“Huevito que ella ponga, huevito que reviento” o a la oposición se le debe dar respuestas rápidas

¡Mamá, mamá!

-Dime hijita.

-Voy a casar a mi muñeca Rosita con Kent.

-Y si comienzan a tener hijos ¿Qué vas a hacer con tantas muñecas?

-No importa, porque huevito que ella ponga, huevito que reviento.

Esta fue un chiste popularizado en esas famosas gaitas de fin año cargada de toda la chispa criolla de la que hacemos gala los venezolanos y venezolanas.

Aunque este artículo no tiene la intención de anecdotear, este introito viene al dedillo de lo que queremos significar y que el título lo orienta: La oposición venezolana está poniendo huevitos a cada rato, algunos inocentes, algunos malsanos y perversos, otros canalizados hacia las provocaciones; en fin, todos guiados por una fijación psicológica (en algunos casos patológica) “todo lo que venga del gobierno no sirve” “este gobierno no ha hecho nada” “Yo no he visto ninguno de esos apartamentos, por tanto no existen”…….y pare de contar.

Tenemos una oposición prisionera de sus propias argucias y patrañas en las que, asaltados por el terror que han generado, lejos de dar muestras de rectificación, cada vez se hacen más torpes; y aquel o aquella que osa contrariarlos internamente es siquitrillado. Se están ahogando, les lanzan salvavidas y los espichan. Su jugada final es el caos y torpedear a como de lugar la avanzada del pueblo venezolano hacia el socialismo. Desafortunadamente, las fuerzas positivas que se desenvuelven en esa oposición no logran imponerse todavía.

La complicidad mediática en esta ponedera oposicionista forma parte del espectáculo de encaratamiento de la Política, sí con P. La mediática que sustituyó a los partidos sigue direccionando a sectores de la oposición o sigue callándoles a conveniencia. Los entierran o los resucitan a conveniencia, como al brujo en el cuento de García Márquez “Blakamán el bueno vendedor de milagros”

El día lunes 12 del corriente mes, el sociólogo Claudio Fermín, entrevistado en el programa “Primicias” por el moderador zuliano Guido Briceño, soltó varias afirmaciones que no puedo pasar por alto. Él está en todo su derecho de opinar, sobre todo luego de estar silenciado por varios años en los medios que guían los pasos del antichavismo. Es más, está en su derecho de creer que puede contribuir a salvar la oposición, razón por la que vuelve a la palestra pública.

Entre otras perlas deslizó, sin que el señor moderador del programa diera un asomo aunque fuera de duda: “He considerado que si puedo contribuir en este momento de la política…bla, bla, bla” “El ingreso petrolero venezolano se debe a que han progresado otras países capitalistas y nos compran petróleo” “Ya basta de regalar el dinero a Cuba, Bolivia…..” y la terminó de votar de jonrón con : “Aquí se eligen gobernadores gracias a Carlos Andrés Pérez que un día dijo yo ya no quiero nombrar los gobernadores y autorizó que se eligieran (sic)”

Señor Fermín esa mentira de la elección de gobernadores producto de la voluntad de Carlos A. Pérez, no sólo es traída de las greñas sino que se burla de la inteligencia de los venezolanos. El año 1989 fue muy importante en el ámbito de normativas descentralizadoras productos de diferentes presiones, mas no de la voluntad política que quien ejercía la primera magistratura como se demuestra más adelante.

Las presiones ejercidas por los movimientos vecinales y el desarrollo dentro de algunas esferas políticas de una tendencia descentralizadora dieron como primer fruto el 4 abril de 1989 la “Ley sobre la Elección y Remoción de Gobernadores”, en Gaceta Oficial Nro.4086; la “Ley Orgánica de Régimen Municipal”, Gaceta Oficial 4109, fechada el 15-06 del mismo año y finalmente el 28 -12, día de los inocentes, la “Ley Orgánica de Descentralización, Delimitación y Transferencia de Competencias del Poder Público”

Para no caer en tentaciones especulativas, transcribo de la Constitución de 1961:

“Artículo 22.- La ley podrá establecer la forma de elección y remoción de los gobernadores, de acuerdo con los principios consagrados en el Artículo 3 de esta Constitución. El respectivo proyecto deberá ser previamente admitido por las Cámaras en sesión conjunta, por el voto de las dos terceras partes de sus miembros. La ley respectiva no estará sujeta al veto del Presidente de la República. Mientras no se dicte la ley prevista en este Artículo, los Gobernadores serán nombrados y removidos libremente por el Presidente de la República.”

Por lo que no entendemos de dónde y por qué debemos darle las gracias a CAP.

La tal voluntad descentralizadora del nativo de Rubio, para calificarla con sus propias palabras, no pasó de ser una falacia. Durante su mandato, por ejemplo, no fue posible ni tan solo aprobar el reglamento Nro. 1 de la ley que regulaba la materia de descentralización y que facultaba a los gobernadores, entre otras cuestiones, a proponer ternas para la designación de los funcionarios de dirección de los organismos nacionales en sus instancias regionales. Que ahora la oposición como no encuentra rumbo, perdió el camino y se agarre la descentralización como pretexto para enfrentarla a la formación de las comunas, ese es otro pataruco en escena.

Si tanto les duele que desde los predios de la revolución se esté consultando al pueblo sobre el destino del país, de la ejecución del plan Simón Bolívar 2013-1019, ¿Por qué no hacen lo mismo ustedes con las propuestas que tengan que hacerle al pueblo venezolano? Abran una consulta nacional sobre el paquetazo. ¿Cuál es pues? O más fácil, que sus bases asistan a las mesas de discusión y trabajo que a lo ancho y largo del territorio nacional se realizan y lleven sus propuestas. Pero….¡No la sigan poniendo!

[email protected]

@rafaelgustavogp


Esta nota ha sido leída aproximadamente 970 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a154176.htmlCUS