La COLUMNácida

No albergo dudas del triunfo de Chávez,  y menos aún después de ver las concentraciones de Capriles en San Cristóbal (donde resido ahora) y la de su ‘cierre’ en Caracas. No he visto las que ha hecho en Maracaibo, pero sí las que hizo en Barcelona y la anterior en San Cristóbal, donde alcanzó a llenar dos cuadras y media. En las demás localidades y pueblos, de vaina ha llenado una y dos cuadras. En San Cristóbal, en esta última, alcanzó a llenar cuatro cuadras y media, casi cinco. Pero las lentes de televisión engañosamente pretendían indicar un lleno que no existió, y jamás como el que metió Hugo Chávez el pasado 11 de Agosto, cuando plenó esa misma avenida. Fueron once cuadras por el ancho que tiene esa avenida, de cinco canales. Pero el domingo pasado me sorprendió lo que hicieron con esa Avenida Bolívar (en Caracas). Porque prácticamente la ‘redujeron’ al 60 % de su extensión real, al montar la tarima donde la montaron. Y todos, simpatizantes y adversario de Chávez, saben que el Comandante la llena a cada rato, conjuntamente con las calles y avenidas aledañas. El montaje de hoy en Caracas lo utilizaron para engañar incautos o malos ‘lectores’ de escenas de televisión, y para acicatear a los suyos, con el ánimo de mejorar de alguna manera, las cifras de las encuestas. Lo que parece ser válido. Lo que no es válido es que lo hagan engañando con imágenes que distorsionan la verdad.

EL FULANO UNO POR DIEZ

El Presidente debe saber que su pueblo cree en él y lo quiere. De eso está convencido. Por eso ya ni le preocupa que los ‘militantes’ del PSUV arrastren gente o no, con esos mecanismos del uno por diez, o uno por ocho o uno por quince, porque su pueblo se va a volcar el próximo siete de octubre a votar por su líder, el líder de la revolución. Él ha percibido sí, el deterioro de su partido, que por culpa de liderazgos que no son tales, no alcanzó a dar la talla. Por eso las intenciones de reinventar el Polo Patriótico que en más de un sitio fue ‘controlado’ por esos mismos liderazgos fracasados. Por eso aúpa a organizaciones como Redes. Por eso su propaganda, en gran modo, no está asociada al PSUV.  Su gran lema es que Chávez es ‘corazón de pueblo’. Porque está incrustado en el pueblo como un latido imparable que nos conducirá al futuro que muchos queremos, siempre en la idea de que un mundo mejor es posible.

EL PELIGRO DE LA AGRESIÓN EXTERNA

Chávez gana. Eso lo pueden apostar. Pero lo importante es salir a votar masivamente el próximo domingo, para evitar que cualquier diferencia que esté por debajo de los 10 puntos (que sería más que suficiente), sea minimizada por los apátridas de los medios privados (sobre todo privados de escrúpulos), venezolanos, para incitar al aparato genocida estadounidense, al sionismo internacional y a la ultraderecha del planeta (que no son mayoría tampoco en La Tierra, pero sí son culpables de la mayoría de los crímenes que se han cometido y se cometen todavía hoy), a que nos intervengan, nos agredan, al estilo asqueante, inmoral y asesino, con el que arrasaron a Libia y ahora pretenden destrozar a Siria. Los que estamos por el socialismo, por la revolución, debemos salir a propinarle una paliza a la derecha venezolana que solamente se ve numerosa a través del ojo de sus engañosas televisoras, para ir con pie firme hacia el nuevo ciclo que nos aguarda a partir del siete de octubre, con el Plan Nacional Simón Bolívar, de Desarrollo y Consolidación del Socialismo, 2013 - 2019.

POR LO PRONTO CHÁVEZ PRESIDENTE

Cuando hablamos del nuevo ciclo,  no solamente impulsaremos lo contenido en el Plan Simón Bolívar, sino que para echarlo a andar, deben hacerse correcciones y modificaciones tanto hacia lo interno del PSUV, como hacia afuera, hacia las alianzas con organizaciones y colectivos que puedan impulsarlo verdaderamente. Para consolidar el socialismo como única salida que tiene el hombre -y la mujer- civilizados y organizados de nuestros días, para preservar su propia existencia e incluso la existencia del planeta, tenemos que desplazar a aquellos seudodirigentes que nos dejaron en la estacada. Que prácticamente nos traicionaron, que se burocratizaron y que con sus absurdas conductas, mantienen a este proceso siempre en vilo, a costa de ‘ganar’ sus pequeñas batallas (por suelditos y prebendas y mariconerías), mientras el país pierde la guerra contra la burguesía,  gracias a la permisividad y laxitud que protagonizan estos ‘dirigentes’ de pacotilla. De ahí la insistencia del Comandante, como lo viene diciendo y como lo ha repetido en Cabimas, en la idea de que él no ha engañado al pueblo. Por eso el pueblo confía en él y va a votar por él. Otra cosa será votar o castigar a aquellos que siempre parecen trabajar en contra de Chávez, en contra de la revolución, en contra de la patria. Cobra fuerza el llamado de que los que queramos patria, acompañemos a Chávez… cualquier otra opción, sería un engaño. Y sería la ruina de nuestra patria, ya que la pretensión es solventar las crisis de los poderosos  -que el propio capitalismo tiene ahora quebrados-,  y apropiarse de nuestro petróleo, porque parece no bastarle el que le roban a Irak y a Libia…

TODOS POR CHÁVEZ

La descalificación del partido de gobierno, al menos por acá en el Táchira es notable. He estado en reuniones con colectivos interesantes que están ‘patria o muerte’ con el Comandante, pero que -en sentido contrario-,  no quieren ni ver asomarse en los territorios de sus Consejos Comunales a la supuesta dirigencia que tiene el PSUV en el Táchira, en ninguno de los escenarios donde ellos se desenvuelven y hacen política en favor del socialismo. En todas estas reuniones sale el tema del voto castigo hacia lo interno. Es decir, votar por Chávez sin duda alguna, pero castigar al PSUV. En el Táchira el castigo va a estar más repartido: principalmente no van a votar por el PSUV, pero tampoco por el PCV ni por PODEMOS, porque los sienten corresponsables directos de todos los fracasos de una intención revolucionaria que esas organizaciones ayudaron a extraviar.  Y ese será un ‘castigo’ que se hará sentir. Posiblemente le abrirá los ojos a nuestro Presidente frente a voceros mentirosos que lo han engañado por años. Lo otro que contribuirá a entender que lo han engañado totalmente, serán los informes que debe escuchar de boca y pluma (o impresora), de personajes enviados a pulsar la situación en el Táchira, como Tarek El Aissami o el general Rangel Silva. Por acá están llamando a votar por Chávez casi en cualquier tarjeta que tenga su fotografía, pero que no tengan las siglas del PSUV, PCV o PODEMOS. Yo,  particularmente,  le he dicho a la gente que me oye y me lee,  que vote por Chávez a través de la tarjeta del PRT, del  ‘Partido Revolucionario del Trabajo’. En Táchira, la revolución no comenzará a levantar cabeza mientras no se desplace totalmente a la directiva del PSUV, mientras no se desplace a los candidatos autoelegidos a diputados regionales del PSUV y PCV, y mientras no se saque a aquel montón de personajes que están instalados extrañamente en cargos ‘nacionales’, como representantes de ministerios y demás organismos e instancias nacionales, y que no responden a ningún lineamiento gubernamental revolucionario, sino a órdenes personales de aquellos que los promovieron para esos cargos. Vendrán sorpresas. Eso lo apuesto. Si hablamos de consolidar, como está expresado en el Plan Simón Bolívar 2013 – 2019,  tiene  que comenzarse por aquí. Y no para consolidar lo que no existe,  sino para apenas comenzar…  Lo demás sería continuar con el amiguismo, el compadrazgo, la paja y la erosión… es decir: la contrarrevolución.  En el Táchira y desde el Partido Orientación Revolucionaria Socialista  -PORESTA-,  llamamos a votar por Hugo Chávez. Y luego nos veremos la cara en las elecciones regionales con nuestra propia tarjeta y nuestros candidatos, que sí son revolucionarios de verdad-verdad.

PREDICCIÓN

Las estimaciones que he hecho me dicen que la abstención rondará el 19 % lo que se corresponderá con unos 3 millones 500 mil electores que no irán a votar el domingo. Que Chávez obtendrá 9 millones 155 mil votos y Capriles 5 millones 731 mil votos. Y los otros candidatos reunirán unos 14 mil votos entre los cuatro.  Los inscritos en Miami parece que no llegan a 25 mil, lo que no roza ni el  0,1 % del electorado, por lo que por más que griten y pataleen, vayan o no vayan a New Orleans a votar, y por más que todos lo pudieran hacer por Capriles, esa ínfima cantidad no voltea ni a una hoja de papel cebolla. En el resto del exterior, inscritos en embajadas y consulados, no llegan ni a 53 mil electores, o sea 0,28 % del total de inscritos, lo que no voltea ni una hoja de papel bond.

SABOTAJES

¿ Será que veremos sabotajes a los servicios públicos, más continuos y más ladillas en esta última semana antes de las elecciones ?  ¿ A quién beneficia la suspensión de cualquier servicio público ?... se preguntan siempre los investigadores criminalísticos, cuando sucede un crimen. Bajo esta lógica trabajan los saboteadores escuálidos enquistados desde los tiempos de la Cuarta República en empresas suministradoras de servicios. Los han convencidos de que “ese” es su trabajo político, para tratar de desacreditar al gobierno. Si los cortes aparecen con inusitada frecuencia, comprobaremos que son producidos por los enemigos del gobierno que hacen mayoría en esas empresas. Porque al gobierno revolucionario en nada le convienen estos cortes de luz, de agua, de teléfono, pero los de la oposición creen y saben que la gente se molesta con el gobierno del Comandante.

LA  RECTA  FINAL

Desde esta ventana hacemos un llamado a votar por el futuro, por el Comandante Chávez mayoritariamente. Y para continuar con el Plan Simón Bolívar 2013 – 2019, de consolidación de la revolución y construcción del socialismo necesitamos un montón de votos de diferencia frente a la propuesta de la derecha, de forma que tengamos un escudo, una muralla de votos, frente a una posible agresión externa.  Y para efectos internos, también necesitamos una enorme cantidad de votos, que le permita al Presidente afinar la estructura y el entorno del Estado, acabando con alcabalas inútiles como legislaturas regionales, gobernaciones, consejos municipales y alcaldías, que no hacen otra cosa que frenar y sabotear la construcción del poder popular, del poder comunal, del poder en manos del pueblo. Los que quieran patria ya saben el compromiso y lo que tienen que hacer. Llueve, truene o relampaguee, nos vemos en las mesas de votación…!

[email protected] / [email protected]

Twitter: @ManuelRugelesA

 facebook.com/pages/Manuel-Rugeles-A/454529624587562


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1565 veces.

VE