¿Chipos en Margarita? La Ineficiencia de Sanidad y sin Opción de un Papelito para Chávez

Es posible que una persona no represente el perfil de una institución, pero en muchos casos, la conducta que un funcionario o una funcionaria asuman ante a un posible problema, nos coloca frente al perfil de esa institución.

Estuve en Margarita recientemente atendiendo una situación personal y tengo una pequeña casa donde llego. Un día observé un insecto que tenía todas las características de un chipo. Salí del insecto pero me quedé con la duda, sobre si era realmente un chipo. Un día después, veo otro con una ligera diferencia pero me parecía un chipo. En esta oportunidad, lo tomé y averigüe sobre un centro donde debía llevarlo para la respectiva observación y me dijeron que en Los Millanes (Municipio Marcano) disponía de un oficina de sanidad que tomaba esa información.

Me fui muy temprano en la mañana con el supuesto chipo y debí esperar. Sucedió el milagro; llegó la persona (una doctora) y le describí la situación y cuando me dispuse a sacar el supuesto chipo de la cajita, muy rápida y eficientemente me dijo que eso no era con ella. Me justificó que su función era la fumigación.

Diversas situaciones se asomaron en mi mente y entre ellas, una cierta rabia o malestar que no mostré o supe administrar. Me pregunte: ¿Fumigar? ¿Por qué fumigar? Entiendo que el lema de Sanidad debería ser cero fumigación y vacuna, porque lo esencial es prevenir. Si prevenimos, evitamos la fumigación y las vacunas y así somos más efectivos y ahorramos tiempo y recursos: Eficiencia y eficacia.

La doctora que me “atendió”, me sugirió que me fuera a Porlamar, con tan mala suerte para Sanidad y para los vecinos donde estaba ubicado, que ese día debía regresarme en horas del mediodía para Barcelona y no tenía tiempo de llevar el supuesto chipo a Porlamar.

Un Chipo o un posible Chipo no puede ser una cosa ajena para una doctora que tiene la responsabilidad de fumigar y su desempeño como profesional lo realiza en sanidad y en una oficina de epidemiología. No debió ser indiferente ante una situación. Pudo, por lo menos haberse quedado con el supuesto chipo y con ayuda de un mensajero enviarlo al sitio adecuado para que se determinara si efectivamente era un chipo y si en la zona donde lo ubiqué hay más de esos dos supuestos chipos. Si hay más de dos chipos, es un problema.

¿Por sale Chávez en asunto tan local y sencillo?

No me interesó la posición política de la doctora, pero de regreso al sitio donde estaba residenciado temporalmente y con mi supuesto chipo en la cajita, tuve la necesidad de acordarme de Chávez. Nos exige eficiencia y en estas cosas por más sencillas y elementales que parezca, siempre nos ha advertido, que hay que estar sobre contingencia o amenaza y afrontarla oportunamente. Chávez está en Cuba sanándose y no puedo tirarle un papelito para que se encargue del asunto. Así lamentablemente funciona parte de nuestra administración con los papelitos que le llegan a Chávez.

Guardo mi supuesto chipo y aún no sé, el destino que le espera a este insecto.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1911 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Evaristo Marcano Marín


US Y /actualidad/a155913.htmlCUS