Nuestro Bolívar Zambo Rojo Rojito

“Aquí, el que no tiene de Congo tiene de Carabalí”

                                                      Nicolás Guillén

Decía Don Miguel de Unamuno por allá en el año 1914; que para el momento del llamado descubrimiento, conquista y colonización de América, España era el país más mestizo de toda Europa. A buen seguro gracias a la proximidad histórica y geográfica precisamente con el continente africano.

Cuentan que una vez entró como una tromba a la casa de su hermana María Antonia el niño Don Simón, gritando que por allí se decía que a los Bolívar les sonaba el tambor cerca… cerquita… les repicaba…les repiqueteaba.

La negra Evarista, reputada conocedora de la pureza de sangre de las familias mantuanas caraqueñas, fue botada de la sala de la casa cuando al preguntarle su ama si los Fulanes de Tal eran blancos, respondió que si… ¿Pero blancos, blancos? Y dijo que si…¿Pero blancos, blancos, blancos? “· A nooo amita, esos tres gorpes aquí no los aguanta naiden”

Tan solo hay que echarle un vistazo a algunos de los retratos de aquellos primeros personajes de la colonia, que atesora en sus bóvedas la Galería de Arte Nacional. Algunos, de autores desconocidos, representaban a prominentes prohombres de la cepa hispana, que eran verdaderos monos en el más amplio sentido de la palabra. Lo cual por supuesto no les resta para nada en solemnidad y preponderancia.

Hasta que se inventó la cámara fotográfica, las imágenes, rostros, cuadros o estatuas, mediante las cuales se recordaba, honraba o veneraba a los personajes importantes o no, no eran más que meras aproximaciones, condicionadas a veces por las destrezas y maestrías de los autores y muchas otras, producto de sus fecundas imaginaciones. Si no ¿queremos una imagen más exacta del patriarca bíblico, que el imponente Moisés de Miguel Ángel? Ese es Moisés y punto, con sus cachitos y todo.

Se dice que Bolívar reconoció como el más genuino de los cuadros que de él se hicieron, aquel que el artista peruano José Gil Castro pintara en su propia casa de la ciudad de Lima. Pero ha habido muchos. Difícilmente un hombre que haya sido pintado de tantas maneras por las manos de su pueblo, de sus niños. Y todos, absolutamente todos, son sus más genuinos retratos. Porque Bolívar está en los corazones y en los espíritus de su gente y sus manos reflejan las más verdaderas imágenes. Ese es Simón Bolívar: un pueblo insurgente.

Guzmán Blanco se buscó un perfil medio “greco romano” y lo acuñó en las monedas. A un artista de apellido Gallo se le ocurrió esculpir un Bolívar monumental, así descamisado… así de medio lado… que para algunos era una versión gay del Libertador. Y por allá está céntricamente ubicado, porque al fin y al cabo qué carajo íbamos a hacer con semejante mole.

Entonces la revolución bolivariana, que ha tomado como punto de partida la desacralización de la figura del Libertador. Que lo bajó del pedestal y lo mantiene cabalgando entre nosotros. Y con su figura señera impulsa el proceso de integración de nuestros pueblos, resolvió tocarlo, destaparlo. Comprobar que los hermanos colombianos no nos jugaron camuñinga con la repatriación de sus restos, para lo cual empleamos lo último de las técnicas genéticas. Y haciendo uso de lo más avanzado de la ciencia moderna, mediante un trabajo amoroso de dos años, arribamos a la más cercana versión del rostro del Padre de la Patria.

Este es el rostro del Bolívar zambo de la revolución. Y ahora haremos cuadros, afiches, estatuas, estandartes, imágenes para los billetes. Ejerciendo el mismo derecho que tanta gente a través de la historia. Sí señor, el Bolívar “afro descendiente rojo” como lo definiera Bocaranda. Así a Simón Alberto Consalvi no le provoque darle ni un besito. ¿Será que Manuela le vio otra cosa más allá de la pinta de mantuano buenmozo? ¿Será que amó al más grande hombre de América?

Una vez más ese propagandista insigne de la revolución que es el Comandante Chávez, corazón de la Patria, los ha puesto a bailar al son que les toca.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1566 veces.