Alternativa Necesaria

Violencia y Criminalidad: …el Cascabel al Gato

Una fábula antiquísima, que se dice es de origen español, (incluso Lope de Vega hizo una versión) refiere sobre la idea que tuvo una colonia de ratones que, para librarse de las garras del gato de la casa, atarían un cascabel (sonajero, objeto que suena) al cuello del felino para que el sonido lo delatara al menor movimiento. La gran disyuntiva que frenó el plan de los roedores fue: ¿Quién le pone el cascabel al gato?. De ahí proviene el conocido refrán.

En torno al tema de la violencia en nuestra Venezuela, el gobierno ni siquiera tiene idea -o tal vez la tiene pero no la aplica- de cuál puede ser ese cascabel que pudiera, al menos, reducir el índice delictivo. Así lo ha demostrado a lo largo de todos estos años.

En todo el país, el auge de la delincuencia ha desbordado la capacidad numérica de los cuerpos policiales ya conformados y hasta del componente de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional Bolivariana. Esto aunado a la total desidia e incompetencia con la que gobernadores, tanto oficialistas como de oposición, han manejado la coordinación policial hasta llevar a las instituciones de seguridad al punto de la inoperatividad e ineficiencia.

Ese cascabel es, sin duda, sacar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a la calle para apoyar las labores de patrullaje y protección a la ciudadanía de la acción atroz y violenta del hampa. Muchos se espantarán y se persignarán diciendo que eso es militarizar al país y que nuestras tropas no están preparadas para las operaciones civiles pero, surge la pregunta: ¿Qué puede ser peor que morir a manos de un delincuente que sin misericordia, ni piedad alguna mata hasta por puro placer? ¿Qué mas justificación para militarizar que el hecho de que a diario hombres, mujeres, niños y ancianos caen abatidos por el hampa?

Indiscutiblemente, nos encontramos en una situación de guerra, la gente buena está perdiendo esta batalla contra la gente mala, la lacra social que no merece le sean respetados sus derechos humanos porque ya han perdido toda sensibilidad humana. Piensen por un momento, cuántos de estos venezolanos que han sido víctimas de la violencia imploraron a sus victimarios para que no les quitaran la vida y sin embargo fueron asesinados.

Y es que la situación ha llegado a niveles tan escalofriantes, que en el algunos casos tras investigaciones policiales la gente llega a la conclusión (y con razón de peso) que muchos homicidios y asesinatos múltiples han sido ejecutados sin causa alguna, es decir, por puro placer de matar, al no existir un móvil que explique estas muertes.

Países que han logrado minimizar la acción delictiva, como Brasil, El Salvador, México, entre otros, han precisado del uso de la Fuerza Armada para sus luchas antidelictivas.

¿Por qué no hacerlo en Venezuela? ¿Por qué ni el gobierno actual, ni la oposición durante su campaña han asomado esta posibilidad tan siquiera remotamente? ¿Acaso gobierno y oposición coinciden en que una acción de esta naturaleza sería antipopular y va en contra de sus intereses electoreros? La respuesta a esta última pregunta es afirmativa.

Sólo el día martes 16 de octubre, la escena dramática se repitió en dos ciudades diferentes del país: Valencia y Los Teques, donde dos personas fueron asesinadas vilmente para arrebatarles el dinero que habían retirado de una agencia bancaria. Y día tras día, sigue en aumento la cantidad de víctimas de esta violencia.

Mi propuesta es esa. Sacar a la FANB a hacer labores de patrullaje y resguardo de la vida y bienes de las personas, así como utilizar los equipamientos y hasta armamentos necesarios debido a que hay armas de gran potencia y de guerra en manos de la delincuencia. Igualmente, aplicar operativos de requisas y allanamientos en los barrios, que es donde se esconden los sujetos de peor calaña.

Estas y otras acciones deben ir acompañadas de algunas decisiones que en el ámbito judicial y legal eliminen las trabas para un eficaz proceder contra el flagelo de la delincuencia, materia de discusión para otros artículos.

[email protected] 

Lcdo. en Comunicación Social.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 670 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152425.htmlCUS