Qué es el Gran Polo Patriótico

Este martes y miécoles en Aporrea y Rebelión, el camarada Reinaldo Iturriza López publicó un artículo con el título: “Gran Polo Patriótico: Una Guía Práctica”[i], cuyo contenido considero pertinente, oportuno y una lectura obligada, principalmente para los que se encuentran ubicados como organización e individualidad en el GPP. La reflexión (Guía) aparece justo en el momento de apertura de la campaña electoral y ella debe ser leída, considerando el devenir del PSUV y no desestimando, que el GPP o este intento de reactivación del polo, se produce en un tiempo que puede calificarse como preparatorio de la confrontación electoral 2012. Es fundamental este tema del GPP y lo es, porque nuestro partido en todo lo que tiene de vida,  su existencia y dinámica ha estado muy cargada por lo electoral  y esto es un aspecto que muestra una fortaleza, pero no deja de ser un factor de debilidad en lo concerniente a uno de los hechos claves en la consolidación del proceso revolucionario. “Esta manera de hacer política” a la que se refiere Iturriza en el artículo, responde un poco o mucho a este hacerse notar a través de la dinámica electoral.

Considerando  las ideas expuestas por Iturriza en este artículo, creo que una primera situación que debe precisarse para entender qué es y cómo debe ser GPP, parte de estar consciente y claro de cómo viene siendo el GPP. Iturriza lo asoma en el punto 1 de su guía, pero esto hay que remarcarlo y ponerlo como referencia para cada una de las caras de la moneda. Es de vital importancia que el GPP entienda qué es y cómo es percibido por la otra cara. Iturriza en su punto 1, expresa una idea sobre cómo debería ser el polo patriótico, señalando o colocando énfasis en lo que no es.

Dice Iturriza, “el GPP no puede ser concebido como un espacio para la promoción de "jefes" o para la disputa por cuotas de poder. [El GPP] surge como alternativa a esta forma de hacer política, y está llamado, por tanto, a constituirse como una referencia que aporte de manera decisiva al ejercicio de una política otra, donde prevalezcan la eficacia política y la calidad revolucionaria, tal y como lo planteara Alfredo Maneiro”. Es preciso y vital determinar, si este “surge como alternativa a esta forma de hacer política”, es una idea de Iturriza o es la razón (verdadera) que dio nacimiento al GPP.

Por supuesto, es razonable y se comparte plenamente la idea de Iturriza López de hacer del GPP, una opción distinta a “esta forma de hacer política”. Iturriza no ofrece muchos detalles, pero hay una forma de hacer política, poco eficaz y de baja calidad revolucionaria. El sentido y objetivo del GPP, desde la perspectiva de Iturriza,  está en convertirse en una genuina referencia de calidad (eficiencia) revolucionaria. ¿La fuerza dominante comparte esta idea?

¿Cómo se produce este salto?

No es fácil, pero tampoco es imposible dar el salto. El aspecto relevante para convertirse en una “genuina referencia de calidad revolucionaría”, pasa por romper el acta de nacimiento del GPP y darse otra. El GPP, hasta dónde sé, surgió casi del seno del PSUV o fue promovido desde el PSUV y nos guste o no, se mantiene como “su criatura” o como un apéndice. Otra manera de expresar esta idea, es reconocer que la vida y actividad del GPP, depende mucho del PSUV y no logra aún tener ninguna autonomía para poder transformarse en es “genuina referencia de calidad revolucionaria”, que el proceso necesita y que el PSUV aunque ha hecho esfuerzo para ello, tiene serias limitaciones.

Por alguna razón, Reinaldo Iturriza coloca la idea que el GPP “no es un espacio para promoción de los “jefes” o para las disputas por cuotas de poder”. Esta idea de “jefes” muestra el trauma que el GPP lleva internamente. Si Iturriza hace referencia a estos “jefes” y a un comportamiento, es porque GPP es un territorio marcado. Es posible que el momento electoral no recomiende una evaluación de la guía de Iturriza, pero entiendo también, que la manera cómo se aborda lo electoral en el proyecto, es de alguna,  la manera dominante de “hacer política” con muy  baja calidad revolucionaria.

Pensemos, que la posibilidad de hacer del GPP algo parecido a lo que propone Iturriza en su guía y más particularmente en su punto 5 y 6, pasa (creo yo) por un sacudón al estilo de lo que nos pudiera proponer un teórico  del psicoanálisis. Espero haya tiempo para que el GPP no entre en una crisis de personalidad, una vez pasado el 7-O. Ser esa fuerza genuina, dependerá más de la Familia del GPP y de la tarea de hacer el corte del cordón. Debe sacudirse al padre; aunque es bueno reconocer, que el PSUV necesita de una fuerza o un GPP en los términos que nos lo presentó Reinaldo Iturriza López.

[email protected]


[i] El Artículo esta disponible en Rebelión http://www.rebelion.org/noticia.php?id=152458 y en Aporrea http://www.aporrea.org/actualidad/a146232.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1396 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a146296.htmlCUS