Comandante-Presidente Hugo Chávez: Vivirás y Vencerás

En estos momentos en que escribo estas líneas, les confieso que estos últimos días no he dejado de derramar mis lágrimas. Hoy quien escribe, más que un frío analista que ha tratado de dar aportes a nuestro proceso revolucionario, escribe un ser humano que, al igual que el pueblo, esta tragando arena, pero, permítanme, tal vez yo la este pasando doble.

Sin duda he pasado varios días sin escribir, en primer lugar porque mi querido y amado padre, Juan Vicente Martorano Figuera, esta pasando por una situación mucho peor que la de nuestro Presidente Hugo Chávez. Sin ahondar en esos detalles, sólo lo que puedo expresar, en medio del dolor y las lágrimas, es que solo le pido a Dios mucho, para que si se lo va a llevar que sea de buena manera para que descanse porque muy probablemente esta sufriendo mucho, y si no es así que lo ayude a mejorar. Estoy consciente de que sea lo que pasare, solo el tiempo curara estas heridas en el alma. Me aferro a la esperanza, pese a la tristeza, estoy tranquilo porque Dios es perfecto, lo tengo a él y a nuestro Presidente Hugo Chávez en mis oraciones.

En estos momentos duros, complejos y difíciles para todos, quiero expresar mi solidaridad con Maria Gabriela, con Rosa Virginia, con Hugo, con Rosinés, con doña Elena, con toda esa familia Chávez a los que siento en estos momentos como mis hermanos. Es muy duro el cuadro y la convalecencia de nuestro líder, de nuestro camarada Hugo Chávez, pero alguien dice que mientras haya vida hay esperanza y por eso me aferro a la fe.

Chávez, mi camarada, mi presidente, quiero decirte en medio de la distancia, que estas hoy más vivo que nunca. Cuando veo los CDI, cuando compro en los Abastos Bicentenario, cuando veo a nuestros viejitos y viejitas recibiendo de manera dignificada su pensión,cuando veo los Mercal, PDVAL, cuando cruzo el segundo puente sobre el río Orinoco, cuando camino las calles de Caracas y de Venezuela viendo las casas que se están construyendo gracias a la Gran Misión Vivienda Venezuela, ahí estas tú y más vivo que nunca.

Un cáncer es una enfermedad terrible, pero no es una enfermedad incurable. Y tú eres un guerrero de la vida, tienes todo nuestro permiso para que te tomes el tiempo que necesites para reponerte, lo que no tienes permiso es de irte de nuestro lado, no aún, porque hay muchas tareas pendientes y te necesitamos, no sólo en Venezuela, sino Latinoamérica y el mundo.

Es bueno que sepas que ya tu ocupas un lugar privilegiado en la historia. Usted Comandante talló y grabó su nombre en nuestros corazones y no en mármol, yo creo que hoy más que nunca, tal y como aquella canción que recitabamos y cantabamos en la pasada campaña electoral presidencial, usted es el corazón del pueblo.

Es muy díficil en este instante escribir, las lágrimas inundan mis ojos, pero creáme que esta tristeza de mi parte, la convertiré en energía para cumplir con mi tarea dentro de nuestro proceso revolucionario. Usted no se va, usted ya se quedó en este pueblo, y yo soy uno de los ocho millones de Chávez que solamente estamos en Venezuela, sin contar los que estan en otra parte del mundo.

Usted Comandante-Presidente los angeles del cielo lo acompañan y lo protegen. José Gregorio Hernández vela por su recuperación y María de la Rosa Mística lo cubre con su manto. Sé que pese a los dolores, usted se esta reponiendo y recuperando, de manera lenta, pero segura.

Mi llamado es al pueblo revolucionario, al Alto Mando Político de la Revolución, a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana a cumplir una doble tarea.La tarea de la oración y de la espera serena en la reposición de su salud de Hugo Chávez, pero a la vez, los enemigos de la Patria acechan, y piensan que, cuales hienas y cuando consideren el momento propicio,abalanzarse sobre la patria para destrozarla y entregarla a los intereses del imperialismo y las transnacionales. Se van a caer de una nube, porque este pueblo despertó y no se dejará arrebatar las conquistas que hemos conseguido en estos 14 años de Revolución Bonita, y los que faltan.

Aprovechándose de la ausencia del territorio nacional de nuestro Comandante, líder y Presidente Hugo Chávez, la derecha fascista y retrógrada buscará desestabilizar de forma que se genere un ambiente como en Egipto, Libia o Siria que justifique una invasión extranjera. Debemos estar alertas y apagar cualquier fueguito.

Esta coyuntura dentro de lo malo es buena, porque aquí veremos quienes son los verdaderos revolucionarios y revolucionarias y quienes son las pumalacas. Por eso así como estamos en oración y enviandole nuestras mejores energías a Chávez, estaremos moscas de las posibles conspiraciones y planes desestabilizadores que pudieran desatarse, con los opositores abiertamente identificados, y de las pumalacas infiltradas que tenemos dentro de nuestras filas.

Por ahora, estas líneas las dejó aquí mi querido Comandante y Presidente, no es mi idea encenderme y preocuparte con estas inquietudes, estas obligado a curarte y a regresar a la patria, pero ya culminando estas lineas solo te digo como esa canción Oda a la Vida, de Gipsy Gastello, Rodbexa y Truko, con esta Oda a la vida con fe de que otra vez vencerás con paso firme y camino a la libertad con la alegria de un pueblo que te apoya con certeza y que saldras triunfante de esta.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Y con Dios por delante

¡Vivirás y Vencerás!

¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

El autor es: Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC)

.jmartoranoster@ gmail.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1395 veces.