Comencemos a ser eficientes eliminando los operativos de Mercal y colocarlos en manos de los Consejos Comunales

Y transferir esta actividad al Poder Popular Organizado , que está legalizados a todo lo largo y ancho de la geografía nacional y además tienen abiertas cuentas bancarias, que les permiten llevar un control contable y estadístico. Es una gran oportunidad de hacerlos responsables de la seguridad alimentaria en sus comunidades, de atender a los sectores realmente pobres y combatir la especulación a la cual es sometida toda la población.    Transfiriendo esta actividad comercial a los Consejos Comunales matamos tres pájaros de un sólo tiro:

1.- Los Voceros electos por sus comunidades, aprenden a manejar y a comercializar alimentos entre la población y además hacerlo con justicia para favorecer a los sectores mas pobres que previamente han sido detectados en el diagnostico realizado por el Consejo Comunal.

  2.- Se crea una fuente de ingreso para el funcionamiento del Consejo comunal, pues las ganancias que actualmente les está quedando a los particulares, que realizan los operativos, les quedaría al Consejo Comunal para estimular a los miembros que asuman la responsabilidad de la distribución.

  3.-La acción del Estado y el subsidio que da a estos alimentos dejaría un saldo organizativo a favor del Poder Popular y un saldo formativo, producto de la praxis realizada ya en forma permanente y planificada.    A estas alturas de marcha y desarrollo de la Revolución Bolivariana ya es tiempo de cambiar las practicas utilizadas en momentos de emergencia y transferir facultades del organismo publico patrocinador a la gente organizada para que esta asuman su responsabilidad. Con esto logramos descongestionar la burocracia creada para atender las emergencias y consolidar procesos organizativos iniciados por el mismo Estado. El caso de MERCAL es el mas emblemático. Como los sectores populares no tenían unas estructuras legalmente reconocidas, se procedió a darles a particulares y a "pseudos cooperativas" la responsabilidad de llevar los alimentos hasta el consumidor final. Tarea que se realiza (todavía) en los llamados "operativos" que generalmente son promovido por los Consejos Comunales. Esta practica se envileció y ahora los particulares beneficiados con estos alimentos hacen su negocio, dejando realmente pocos beneficios a una población que sigue manteniendo sus niveles de pobreza, pues esos alimentos llegan en gran parte es a los comerciantes y Clase Media que el día del operativo acude al lugar con plata en el bolsillo.    Todo esto sucede porque MERCAL lo que hace es vender Alimentos a un operador intermediario y este lo comercializa sin ningún Control del Consejo comunal y si por ejemplo el intermediario recibe de MERCAL 300 cajas de leche y este solamente lleva al operativo 200 cajas y si el resto lo ha vendido a heladerías y restaurantes no hay formas de controlarlos, pues el pagó a MERCAL y desde ese momento es dueño de esos alimentos que pasaron a ser "mercancía capitalista". La red de distribución de MERCAL es con PARTICULARES Intermediadores, que por su inversión obtienen una ganancia, la cual es reconocida por MERCAL y descontada de la factura, de manera tal a obligarlos vender a los precios oficiales.    Todavía, se están realizando operativos MERCAL, de esos donde con el anzuelo de vender leche y pollo obligan al consumidor a comprar y que unos "productos regionales de la transnacional NESTLE", haciendo que el producto subsidiado por El Estado sirva para seguir enriqueciendo a las empresas privadas que lo producen. Lo que debe Hacer MERCAL es abrir una línea de crédito mensual a cada Consejo comunal que lo solicite, para que éste instale un "abasto bicentenario" dentro  de su ámbito geográfico, con productos alimenticios subsidiados y los que  están produciendo las fábricas socialistas y  donde también puedan venderse los artefactos que desde China está importando el gobierno revolucionario. Este crédito deberá estar afianzado en una cuenta corriente con un saldo inamovible de por lo menos el 50% del valor de crédito a otorgarse y el banco automáticamente irá cancelando a MERCAL los montos mensuales deudores . Algo así como la tarjeta prepago que emite la banca privada para usar los dineros de los clientes dándole un crédito sobre el mismo dinero que el cliente ha depositado. Esto hará que los Consejos comunales se preocupen por tener altos saldos en sus cuentas, de manera tal de poder sustentar el crédito que soliciten, logrando capitalizar a los bancos comunales. Si por ejemplo 10 vecinos necesitan comprar lavadoras, deberán depositar ese dinero en la cuenta del Consejo comunal para que este reciba el crédito de Mercal y así éste asegure que lo recuperará en los próximos 30 días.

  Es muy posible que todo lo planteado anteriormente sea inviable desde el punto de vista de la economía y practica comercial del capitalismo, pero como estamos construyendo  un socialismo en revolución, se valen hacer cosas inusuales. (WWW.ENSARTAOS.COM.VE)

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 820 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a152800.htmlCUS