De pantalones largos


Ponerse los pantalones largos, decían nuestros mayores, era hacerse hombre, dejar de ser niño, ya que en efecto los niños solo usaban pantalones cortos, al punto que al trajear pantalones cortos estaban manifestando haberse hecho adulto. Eso ocurrió este 16 de diciembre, la Revolución venezolana maduró, no fue necesaria la presencia física del Comandante Presidente, no se requirió su voz en las calles y plazas levantando la mano de nuestros candidatos, para que le diéramos una contundente paliza a la burguesía imperialista que salió con el rabo entre las piernas a llorar su desgracia y a buscar excusas ante el imperialismo yanqui, para explicarles por qué no ganaron como les habían dicho, contraprestación a los millones de dólares que les enviaron para su campaña electoral.

El triunfo socialista en 20 de las 23 gobernaciones es una clara demostración de cómo se ha robustecido el proceso que inició a Hugo Chávez Frías, que motoriza e inspira el Comandante Presidente, pero que ha madurado al punto tal que, aún enfermo y ausente por largo tiempo, mientras se recupera para retomar el mando, avanzamos de manera acertada. El maestro ha constituido equipo, el cual responde a las exigencias del proceso.



Maduro encabeza el esfuerzo

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 800 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156213.htmlCUS