Desde el norte del Sur

Feliz cumpleaños Bolívar

¡Feliz cumpleaños Bolívar! Te lo digo hoy, paradójicamente, un día después de tu nacimiento y justo cuando mi amada Caracas, la que te vio nacer, cumple 445 años. Bolívar, el hombre que libertó América, ¿Qué harías hoy ante nuestra Venezuela? Ojalá volvieras a la vida para contestar esta pregunta. Muchos te invocan, otros te reivindican; incluso, unos dicen ser “sobrinos octavos” aún cuando niegan tu nombre al hablar de Venezuela y de su Fuerza Armada; y lo primero que hicieron, cuando atentaron contra tu patria, fue bajar tu retrato y ocultarlo allá, donde no volviera a verse.

Ayer, una reconstrucción te traía de vuelta. Una foto que dice, presuntamente, como eras en tus últimos años. Bolívar, el Libertador de Venezuela; reivindicado en esa bandera de ocho estrellas que ondea hoy en nuestra tierra... En sus hijos, sus soldados, sus intelectuales. ¿Será que esos que dicen ser tus familiares creen que, haciendo eso, ganarán el corazón de tu pueblo que ya te ve como un padre? Estoy seguro que, si son familiares tuyos, están causando que te retuerzas en tu lecho.

Padre Bolívar, donde quiera que leas mis palabras, solamente te pido que sigas iluminando a Venezuela y a toda la América con tu legado. Que no vuelvas cada cien años, cuando los pueblos despiertan... Sino que vuelvas todos los días. Que vuelvas con cada obra, cada acción. Que los niños de mi tierra ya no te vean como uno mas de los próceres, sino que te vean como el héroe que fuiste. Que, antes de pensar en ser como Superman o GI Joe, piensen “Quiero ser como Bolívar”. Estoy seguro de que ya es así, pero todavía falta un largo camino por recorrer. Bolívar, Padre de la Patria, Padre de todos... ¿Qué nos depara el futuro?

Por ahora, no hay respuesta. Solo nos queda seguir bregando por dejar tu nombre en alto, como debe ser. Solo nos queda terminar de desterrar a los que quieren mancillar tu nombre; incluso, teniendo el atrevimiento de afirmar que son tus “familiares” como si de una nobleza se tratara. Por ellos, te pido disculpas, pues no merecen ni ser tomados en cuenta. Pero lamentablemente, deben ser resaltados para que el pueblo sepa bien quienes son, y a donde no debe permitir que regrese Venezuela.

Por ahora, me despido Padre. Muchas gracias por todo... Que tu espada siga caminando por la América Latina. Me siento afortunado al nacer en esta Tierra de Gracia que llevaste a su libertad y que nunca mas regresará a las sombras del pasado. A ti, te debo el ser venezolano hasta el fin de mis días, y es algo que nunca negaré bajo ningún concepto. Estoy seguro de que algún día, como dijo Allende, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre aunque los grandes intereses económicos sigan intentando regresarte al sepulcro eterno de donde no quisieron que salieras.

Redactada el 25 de julio de 2012.

Twitter: @DanielLara85

Correo: [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 688 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147447.htmlCUS