La LOPNA y el niño torturado por triunfo de Chávez

José Vicente, hoy domingo, en su programa, puso el video del niño que se angustia y llora, mientras unos adultos se muestran gozosos de torturar al niño, no por el triunfo de Chávez.

Cualquiera, sin ser psicólogo, psiquiatra o adivino, entiende que aquella reacción infantil resultó de un horrendo trabajo previo. Los especialistas se encargarán de explicar científicamente esa cosa criminal que atenta contra la conducta y equilibrio mental de un niño. Nosotros, que nada sabemos de eso, nos limitaremos a demandar del Estado, la obligatoria reacción ante semejante hecho.

Si es grave que uno o unos adultos se dediquen a esa tarea que daña a un pequeño, también lo es que le graven en aquellas circunstancias y peor que hagan de eso un espectáculo público al colgarlo en la red comunicacional.

Tampoco soy abogado, pero mis conocimientos me permiten pensar que allí hay un delito grave. La LOPNA fue violada con todo aquello y más que ésta, lo fueron los derechos de un menor.

De manera que no podemos quedarnos en exhibir el video y señalar que entre quienes se oponen a Chávez hay gente cruel y bajos instintos. Eso es paja. Lo sabemos. Como sabemos que de esos uno puede encontrar en cualquier lado.

Se trata de reclamar al Estado, a quien competa este asunto, tomar las medidas del caso y llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Si no podemos defender a un niño, entonces ¿a quién?

Ese fue un crimen como una violación, golpiza descomunal u ofensa a un infante. En suma, se trata de un crimen de envergadura y graves consecuencias.

No es pertinente ni honesto, explotar el asunto desde la perspectiva de la política. Es necesario castigar ejemplarmente a quienes cometieron tamaña barbaridad.

Allí está la grabación. Es de suponer, por la forma de hablar de los personajes involucrados en ella, que se trata de venezolanos y todo eso pudo suceder aquí. A las autoridades no debe serles difícil dar con los autores de ese delito.

Esperemos que el Estado, no asuma el asunto como una intrascendencia o majadería opositora y, por el contrario, tome las acciones a qué haya lugar. Si nos quedamos en el simplismo de usar el video sólo con fines políticos, exponiendo la figura del niño, estaríamos haciendo lo mismo que los implicados en aquella aberración.

No hay que temer la actitud que la oposición, incluyendo la iglesia, tomarían ante la intervención del Estado; peor para quienes se presenten avalando aquella monstruosidad.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152766.htmlCUS