La elección perfecta

Mientras trascurren las primeras semanas de diciembre 2012 estalló en el centro de los Andes ecuatorianos el volcán Tungurahua y en Venezuela en esos mismos tiempos triunfan los candidatos revolucionarios conducidos por el presidente Hugo Chávez, obtienen 20 de las 23 gobernaciones más un importante y significativo número de legisladores que llevarán para los próximos duros años los destinos de la gobernanza política nacional.

Hacia principios de octubre el volcán Tungurahua se calmaba pero en Venezuela empezaría a detonar la más decisiva de las victorias que llevaría por seis años más a Hugo Chávez a la presidencia de la república, hecho jamás antes visto donde más de ocho millones de venezolanos llevaban con su mayor votación a uno de los líderes más importantes del planeta.

Aun cuando en las elecciones de este 16-D se resintió la participación, algunos podrían atribuirla a los movimientos cercanos a los días de navidad, pero indiscutiblemente son otras las razones y causas que han originado una alta abstención ubicada en los dos principales bloques políticos, ―gobierno y oposición― donde la inhibición a sufragar ronda el 46% nacional.

Si tomamos en cuenta que los electores inscritos antes el Consejo Nacional Electoral (CNE) son 18.903.143 ciudadan@s y que para las elecciones del 7 de octubre participaron 15.176.253 obteniendo Hugo Chávez 8.191.132 votos lo cual representa el 55.7% de los sufragios frente a un 44.3% de Capriles Radonski que representó 6.591.304 votos.

Para estos comicios del 16-D la participaron se vio reducida a 7.514.391 votantes las fuerzas de la revolución obtuvieron 4.369.332 votos frente a 3.403.032 de la MUD, es decir que 7.661.862 de electores no asistieron a sufragar. De estos inasistentes 3.821.800 son partidarios de Hugo Chávez y 3.188.272 siguen a Capriles Radonski.

En los días previos a las elecciones la estrategia del PSUV y de las fuerzas del polo patriótico junto al gobierno nacional se planteó muy sólida frente a la enfermedad que aqueja al primer mandatario nacional. La nueva estrategia se centró en el sentimiento nacional de dolor por la salud del presidente, ante esto todas las candidaturas de las fuerzas de la revolución subieron varios puntos, incluso hasta las más frágiles. La conmoción resaltada frente al padecimiento del líder volcó emociones y no sólo en el país, sino en el mundo entero, y lo mínimo que han hecho millones es orar y pedir por un gobernante que rápidamente va alcanzado los primeros sitiales de figura mundial.

Desde los acontecimientos del año 2005 cuando la agonía y muerte de Juan Pablo II nadie había reunido a tantos creyentes para pedir por una persona como actualmente está sucediendo por Hugo Chávez y esto crece de manera exponencial con el trascurso de las horas. El orbe es testigo de una verdadera misa ecuménica y peticiones de todas las razas, tribus y nacionalidades, los acompañan ritos y plegarias nunca antes vistas en favor de mandatario alguno.

Todo esto sucede mientras en silencio se rechazan las maneras grotescas como la oposición nacional unida a sus expresiones mundiales se burlan y hacen los más maldicientes análisis en contra de un jefe de Estado que la vida le está jugando una muy mala pasada referente a su salud.

Chávez se ha convertido en una figura y líder mundial, para el cierre de este año y todo el 2013 estará en las principales y primeras portadas de revistas, programas, análisis, figuras, estadísticas mas encuestas que lo reafirmarán como modelo planetario de alta relevancia política, humana y social.

Y aquí entra Cuba en la muy importante y delicada tarea en la recuperación de Hugo Chávez. De los cubanos el planeta entero no podía esperar menos. Cuba, su nación, ciudadanos y médicos se las están jugando frente al mundo por sacar de su convalecencia al primer mandatario venezolano.

Pero a pesar del triunfo para el chavismo estos resultados debe preocupar por cómo se redujo su participación a sólo dos meses del 7 de octubre. En cada bando hay fatiga, inconformidades e inconclusos descuidos de los equipos de campaña y de gobierno. El control por los principalísimos cargos enfrenta a muchos simpatizantes y los de arriba consideran que acercarse es sinónimo de verse apartados mas adelante.

A la oposición le costará años poder recuperarse, estos momentos técnicamente los han sepultado, pero se levantarán, andarán como cadáveres llevando un saco de basura tras sus espaldas y caminarán por nuevas oportunidades en los cargos públicos y dependerá de algún error de las fuerzas de la revolución para que vuelvan a fortalecerse.

Sin dudas que la gran estrategia política se centró en destruirlos en su principalísimo bastión: el estado Miranda, pero hasta allí no se pudo triunfar. Capriles Radonski ya está sanando sus fuertes heridas tras su derrota del 7 de octubre y ahora dará varias preocupaciones, aunque las victorias en Táchira, Zulia, Carabobo y Monagas les representan heridas de las que no podrá recuperarse por mucho tiempo.

Ahora vienen las elecciones para alcaldes, tengan más cuidado y no repitan los mismos errores, atiendan a los 3.821.800 de sensibles militantes que no votaron, en los cuadernos de votación el PSUV y el polo patriótico sabrán quienes son.

[email protected]

Para: www.aporrea.org

Diciembre 18 de 2012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.