Astrolabio

Ayyy mamita si no agito la chicha se va la vida!!

Jesús De Nazareth, ha sido el gran propagandista y agitador político de la humanidad, fue el primero en utilizar la técnica de aumentar la concentración de adeptos en los mítines, a través de la ilusión óptica de ramas de palma que se movian, generando la sensación de que el número de personas en sus sermones eran mucho mayor. Su método para predicar el evangelio ha sido estudiado y copiado hasta el cansancio por los más prestigiosos investigadores de la comunicación.
La Propaganda y la agitación han jugado un papel fundamental en todas las campañas políticas, el padre de la política moderna Vladimir Ulianov, junto al maestro Plejanof, han expresado consideraciones importantes sobre este tema. En Venezuela Hugo Chávez ha sido el gran agitador desde 1992.

El comportamiento electoral en el país se caracteriza por una participación en las presidenciales, y una baja en los comicios regionales. Esa tendencia va a mantenerse, pero es necesario hacer una caracterización, y afinar una táctica acertada que nos conduzca a la victoria perfecta.

Los comicios van realizarse después que la polarización social e ideológica, llega a su nivel más alto, y se expresó en un 81% de participación, la aguda confrontación entre los actores en pugna, generó un nivel de cansancio electoral.
El triunfo de Hugo Chávez, tiene entre sus consecuencias inmediatas, expulsar a los sectores de la derecha fuera del campo político, porque la alta participación legitima totalmente un programa de gobierno socialista, y las fuerzas opositoras pierden su principal discurso: La instalación de una dictadura, al verse obligadas a reconocer la victoria, se intentó sin éxito que el regreso al campo político fuera consensuado, por eso los medios privados hicieron tanto énfasis en que se reconociera y se respetara a la minoría más pequeña.

Cuando un actor social sale del terreno político por una derrota electoral, solo puede volver si cumple algunas de las tres condiciones básicas, se replantea el discurso y se acepta el programa del vencedor, a través de una negociación consensuada que le otorgue reconocimiento, o hallando un contenido que universalice. El drama opositor se expresa en “no saber cómo actuar” para superar el tsunami electoral del 6-D.

Por otro lado el pueblo chavista no avanza en la búsqueda de concretar la hegemonía, porque aseguró sus conquistas el 6-D. La campaña entra en una fase de baja polarización que va a disminuir la participación electoral que puede estar entre el 60% o el 62%.

La baja participación puede favorecer a la revolución por la fortaleza de su voto organizado en el 1x10, pero es necesario acentuar la agitación y la propaganda, en los anillos 4 y 5 porque ese voto pertenece mayoritariamente a los sectores clase media baja.

Lenin aseguraba “Toda la vida política es una cadena sin fin compuesta de una infinita serie de eslabones. Todo el arte de un político consiste precisamente en encontrar y asirse con fuerza, precisamente al eslaboncito que menos pueda ser arrancado de las manos, que sea el más importante en un momento determinado, que garantice lo más posible a quien lo posea la posesión de la cadena…”

El eslaboncito que asegura la cadena es el voto de la militancia registrada, asegurarlo requiere diseñar una fase de despliegue total que vaya hacía la recaptación de los descontentos, y con la ayuda de la agitación directa motivar a la maquinaria electoral y convencerla para actuar disciplinadamente.

Para ello es necesario ir más allá de los puntos rojos y crear zonas rojas, donde la militancia se reúna a interactuar con su candidato, donde se haga el convive, con el sancocho, el desayuno y donde los candidatos se tomen unos minutos para departir y escuchar a esa militancia, porque como decía mi amigo el nica: Ayyy mamita si no agitamos esta chicha se va la vida.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 875 veces.