la cabeza fiscalizadora de la gestión de Henrique Capriles, en el factor de unión entre todos los factores chavistas de la región; sin embargo y al enterarme de su reciente designación como Canciller de la República me pregunto: ¿en donde quedó todo eso?

En un articulo de mi autoría publicado luego de las elecciones del 7 de Octubre, critiqué esa extraña maña del gobierno de “reciclar funcionarios”, no tengo elementos para desmeritar la futura gestión del compañero Jaua al frente de la cancillería, sin embargo me pregunto: ¿qué va a pasar con esa promesa de continuidad en las labores de dirigente al frente de un colectivo que no cuenta con un líder regional en un estado estratégico y de vital importancia para la revolución? ¿Por qué pareciera que como “premio de consolación” se le nombra para un cargo burocrático (de gran importancia) sin examinar el futuro que tal vez como líder pueda tener al frente de Miranda?

No obstante, y como ya es una decisión tomada espero que de una vez por todas Jaua pueda defenestrar a toda la burocracia parasitaria que en nombre de la Revolución y el socialismo se están metiendo un platal en sueldos y prebendas, pero no pueden hacer que Chávez saque mas de un voto (y de vaina) en las mesas instaladas en sus delegaciones diplomáticas, así por lo menos este artículo sí tendría una respuesta.

Sin embargo, al final no creo justo mandar a todos los “perdedores” del chavismo a la Isla del Burro como dijo el comandante Chávez una vez, pero es hora de que se elimine esa funesta práctica de reciclar y rotar funcionarios que bien podrían convertirse en líderes naturales de un colectivo específico. Pareciera que a nuestra “vanguardia revolucionaria” le gusta mas el aire acondicionado de los ministerios que las luchas populares que aún están pendientes……

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2848 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Gómez Muñoz


Visite el perfil de Juan Gómez Muñoz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a157650.htmlCUS