Fieles al milagro

Escribo estas líneas mientras el comandante Chávez es operado en La Habana. Lo hago convencido de que saldremos de ésta.
No insistiré en lo ya dicho: que el pueblo venezolano se crece en las dificultades, y que esa hermosa obstinación lo constituye y lo define. Lo sabemos. Lo hemos vuelto a demostrar innumerables veces a lo largo de los años recientes. Nuestros enemigos (no es tiempo para eufemismos: nuestros adversarios no desearían nuestra muerte) lo saben y padecen, y por eso vuelven a refugiarse en sus miserias.
 
En esta hora habría que insistir, en cambio, en lo siguiente: ceder un milímetro frente a la miseria de nuestros enemigos, distraerse con su risa macabra, es casi un acto de traición. Perder el tiempo lidiando con su resentimiento raizal es perdernos.
 
Vamos a salir de ésta, comandante. Vamos a vivir. La cuestión está en el cómo.
 
Para vivir, lo ha dicho claramente el comandante el sábado 8 de diciembre, habrá que permanecer junto al pueblo y subordinados a los intereses del pueblo. Tales palabras no admiten interpretaciones a conveniencia. Es junto al pueblo y subordinado a sus intereses.
 
Por eso es que hoy el comandante puede decir que tiene un pueblo, y por la misma razón nosotros podemos decir que por fin tenemos a alguien como Chávez.
 
Por eso hay patria. Esta revolución habrá de reafirmar con cada paso su carácter profundamente nacional y popular.
 
"Chávez es un gran colectivo", ha dicho el comandante el sábado, y qué felices nos sentimos de vivir esta historia y de militar y hacer parte de ese gran colectivo.
 
Mi amigo Juan Antonio Hernández ha escrito palabras para la ocasión: "¿Y qué otra cosa ha sido nuestra historia sino una sucesión de milagros? Una hermosa secuencia en la cual aquello que se pretendía imposible se convierte, rápidamente, en umbral de metas más altas. ¿Y qué otra cosa es nuestra militancia sino una terca fidelidad a cada uno de esos milagros, a esa secuencia que se resume, sabiamente, cuando el pueblo pronuncia el nombre de Chávez?".
 
Escribía Mayakovski hace noventa y un años:
 
"Vinimos, millones de impíos, paganos y ateos - golpeándonos con la frente, con hierro oxidado, con el campo - todos con fervor recemos a Dios ¡Aparece, no del lecho estelar, mullido, Dios de hierro, Dios de fuego, no el Dios de Martes, Neptunos ni Vegas, Dios de carne, Dios-Hombre! ¡No el envarado allí entre las estrellas, el terrenal, el que está entre nosotros sal, aparece! No el que «que estás en los cielos». Nosotros mismos a la vista de todos, hoy obraremos milagros. Para batallar en tu nombre en el fragor, entre el humo nos encabritamos. Nuestra proeza será tres veces más difícil que la de Dios, que creó llenando de cosas la nada. Nosotros debemos construir lo nuevo discurrir, dinamitar lo viejo. 
 
¡Sed, abreva! ¡Hambre, alimenta! Es hora de llevar el cuerpo al combate".
 
Chávez no es Dios, sino Chávez-Hombre, un gran colectivo. Este gran colectivo que hoy somos y que mañana seguiremos siendo es el milagro de la política. A ese milagro tendremos que seguir siendo fieles para que siga habiendo vida.
 
Para que siga habiendo vida tendremos que seguir obrando milagros; tendremos que seguir haciendo la proeza de construir lo nuevo y dinamitar la viejo.
 
Los cobardes tiemblan y los tránsfugas hacen cálculos. Nosotros, llevemos el cuerpo al combate.
 
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1748 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156053.htmlCUS