Comandante Chávez: ¡salve la memoria histórica de la Patria!

Uno de los grandes aciertos político-comunicacionales  del Comandante Chávez que sólidamente lo conectó con las clases trabajadoras del país,   ha sido poner en agenda el pensamiento mirandino, bolivariano y robinsoniano. En su accionar político desde que era candidato por primera  vez a la presidencia de la república, Chávez ha utilizado el expediente de nuestra historia, fundamentalmente la referida al proceso independentista,  para darle legitimidad a su proyecto de cambio social. Los primeros frutos de esta   actitud se concretaron en el articulado de la Constitución de 1999, texto en el cual se le dio rango de suprema ley a la enseñanza de la historia.  En la propuesta programática que el Candidato de la Patria  ha ofertado al lectorado en el año en curso, su primer objetivo histórico consiste en: “Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos conquistado después de 200 años: la Independencia Nacional”.    Obviamente, la concreción de este objetivo pasa inexorablemente por una profundización de la conciencia nacional y esto sólo es posible,  si nuestro pueblo  escribe su propia historia-discurso, desde el punto de vista de las clases oprimidas.  La revolución Bolivariana está reclamando una nueva historiografía comprometida con la idea del socialismo. El Archivo General de la Nación y el Centro Nacional de Historia vienen dando los primeros pasos en esa dirección con su propuesta de Historia Insurgente.

Esta idea de rescatar nuestro pasado para convertirlo en materia prima en la construcción de nuestro futuro,  debe enfrentar una crítica situación relativa a los archivos históricos y a las bibliotecas que guardan los materiales documentales originales para reconstruir nuestra historia manifestada en: el peligro inminente de desaparición de todos estos documentos que guardan la memoria histórica de la patria, debido al estado de abandono en el que se encuentran y a la desidia oficial en la conservación y mantenimientos de estas instituciones. Es realmente lamentable el estado de emergencia en el que se encuentran acá en Coro el Archivo Histórico y la Biblioteca “Oscar Beaujon Graterol”; a punto de fenecer por las pésimas condiciones infraestructurales y presupuestarias con las que viene lidiando desde hace tiempo, condenándolos a una  pronta desaparición. El Archivo Histórico de este estado guarda documentos del siglo XVII da gran valía para la reconstrucción de nuestro pasado.

Promocionado por la directora de la Biblioteca precitada, Lic. Candelaria González y por el historiador  Luis Dovale Prado, más el apoyo de los maestrantes de Historia de la UNEFM, en noviembre del año pasado fue introducido en el Consejo Legislativo regional un proyecto de “Ley de Patrimonio Documental del Estado Falcón” con la finalidad de darle fundamentación jurídica a la recuperación, preservación y difusión a todos los materiales documentales que el devenir histórico de este pueblo ha legado a las futuras generaciones. El proyecto fue sancionado por este órgano legislativo en junio del  presente año y luego remitido a la gobernación del Estado para se ejecútese de ley. Sin embargo, cuando nos aprestábamos para celebrar el hecho de que por fin la Revolución Bolivariana comenzaba a ocuparse de la conservación de la memoria histórica de esta entidad, recibimos un tremendo mecetazo al enterarnos que la gobernadora había devuelto el proyecto de ley en cuestión al Consejo Legislativo, para que este organismo le levantara la sanción, pues, según el extraviado criterio de la primera funcionaria estatal, de aprobarse dicha ley se comprometería seriamente el presupuesto del Estado. Esta actitud de la mandante roja-rojita es realmente inexplicable, ya que, paradójicamente, la documentación que hoy reposa en las referidas instituciones, fue salvada durante la Cuarta república, gracias a la diligencia de funcionarios puntofijistas que sí entendieron el valor histórico, jurídico y político de esos documentos. Por lo demás, nos hemos dirigido a instituciones como el Ministerio de Cultura,  Archivo General de la Nación y al Centro Nacional de Historia, buscando apoyo financiero para salvar esta memoria histórica pero nuestro empeño ha resultado en vano hasta el presente.

Comandante Chávez, sabemos que Ud. posee el carisma y el poder suficiente para convencer a los funcionarios de la Cuestión Cultural y hasta nuestra gobernadora para salvar estos viejos papeles tan necesarios para la refundación de la nación; y  de no mover el corazón de estos funcionarios, sabemos que Ud. puede ponerse al frente de tan patriótica tarea, tal como lo hizo recientemente cuando decreto el asfaltado de las calles de Barcelona.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1165 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Humberto Tròmpiz Valles


Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a148040.htmlCUS