16 de diciembre: La gran encrucijada

La nueva prueba a la que ha sido sometido nuestro Comandante-Presidente Chávez, que nos ha conmovido profundamente así como al país y más allá de sus fronteras, ahora más que nunca nos ha hecho reflexionar sobre el momento crucial de la Patria: La encrucijada del 16 de diciembre.

Tanto la elección del Presidente (afortunadamente aprobada por la inmensa mayoría) como la de los gobiernos locales: gobernadores, alcaldes, etc., representan un paso definitivo. ¿Qué rumbo vamos a tomar pueblo chavista y no chavista, pueblo hermano todo, Patria entera? ¿V amos a defender un proceso que, como todo proceso, es continuo, tiene sus fallas pero que a la final es un verdadero cambio hacia la forja de un nuevo país, un país que nos pertenezca a todos, hacia el rescate de nuestra nacionalidad, de la Patria íntegra, o vamos a retroceder entregándola a aquellos que han respondido a intereses de afuera, a antipatriotas de la derecha que quieren entregar a Venezuela a los intereses imperiales y colonizadores?

Fue la misma encrucijada que afrontó Venezuela cuando ya Bolívar había concluido el proceso de independencia del imperio español. Comenzaba el proceso de liberación política, el de la construcción de la nacionalidad y de la Patria Grande. En ese entonces, debido a la falta de conciencia nacional, todavía incipiente, y al gran poder de la ultraderecha realista y conservadora, heredera del dominio imperial y los antipatriotas de siempre que saltan la talanquera cegados por la ambición, se truncó la obra cumbre de nuestro Libertador, obra hoy más vigente que nunca, como lo demuestran las fauces y las garras de los imperios de siempre que con su brazo armado: la OTAN, y su poderoso brazo económico: el Fondo Monetario Internacional, están sembrando de muerte, destrucción y miseria a pueblos enteros como Palestina, Libia y Siria y de pobreza cruel como los europeos y a todos aquellos que no se someten a su dominio y a sus intereses.

Es claro, pues, que en el 2012, a más de 200 años, la encrucijada es la misma: o giramos a la izquierda (la defensa de los intereses del pueblo y de la nación) o giramos a la derecha (los intereses puramente económicos y geopolíticos de las oligarquías nacionales e internacionales a los que no les importa un comino el destino del país).

Ahora bien, ante esta encrucijada no hay términos medios: A través de la historia hemos visto y constatado una MÁQUINA IMPERIO: grandes potencias económicas y bélicas que, para sobrevivir como potencias dominantes, no tienen el más mínimo escrúpulo de destruir hasta el mismo Planeta Tierra, y partidos políticos que se han sometido a dicha máquina.

Por eso, hoy, más que nunca, debemos desarrollar y construir una CONCIENCIA DE PATRIA, de lo que la Patria significa para todos los que habitamos su territorio bajo su cielo inmenso.

Ningún país puede construirse sin la total unificación de ese sentimiento, de esa conciencia que sostiene al pueblo seguro y firme en su territorio.

La Patria es la MADRE de cada uno de nosotros. Sin Patria no hay nada. Fue la certeza de Simón Bolívar. Es la certeza de nuestro Comandante-Presidente Chávez, quien a través de trece años nos lo viene repitiendo por encima de todas las adversidades que esté afrontando.

Es por eso que no debemos entregar el país, ni un milímetro de su territorio a partidos cuyos representantes viajan a las potencias extranjeras movidos por intereses mezqui8nos y quien sabe con intención de negociarlo.

Podría parecer excesivo el querer ganar en las elecciones todas las gobernaciones. Pero no es exagerado. Es necesario. La ultraderecha ha demostrado fehacientemente que no le interesa el bien y la paz del país: paro petrolero, sabotajes, guarimbas, feroces campañas internacionales para desacreditar a Venezuela, golpe contra el Presiente Chávez, negación absoluta de todo esfuerzo y empeño del Presidente Chávez por construir un país nuevo.

Por esos compañeros, hermanos, trabajadores del campo y de la ciudad, educadores, artistas, intelectuales, comerciantes, amas de casas, valerosas Fuerzas Armadas, madres, estudiantes, pueblo entero: debemos estar plenamente conscientes y patrióticos en las elecciones del próximo 16 de este mes.

Ahora bien, decimos a cada uno de los Gobernadores que vamos a elegir, ofreciéndoles nuestro sincero apoyo y esperanza, que confiamos que sean los primeros patriotas a la par de nuestro Comandante-Presidente. El es nuestro gran Líder, es cierto, pero no es justo dejarle todo el peso a él en el proceso de construcción de la Patria.

Por nuestro Líder y por la Gran Patria que él viene construyendo con tan gran esfuerzo, estaremos vigilantes.

Elevamos una plegaria por la rápida y total recuperación de nuestro Comandante Presidente, con la certeza de que pronto estará al frente del país, y para que cada venezolano tenga la conciencia de unión y patriotismo, tal como nuestro Líder lo pide, en esta encrucijada del 16 de diciembre.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 605 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a155882.htmlCUS