La tragedía de Amuay y el Sebin

(Por un Servicio de Inteligencia de Estado más eficaz)

La tragedia ocurrida en el Complejo Refinador de Paraguaya (CRP), el mayor complejo refinador del mundo, suceso ocurrido por la explosión de nubes de gases concentrados que ocasionó más de una treintena de muertos, es además de una tragedia nacional una oportunidad de pensar con la frialdad del caso para que Venezuela inicie definitivamente un proceso de afianzamiento de una política pública de seguridad y defensa integral de Estado. El Comandante Presidente Hugo Chávez Frías ha sido muy contundente en sus declaraciones con respecto a esta desdicha de Amuay "No descartaremos ninguna hipótesis con respecto a esta tragedia".

El Comandante ha mencionado una afirmación clave para la investigación del caso de Amuay, la palabra hipótesis transita primero por la formulación de una suposición, que es el punto de partida en sí mismo para la conformación de un Sistema de Inteligencia de Estado. Por ello de la cenizas de la desgracia, las oportunidades para afianzar una importante herramienta necesaria para la seguridad de nuestra soberanía como Pueblo, Nación y Estado. El reestructurado organismo de inteligencia venezolano, la antigua Disip, órgano para implantar el terrorismo de las elites en la IV Republica, es hoy un nuevo organismo bajo el nombre del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, nacido el 2 de junio de 2010, como “organismo de Inteligencia y Contrainteligencia interior y exterior”. (Gaceta Oficial número 376.851). El SEBIN es la llamada al frente de los acontecimientos para la entrega eficiente y oportuna de información estratégica a los decisores políticos.

¿Cómo debe estructurarse o re-estructurarse un servicio de inteligencia de Estado?

Un servicio de inteligencia de un Estado debe tener como base fundamental una concepción inmanente como organismo para el Estado – Nación, debe identificarse con su sistema, con el pueblo a quien protege. Desde los años de 1648 con el nacimiento de la figura del Estado-Nación con el Tratado de paz europeo de Westfalia, el Estado debe soportarse bajo un servicio de información multidisciplinario.

Existe tres dimensiones de ejecución para un servicio de inteligencia: La dimensión de análisis, la dimensión de apoyo y la dimensión operativa. La dimensión de análisis es el cerebro del sistema es el alpha y omega del servicio, de ella emana el panorama general y especifico del peligro que no acontecido. Es una analogía de un oráculo moderno que hace uso de metodologías científico – social que validen la información.

Un servicio de inteligencia no sirve, no es útil cuando no pudo predecir el acontecimiento que puso en peligro el sistema. Del análisis se tomará las decisiones de apoyo a los distintos organismos que conforman el Estado. La dimensión operativa es la que ejecuta las directrices en su mayoría de tipo político.

Ahora debemos definir a quien debe responder la creación o reestructuración de un servicio de inteligencia. Un organismo de inteligencia debe responder a un solo interlocutor que es el Estado. Un organismo de inteligencia debe estar al servicio del Estado y no del Gobierno, ¿Por qué?

El servicio de inteligencia de Estado, su único fin es el dar la seguridad a un sistema que tiene como premisa inmanente su propia subsistencia como sistema, es decir a la del Estado mismo, porque ella es la única que garantiza la vivencia de la Nación y a su vez la de un pueblo y su cultura. (La Nación como principio de identidad nacional por Otto Bauer) Por lo tanto un servicio de inteligencia no debe estar al servicio de un gobierno porque seria un servicio temporal, limitado, incluso parcializado como en efecto lo es en la mayoría en los países en desarrollo a excepción de la República de Cuba, Chile, Argentina y Brasil. En estos países los servicios de inteligencias han sido motorizados por una Política de Estado que permanece a través del tiempo producto de un sistema político maduro.

Una política de gobierno responde a un paradigma de espacio temporal limitado es decir a una visión corta distinto a los que se espera de un Estado en su devenir histórico como el garante de la Nación.

“La nación como una comunidad de carácter producida por una comunidad de destino, o bien como totalidad social que a través de una comunidad de destino articula o se integra a los hombres” Manuel García Pelayo de Otto Bauer/1977, Pág. 29.

Ahora expliquemos como funciona un Servicio de Inteligencia. Los servicios de inteligencia se dedican a la comprensión y ser la conciencia de su entorno, esto se realiza por medio de la recopilación y el análisis de la información, sea pública o privada, sea secreta o legal. Por ser el Estado el cúmulo de instituciones que se ha dado el pueblo bajo un concepto soberano, entonces sus acciones son legítimas y transversales en la función de darse los instrumentos que den paz y seguridad ciudadana.

¿Qué tipo de entorno?

El entorno compete a lo estratégico es decir al ámbito Macro – al que atañe al Estado - Nación y refleja una estrategia nacional. También lo estratégico responde a una política coordinada y sistematizada con funciones de análisis lógico que están directamente vinculados a una Política Pública traducida a una política permanente de Estado y no de gobierno y se refleja en dos niveles macros, el nacional y el internacional.

El propósito de un servicio de inteligencia se puede resumir en tres grandes líneas, expuestos también por los documentos de Geneve Centre for the Democratic Control of Armed Forces, ficha DCAF, 2008:

 Proporcionan análisis en áreas relevantes para la seguridad nacional.

 Dan alerta precoz de las crisis inminentes. (Caso Amuay)

 Dan forma a los planes de defensa y operaciones militares.

¿Cómo se genera el producto de un Servicio de Inteligencia de Estado?



La inteligencia hay que entenderla no como un mero resultado sino como el producto de un proceso que genera un resultado definitivo y de consecuencias de impacto y en este proceso es donde también se genera su fracaso como servicio de inteligencia. La falla de algunos de las etapas en la generación inteligencia incidirá en el fracaso de una política de Estado en Seguridad y Defensa (caso ataque de las Torres Gemelas de New York) Esas etapas son:



1. La planificación ()

2. La recopilación ()

3. El procesamiento ()

4. El análisis ()

5. La diseminación ()

Por lo general la falla está entre la recopilación y el análisis de la información el cual debería ser el punto de fortaleza del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional ya que en la creencia popular de que los servicios de inteligencia deben estar enfocados en un aparato eminentemente operativo es decir de funcionarios que ejercen la fuerza, más en el armamento, más en funcionarios motorizados y el despliegue innecesario Es un error típico y fatal. Como veremos más adelante.

Los tipos de servicios de inteligencia se clasifican en:

 Servicios de Inteligencia Extranjera (recopilan, procesan y analizan información acerca de las amenazas evidentes o no de los extranjeros, de otros Estados u organizaciones, como por ejemplos las ONG.

 Servicios de Inteligencia Interna (son los servicios de seguridad nacional con el SEBIN que igualmente recopilan y analizan datos pertinentes a la seguridad interna.

 Servicios de Inteligencia de Defensa Militar (generan inteligencia a la planificación de la defensa y apoyo militar) como lo es actualmente la dirección de Inteligencia Militar (DIM) o el Servicio de Inteligencia Militar de la Armada.

Hay nuevas modalidades de inteligencia surgidas de una realidad mucho más complicada de analizar para el Estado, todo esto surgido desde el quiebre del sistema de seguridad occidental con el ataque terrorista a las Torres Gemela de New York que suscitó el 11 de septiembre del 2001 y que representó un cambio de paradigma en las categorías del análisis y en la re-estructuración de las agencias de inteligencias en el mundo. Estas nuevas modalidades se le denomina Centros Especializados, en donde los servicios de inteligencia se convierten en nódulos de estudios multidisciplinarios y hacen uso de ONG académicos donde los temas de investigación son actuales, modernos poco convencionales como el estudio sobre el terrorismo, el seguimiento a las multinacionales, nuevos armamentos, guerra electrónica (un fuerte del DGI y DGII cubano)

La diferencia de estos tipos de servicios de inteligencia no estriba en el laborioso trabajo de sus analistas (si es que lo disponen en el SEBIN) sino que cada “gaveta” o “cubiculo” donde se generé en estos momentos la inteligencia, trabajen articuladamente en la centralización de la información para un fin en específico.

Es por ello que el servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) sea un sistema que agrupe todos los servicios de inteligencia centralizada en vez de existir una atomización de las mismas. Lo más importante después de la centralización de los servicios de inteligencias es que se preparé al Funcionario Analista de Inteligencia.

Los analistas del Sistema de Inteligencia Norteamericano y en la mayoría de los países europeos no son policías, no son operativos, son universitarios de las mejores universidades de sus países que son reclutados desde las mismas universidades y entrenados para esos fines del Estado.

El SEBIN necesita de profesionales de carreras tales como: Historiadores, Sociólogos, Economistas, Internacionalistas, Geógrafos, Ingenieros en todas sus ramas que puedan dar al Estado una visión amplia y profesional de la amenaza subyacente de la compleja realidad. Obviamente esos analistas deben ser lo justamente pagados para que puedan verse en un futuro al servicio del Estado y no de nuestros enemigos.

(*) Internacionalista y

Especialista en temas de Seguridad y Defensa

[email protected]

4

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1880 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a150297.htmlCUS