Memorias de un escuálido en decadencia

Cínico

¡Hasta cuándo mentimos! Ahora Embajada Radonski dice que él no firmó su programa de gobierno. ¿Ustedes han visto esa vaina? Uno va al CNE y pide el programa que él presentó días después que se inscribió, y allí está su firma, ah, pero él dice que no firmó ese documento, que le forjaron la firma. Carajo, se necesita ser bien bolsa para creer que este pueblo es el mismo, y que se le puede mentir cada vez que a uno le dé la gana. Con razón el dictador canta y declama y ríe y se burla y hace lo que le da la gana con nosotros, porque nosotros no servimos para un carajo. No hay en nuestra oposición alguien que de la cara, la palabra, el gesto, la inteligencia, la honestidad, el talento vivo, y nos diga una vaina con argumentos. Lo único que tenemos es el odio al dictador, que si el candidato es Omar Barboza también votaríamos por él para no votar por el innombrable, como lo llama una colega que da clases en la UCV. 

El cinismo de Embajada Radonski no supera el de Diógenes, porque claro, Diógenes era un filósofo inteligente, el de Embajada es de una nulidad que brinca la cuerda. Es tan evidente. Primero llama jalabolas a los trabajadores de Venezuela, después viene el dictador y le dice aquella catarata de majunche jalabola, que daba pena tanta vaina, pero viene Embajada y se hace la victima como que él nunca hubiese dicho nada, cuando todos sabemos que él comenzó ese peo. En fin, que no podemos cambiar de jinete porque ya las elecciones están aquí, y por eso sabemos que no vamos a llegar primero pero hay que saber llegar. 

Otro peo en el que nos metimos sin ninguna necesidad, fue que en Maracay bajamos a coñazo limpio a un adeco que estaba en la tarima al lado de la gente de Primero Justicia. Aquello bastó para que los chavistas nos jodieran por un tiempo, y hasta Ramos Allup tuvo que salir a decir que “uno no tiene porque estar pegado siempre al lechuguino, perdón, al candidato”. Y ahora los adecos decentes dicen que es la primera vez que AD tiene un candidato tan mediocre, y además, ni siquiera tienen tarjeta en el tarjetón electoral, y eso tiene a los adecos llorando, porque el día del simulacro, la comadre Aleja Gil, cuando fue a votar y no vio la tarjeta blanca allí, dijo “ni de vaina, este tarjetón es de otro país, porque aquí no está mi tarjeta blanca”, y se fue sin votar. 

Y Fracaso Petkoff, el empleado de Guillermo Zuloaga y Nelson Mezerhane, declara y escribe cualquier babosería, y eso nos está hundiendo más porque nadie le cree, y el papá de Margot dice que “si ese hombre sigue hablando paja, yo mismo lo voy a buscar al canal para decirle que se calle”. 

- Quiero sentarme contigo en la yerbita, en la yerbita.- me canta Margot. 

@robertomalaver

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5323 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 [email protected]      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a149772.htmlCUS