Nueva arremetida del majunchismo

Acusan a Bolívar de tener un sobrino bobo y otro más bobo

Como regalo de mal gusto Simón Bolívar ha sido sorprendido por un grupo de oportunistas quienes le achacan dos sobrinos, sacados de la manga de un maquiavélico traje, quizás con la esperanza de que el inmortal “tío” los reconociera, por aquel famoso dicho de que  “A quien Dios no le da hijos el Diablo de da sobrinos”.

Si la intención fue dar un regalo la cosa fue recibida mas como una acusación, a la cual Bolívar si pudiera responder diría: “¿Queeee?, a mis sobrinos los reconozco en la mirada, no hace falta pruebas de ADN ni estudios genealógicos yo los reconozco de inmediato al solo verlos y estos dos no son de la camada Bolívar.”; esto traducido al criollo sería algo así como: “no sé qué pájaro echó esos huevos”

Intrigado por el asunto me dediqué a buscar información, consciente de que de todos modos, cualquiera puede tener bobos en la familia, sin que tenga que cargar con la culpa en su totalidad.

La bobería es una decisión personal que no tiene nada que ver con la genética; cada quien decide cuando y como espabilarse, por mucho empeño que le pongan en su formación los padres o responsables del susodicho individuo; mas en estos tiempos donde no da tiempo para estar 100% encima de los muchachos y se corre el riesgo de que se cambien el nombre al cruzar la esquina y se transformen en cosas que uno no desea con el paso del tiempo; mas ahora que con el pretexto de las libertades asumidas como obligatorias, se pierde parte del control en aras de la sagrada intimidad.

Aunque la bobería no es exclusiva de las clases pudientes, es en estas donde más se expande el germen, ¿Por qué?: por la diversidad de oportunidades financiadas conducentes a alimentarla (video juegos, juegos, vicios) por la libertad de amparar el ocio al hijo querido que aun no sabe que será cuando sea grande (aunque ya roce los 30 años), por la facilidad del padre rico a colocar al hijo en el puesto que desee este padre (presidente de empresa, diputado a la Asamblea Nacional); y un sinfín de motivos que pueden hacer que un individuo termine siendo un bobo normal o un bobo inútil o los más peligrosos: un bobo útil.

La curiosidad y la necesidad me llevaron a averiguar de donde salió, semejante acusación al Libertador Simón Bolívar y leyendo una investigación publicada en la Iguana Tv, entendí que La acusación la hace Antonio Herrera Vaillant, presidente del Instituto Venezolano de Genealogía (IVG); un cubano anticastrista, graduado en la Universidad de Georgetown, nacionalizado venezolano, quien fue asistente del presidente de la Organización Cisneros y director de relaciones institucionales de esa empresa, para desde allí dar el salto a la presidencia de la Cámara Venezolana Americana de Comercio; este personaje es gran amigo del también empresario y golpista, Pedro Carmona Estanga, a quien acompañó en su autoproclamación como dictador en Miraflores, luego del golpe de estado contra Hugo Chávez en abril de 2002.

Además, el primer vicepresidente del IVG es Alejandro Alfonzo Larraín Recao, familiar del prófugo Isaac Pérez Recao; ex jefe en el gabinete de abogados Baker & McKenzie de Daniel Romero, redactor y lector del decreto del “gobierno provisional” de Carmona. Larrain Recao, además posee un título nobiliario español de Marqués de Torre Casa, y fue directivo del Banco Caracas BSCH.

Herrera Vaillant cuenta con la colaboración del abogado alemán Kurt Nagel Von Jess, quien fue viceministro de Justicia en el gobierno de Rafael Caldera y presidente de la Academia de Historia del estado Zulia, y Juan Carlos Morales Manzur, siendo director de acervo histórico también del estado Zulia.

Estas personas acusan en nombre del IVG a Simón Bolívar de ser tío octavo y séptimo, respectivamente de los opositores Henrique Capriles y Leopoldo López; quienes, según insisten los acusadores, descienden de hermanos del Libertador Simón Bolívar.

Las conjeturas de Herrera y compañía no constan en el compendio de la genealogía de la familia Bolívar, porque, segun el informe que Herrera Valliant remite a la Academia Nacional de Historia, supuestamente se analiza la descendencia del medio hermano del Libertador, un hijo natural de don Juan Vicente Bolívar, que tuvo antes de su matrimonio con doña Concepción Palacios y Blanco, el cual se llamó Juan Agustín y era treinta años mayor que Simón.

Kurt Nagel Von Jess y Juan Carlos Morales Manzur afirman, que don Juan Vicente dejó en su testamento “doscientos pesos” a un Agustín Bolívar, quien según el documento vivía “en la ciudad de Maracaibo”. El informe incluso dice, que el hijo bastardo sólo fue a Caracas para reclamarle a la viuda del fallecido don Juan Vicente, una porción mayor de herencia.

Relatan, que Juan Agustín se casó Ana María Chacín Mijares y tuvieron a Carlina Bolívar Chacín, madre de Ramona Bolívar, quien fue casada con José Dubuc D'Autan, un corsario francés; su hija fue Corina Dubuc Bolívar quien se casó con Don Fernando Jugo Ferrer; su hija Elvira Rosa Jugo Dubuc se casó con Julio García Sánchez y fueron los padres de Julio García Jugo, casado con María Teresa Arjona Cubillán; su hija Laura García Arjona contrajo matrimonio con Armando Capriles Myerston, quien se casó con Laura García Arjona, padres de Henrique Capriles García, de cuyo matrimonio con Mónica Cristina Radonski Bochenek, nació Henrique Capriles Radonski; quien sería considerado por estos académicos, como sobrino en octavo grado de Simón Bolívar.

Una vez analizado el perfil del acusador y el libelo acusador que expusieron, no hace falta más para saber que se trata de una acusación infundada; es muy probable que este grupo sea el mismo responsable de enviarle al supuesto sobrino de Bolívar un documento forjado de la fuerza armada bolivariana que este publicó en su cuenta twitter, haciendo el ridículo a nivel nacional (a nivel internacional no, porque sus papas se transaron con sus aliados extranjeros para que no divulgaran la metida de parta del bobolongo).

En todo caso, en un supuesto negado que algún tribunal de familia fallara a favor de los demandantes de la familiaridad con el héroe universal, Simón Bolívar no tendría la culpa, en lo más mínimo, de que la semilla de su medio hermano, hubiese degenerado a través del tiempo en un Capriles o un López; eso pasa hasta en las mejores familias.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2773 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147364.htmlCUS