Sin corrección de fallas no lograremos consolidar el socialismo más allá de las elecciones

Dando por sentado el triunfo de Chávez en las urnas el 07 de octubre, sin ánimos triunfalistas, pero sí asumiendo  una actitud realista como dice el propio Comandante, nos queda el compromiso de mirar el futuro inmediato y la ardua tarea de seguir corrigiendo fallas, fallas que no son pocas, y que fuera de un escenario electoral una vez corregidas harán posible que nuestro modelo de socialismo sea una verdadera opción de vida para la gente.

  Leyendo una interesante entrevista que compañeros de M-28 le hacen a Earle Herrea (Artilleria Nº 4, pgs. 27 a 30), nos enteramos de un caso donde  cuatro cajeras de un Mercal fueron despedidas por apoyar a los empaquetadores que habían sido injustamente despedidos por “sabios revolucionarios” quienes, según explica en detalle Earle, creían estar interpretando los lineamientos que el propio Chávez dio en un Aló Presidente. Earle se ocupó personalmente del asunto, intercediendo a favor del reenganche de las mujeres y después de varias gestiones uno los “sabios revolucionarios” le manifestó que “ellas (las cajeras despedidas ) pusieron en peligro la soberanía de la patria”, por lo que se justificaba la medida. Earle no aclara que ocurrió finalmente en este caso, pero después de leerlo nos traslada a la situación de las madres procesadoras del Programa Alimentario Escolar (PAE) de las escuelas y liceos bolivarianos y de lo que hace mucho tiempo ocurre con ellas.

Nos referiremos especialmente a las mujeres, y en algunos casos hombres también, que elaboran cada día escolar 3 ingestas desayuno, almuerzo y merienda) por lo que deben laborar, en muchos casos hasta más de 8 horas; es necesario aclarar que todo dependerá de la matrícula de niños, niñas y o jóvenes de la institución para la cual prestan servicios, según sea el caso.

El punto es que las madres procesadoras del P.A.E desde hace varios años están prestando servicios en las instituciones educativas en condiciones deplorables, por decir lo menos, y a pesar de que hace bastante tiempo Chávez indicó, en trasmisión televisiva a la Ministra de Educación para entonces, que debían ser incorporadas a nómina para recibir todos beneficios laborales que le corresponden (salario digno, seguridad social, pagos oportunos, etc.) y hacer justicia con ellas, la situación se mantiene y no se vislumbra su solución en el horizonte inmediato. Funcionarios vienen y funcionarios van y la solución al problema no llega.

De esta forma hemos vistos a muchas de estas madres, que siempre son representantes y casi siempre de varios niños y niñas, irse a venderle su fuerza de trabajo como mercancía al capitalismo (en restaurantes, tiendas o empresas de servicios, etc.) porque nuestra Revolución y nuestro Socialismo no termina de llegar para ellas.

No quisiéramos nunca que estas mujeres pongan en peligro a nuestra patria violentando los derechos sagrados a la alimentación y a la educación de nuestros niños y jóvenes, por el abandono y el olvido en que las hemos dejado.

No faltaran burócratas que en nombre del socialismo se lo enrostren el día que se “arrechen” y decían dejar de ser engañadas por la burocracia de “sabios revolucionarios” que, en la mayoría de los casos disfrutan de onerosos ingresos económicos que la revolución y el socialismo que promueven les garantiza plenamente.   

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1456 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a149838.htmlCUS