¿MERCAL Y PDVAL Grandes Abastos de Otras Economías?

Muy recientemente leí en un twitter, un mensaje en el cual se nos comunicaba a los venezolanos y venezolanas que los entes responsables de distribuir alimentos en feria y operativos habían distribuido en un determinado lapso, casi 20 millones de toneladas de alimentos. Es una información siempre disponible en el sistema de medios públicos, que de alguna manera nos dice de un fortalecimiento revolucionario para salirle al paso a los planes desestabilizadores. La escasez, el acaparamiento y el incremento excesivo en los precios es la mejor política de desestabilización impuesta por la MUD y sus dueños.

Gracias esa política que se ejecuta a través de MERCAL y PDVAL; la revolución ha tenido un colchón para soportar estos planes. Sin embargo, la insistencia de comunicarnos con preferencias, los millones de toneladas de alimentos que se distribuyen pueden estar escondiendo realidades, que finalmente pueden convertirse en un plan desestabilizador.

Per se; la distribución de alimentos no es tan buena ni tan mala. Si es una política que se produce a través de un subsidio a la cantidad de alimentos que se importa; mientras más toneladas de alimentos son distribuidas desde MERCAL y PDVAL, paralizamos la política de desestabilización por acaparamiento y especulación, pero sencillamente el consumo interno hace florecer a otras economías. Un objetivo temporal (no estratégico) es asegurar alimentos, pero la seguridad alimentaria, que es una bandera del proyecto y una manera de hacernos más independiente no puede estar muy reflejada en las toneladas de alimentos que se distribuyen.

Si es un alimento importado que es subsidiado, la situación tiene otro componente porque estamos manteniendo la dependencia alimentaria y en el marco de esta política; el subsidio que se fija nacionalmente, tiene la suerte de ser un subsidio que indirectamente favorece a productores de otros países.

Así como he visto en twitter anuncios sobre las distribución de millones de toneladas de alimentos a través de PDVAL y MERCAL, debo decir también, que he leído en la red social, notas en las cuales se nos dice los millones de bolívares invertidos en la producción agrícola y las toneladas cosechadas. Estas cifras pueden ser muy importantes para conocer nuestro ritmo, pero también es posible que oculten realidades. Ahora que estamos hablando de eficiencia y eficacia, es importante saber cómo somos de efectivos en el proceso de asignación de créditos y de utilización de esos créditos tanto para levantar la producción como para ser más efectivos en esos procesos de siembras. Podemos estar cosechando más, pero con costos muy altos y así, no creo que sea un buen camino para darle sentido al socialismo del siglo XX.

La posibilidad por darle sentido de efectividad a las políticas que adelanta el gobierno, no debe centrarse en las toneladas de alimentos distribuidas por MERCAL y PDVAL porque esos datos no dan cuenta de la realidad nacional. No muestran mucho y es una tradicional manera de anunciar resultados. No son buenos resultados o no son resultados efectivamente porque si son productos importados, simplemente estamos realizando una operación de compra y venta y nos estamos convirtiendo en un gran supermercado de otras economías. Tal y como sucedía en la IV.

Es bueno conocer, si MERCAL y PDVAL no son unos inmensos abastos de otras economías. Necesitamos entonces saber de resultados ahora que estamos en el momento de la eficiencia y eficacia. Es bueno saber: ¿Cuánta de las toneladas de alimentos distribuidos por MERCAL y PDVAL se producen en el país? ¿Cuánto es el rendimiento de los créditos agrícolas que ofrecemos? ¿Cómo es la recuperación de esos créditos? ¿Cómo es el rendimiento de las unidades de producción agrícola que están en manos del Estado? ¿Cuánta es su producción? ¿Cuál es su productividad?

Si todo esto está debidamente articulado y complementado internamente o se va articulando la producción nacional con las toneladas de alimentos distribuidas por PDVAL y MERCAL, estamos haciendo de estos dos entes centro de un proceso de la independencia alimentaria. Si es al contrario, la realidad es distinta y exige una revisión profunda para dejar de colocar a MERCAL y PDVAL con dos grandes abastos de economías de otros países.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2230 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a155514.htmlCUS