El país ideal y el país que tenemos

En el país ideal después del 07 de octubre ya el 55 % de los electores votantes dejaríamos de ser chavistas ladrones, focas, ignorantes y corruptos y el otro 44% de electores que concurrieron a las urnas dejarían de ser vendepatrias, majunches, oligarcas y traidores para pasar a ser venezolanos y venezolanas todos que más allá de nuestras diferencias coincidiríamos en querer lo mejor para todos y todas y sentir el orgullo compartido de vivir en nuestro país.

En el país real que habitamos la posición que asumimos el día 07 de octubre, al pulsar la opción de nuestra preferencia en el tarjetón electrónico y luego pulsar en la máquina votar, nos condena a ser de los 8.100.000 ganadores junto a Chávez ó de los 6.500.000 de perdedores seguidores de Capriles. Este acto tan simple, pero con una gran carga simbólica, nos coloca en los dos grandes bandos enfrentados pareciera que de manera irreconciliable.

En ese país ideal el candidato reelecto establecería mecanismos de diálogo con dirigentes políticos que lo han adversado y se establecerían acuerdos mínimos con la oposición para impulsar un gobierno acompañado y fortalecido con visiones políticas de distintos signos y tendencias.

En el país real que tenemos el candidato reelecto está condenado a seguir gobernando desde la visión que ha ofrecido a sus seguidores y que después de 14 años en el gobierno le ha dado en estas elecciones la confianza de la mayoría para continuar ejecutando sus planes y programas, rumbo al Socialismo, en respuesta a sus adeptos y seguidores, que somos la mayoría. Los dirigentes de la oposición, si pretendieran continuar siéndolo, están obligados a suscribir proyectos y programas políticos que nieguen en su esencia todo lo que el gobierno promueve, de lo contrario comenzarían a perder la fe de sus seguidores.

En ese país ideal todos entenderíamos, de una vez por todas, que bajo nuestro subsuelo hay tanta riqueza que puede ser distribuida justamente y podríamos suplir las necesidades materiales de todos, encaminándonos a una sociedad soñada de riqueza equitativamente distribuida.

En el país real la confrontación de quienes apostamos al Socialismo, como el ideal de sociedad que debemos alcanzar, contra quienes siguen al modelo de capitalismo a cualquier precio, incluso poniendo en riesgo a la propia especie humana en la Tierra, continuará y el 07 de octubre de 2012 apenas fue un capítulo más de esta historia que apenas comienza.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 748 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152493.htmlCUS