Confiamos o erramos

Romper hábitos, superar costumbres. Proceder así en el mundo humano es uno de los retos más difíciles de asumir pues en el fondo, sinuosamente, se mueven tomados de mano los principios de estabilidad y verticalidad, definiendo el qué hacer y -más perverso aún- el cómo hacer.

Esta breve reflexión busca fijar un punto de partida desde el cual mostrar los profundos retos a afrontar cuando se trata de consolidar el protagonismo popular que ordena nuestra Carta Magna. Buena parte de estos retos se han asumido desde la aprobación de la Constitución Nacional en 1999, con sus desaceleraciones y reimpulsos, con sus variados alcances. Mención especial merece la promoción del Poder Popular, principio fundamental del protagonismo democrático y germen del cambio social profundo, sustentable y genuinamente transformador, soportado en el autogobierno y el cogobierno como base del orden social. En una frase: una revolución radical, entendida desde su sentido etimológico, el que llega a la raíz de las cosas.

Así orientados, importantes esfuerzos se han implementado para crear espacio al Poder Popular, abriendo vías hacia nuevas expresiones como por ejemplo los consejos comunales y las comunas, legítimas manifestaciones de un modelo emergente, de una nueva distribución del poder social. ¿Con fallas? Seguramente. ¿Perfectibles? Por supuesto.

En la práctica sería  aquello de enseñarnos a pescar en vez de darnos el pescado, sólo que yendo más allá: debemos enredarnos con el nylon, perder algún anzuelo, aprender cuánta carnada se debe usar y demás gajes del oficio. En definitiva, dar un voto de confianza al Pueblo y aplicar el principio robinsoniano de creer en él, de permitirle inventar.

Mucho se ha hecho; mucho resta por hacer. Esa conciencia que dotaría de aún más poder al Pueblo debe seguir profundizándose, ganando espacios que permitan dar el salto hacia una toma de decisiones colectiva, salto que no es recomendable sino imprescindible para hacer realidad la democracia protagónica y popular que mientras no conduzca a un Poder Popular que asuma decisiones de carácter vinculante, seguirá apenas en construcción.

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1302 veces.