Un camino igual al otro

No tratar al menos de entender, que la CULTURA en revolución, es una arma llena de los más poderosos elementos, para ayudar en el difícil camino que toca en una PATRIA como la nuestra con el compromiso de seguir ayudando, sin estar viendo fantasmas en cada uno de las decisiones que nos toquen tomar, como pueblo en construcción .

La cultura revolucionaria no puede estar sujeta a las deformaciones capitalistas, de atender la formación de nuestras bases, que es el sustento de cualquier fundamento serio que en verdad este siendo apoyo para forjar una PATRIA LIBRE.

Estamos convertidos en eventuales con nuestro trabajo cultural; no se puede usar los esquemas capitalistas con el fin de cuantificar, en deterioro de dañar la formación del ser en construcción que viene arrastrando deformaciones que no son fáciles de atender, si la preocupación es solo la asistencia.

Tenemos que prestar una atención especial a lo que conductas retrogradas llaman CULTURA (sin ponernos a cuestionar ninguna) pero si analizar cual sirve y cual no, a los objetivos que estamos planteando en esta propuesta ,que es la garantía y refuerzo en la América que visualizamos como revolucionarios.

Vamos a dejar las pasiones de estar cuestionando las opiniones y afrontemos la verdad de nuestra POLITICA CULTURAL  ¿lo que estamos haciendo es lo correcto?  Es necesario que se tomen medidas distintas en todos los niveles, sin caer en las posiciones de que, los que reclaman posturas revolucionarias son contrarios al proyecto; es necesario tomar el toro por los cachos, vamos a ver si es verdad que lo que estamos presentando está acorde con lo que necesitamos; no estaremos apoyando la mercantilización de los que pretenden convencernos, que lo que hacen ayuda, o nuestra posición se está manejando con los consejos del capitalismo, para evitar que avoquemos la posibilidad de ayudarnos en socialismo.

No se puede decir que todos los esfuerzos son nulos; pero tenemos que direccionarlos hacia objetivos que apoyen y hacerlo con juicio justo de la objetividad y el análisis; hagamos el esfuerzo verdadero y limitemos las bajas pasiones; porque todo el mundo se cree artista, para envanecer el ego, pero la verdad es que no todo el mundo lo es para aportar en la formación y el apoyo para formar multiplicadores

No creo que utilizando los espacios revolucionarios, donde se puede aprovechar para ayudar en la formación, se esté haciendo lo esperado, no se puede estar presentando cualquier CULTURA foránea, donde se hace culto a la alienación y se promueve lo que en los últimos años daño nuestra psiquis y es contraria a lo que necesitamos.
Muestro máximo líder está llamando a enfrentar este flagelo y en nuestro accionar estamos planteando lo contrario, probablemente sin que lo sepa, o a lo mejor con la información, de que captamos juventud; lo  que nos llevara a empezar con el entusiasmo cada elección  y apagarnos otra vez, para tardar más de lo pensado, en construir lo que queremos, porque

PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.

HAZTE CONCIENCIA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 902 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147717.htmlCUS