Irreverencia en la discusión y lealtad en la acción, aún hay tiempo

Sobre el asunto de las candidaturas a las gobernaciones

La historia de la izquierda venezolana está signada por el síndrome del chiripero, la indisciplina y el absurdo del elefante y el sabio ciego. Cada quién se supone dueño de la verdad última y lo que es peor, con una insufrible levedad de lengua se apela a los descalificativos más peyorativos y degradantes contra aquél o aquellos que no captan su abrumadora verdad Veamos:

Como es humanamente comprensible algunos liderazgos regionales consideran inaceptable la decisión del manager del equipo o el timonel de barco revolucionario en cuanto al representante o la representante de la Revolución para el proceso electoral del próximo 16-D. Con razones y argumentos seguramente debatibles con lealtad ellos han tomado decisiones distintas. Creo que el árbol les impide ver el bosque. El capitalismo, nuestro verdadero enemigo, se aprovecha de todas las circunstancias posibles para fragmentar y dividir porque allí está su fuerza. Los muy pocos no podrían dominar por siglos a los muchos sino fragmentando, dividiendo e individualizando a los muchos hasta lograr que empeñados en ver sólo sus arbolitos se olviden del bosque, algo que en virtud de nuestras debilidades ideológicas han logrado con éxito indudable a todo lo largo de la historia.

Peor aún es apelar a la rápida descalificación para quien se atreve a poner en duda nuestra verdad o incluso a quien se atreva a debatirla. Con irresponsable soltura de lengua unos son calificados de traidores, infiltrados e incluso fichas de la CIA en tanto otros lo son de tarifados, adulantes e incluso verdaderos quinta columnas ¡Válganos Dios! Desaparece como por encanto desgraciado encanto- la quinta esencia del debate revolucionario. El debate de las ideas, la persuasión en la discusión y la argumentación teórica dando paso a la descalificación y la intransigencia que abre las puertas al enemigo principal para que este siembre la cizaña que le permita dividir y confundir al pueblo alcanzando así victorias reaccionarias sobre espacios que deberían ser revolucionarios.

El enemigo no es poca cosa. Cuidado con subestimarlo. Ahí está la historia  como un profeta que mira hacia atrás para darnos dolorosas lecciones. Es el mismo enemigo que con sus manipulaciones y confusiones llevó al carpintero de Nazaret a la soledad del Gólgota o al mágico adelantado, nuestro Simón Bolívar al he arado en el mar de San Pedro Alejandrino. Subestimarlo es suicida. Vamos a amarrar los locos donde los haya y debatir con lealtad. Veamos camaradas:

El líder de la Revolución merece más que respeto plena confianza en sus decisiones. Desde que apareció en el horizonte revolucionario aquel 4-F ha tomado, una tras otra, decisiones plenas de lealtad que han traído la nave revolucionaria de la historia hasta cotas insospechadas y admirables hace apenas 20 años. Los aciertos han sido contundentes e innumerables ¿hay quien pueda poner eso en duda?, ¿Qué se ha equivocado alguna vez? ¡Claro que sí! Estamos frente a un extraordinario ser humano pero ser humano y los humanos se equivocan. Ahora, sembrar dudas sobre la claridad y contundencia de las decisiones del capitán del barco es llevarlo al naufragio.

Por otro lado descalificar con gravísimos epítetos a quienes han sido compañeros de luchas por años, sin apelar a la discusión y la persuasión es un despropósito imperdonable que sólo nos causaría dolorosos desprendimientos abriendo un hueco en la línea de flotación del barco y colocar la Revolución toepemente en las fauces del lobo. Tenemos que convertir la consigna de Sin Socialismo no hay Chávez y sin Chávez no hay Socialismo en una premisa de valor absoluto. Porque la Revolución necesita del líder como los humanos necesitamos de oxígeno. De modo que la primera urgencia pasa por esa reflexión sincera y leal, todo lo demás es más que una necedad un crimen. Cualquier decisión que afecte esta necesaria confianza en el líder simplemente destruye y obstaculiza haciendo el juego al enemigo principal.

Es tiempo de anteponer los objetivos sagrados de la Revolución a los nuestros aún si estos nos parecen legítimos. Es tiempo, hoy más que nunca, de llevar hasta nuestro pueblo la seguridad de la savia revolucionaria desde la unidad más allá de cualquier deformación que tendencias reformistas o anarquizadas estén sembrando en el corazón del pueblo. Es tiempo de avivar y remozar la fe del pueblo en la Revolución Socialista y su líder. Es tiempo de no contribuir a las manipulaciones del enemigo de clase.

Quiero referirme así sea en términos muy elementales al caso de un Estado que por infinitas razones me duele: Mérida. Allí camaradas del Partido Comunista de Venezuela, Redes y Tupamaros han decidido que no se calan la decisión del Comandante en su decisión del candidato por la Revolución a la Gobernación la cual como sabemos- recayó en Alexis Ramírez. Se han esgrimido toda clase de argumentos para rechazar esta designación. Quizás podríamos compartir algunos de ellos ¡Cómo no! Nadie es monedita de oro. Al tiempo de este rechazo al candidato Ramírez este grupo de camaradas, respetados y necesarios (aquí no sobra nadie) optan por fracturar las fuerzas revolucionarias vale decir por servir en bandeja de plata el Estado Mérida al fascismo- respaldando la candidatura de Florencio Porras. Porque que nadie tenga la menor duda (Épale Freddy, Peralta, Barreto!) esta división entrega el Estado a las huestes de la derecha más extrema y el Opus Dei. No entraremos como no lo hacemos con Alexis Ramírez- a destacar virtudes o apelar a descalificaciones en Porras, que las hay.  Sólo haremos una pregunta básica, central e ineludible desde la lealtad revolucionaria. ¿Cuáles son los irrefutables méritos revolucionarios hablamos desde la trayectoria,  teoría y la praxis- que posee Florencio Porras cuyo peso es tal que camaradas del PCV, Redes y Tupamaros prefieren herir de muerte el éxito del 16-D antes que privar a la Revolución de su candidatura? ¿Cuáles son los terribles defectos desde la trayectoria, la teoría y la praxis revolucionaria- que adornan a Ramírez de tal magnitud que se prefiere entregar el Estado antes que ponerlo en sus manos? O al revés, como lo quieran.

¡Hay que abrir esta reflexión ya! No hay tiempo y lo que está en juego es demasiado. Que intereses subalternos no nos dividan. Que el capitalismo no nos fragmente una vez más.

¡Unidad debe ser nuestra divisa!

¡VENCEREMOS!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3917 veces.

Martín Guédez


Visite el perfil de Martín Guédez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.