Que es ser un revolucionario

Lo decía el Che, ser revolucionario es querer en primer lugar cambiar nosotros mismos, de igual manera que la revolución la hacen revolucionarios, cuando esta se corresponde con la utopía de una sociedad justa de mujeres y hombres dispuestos a ser sensiblemente ecuánimes, sencillos, honestos, solidarios en lo social y en lo personal deslastrarse de los vicios propios de la conducta burguesa capitalista como los son: el ego, la avaricia, la envidia, el egoísmo, el oportunismo, la representatividad mal entendida, la mentira, el desplante, la injusticia, el chisme, la idolatría, el juzgamiento a priori, la interpretación fútil y barata, la incomunicación, el uso de artilugios para explicar desacuerdos, la descalificación como método para lograr “avances” en la estructura, en fin podríamos agregar muchos otros adjetivos sin menoscabar otros.

Todos estos, son la antirevolución, los antivalores, los prejuicios adquiridos conscientes o no, que denotan flaquezas, debilidades en el cuerpo revolucionario cuando este es social, los cuales impiden en otros casos, la marcha adecuada hacia objetivos superiores en la construcción de una sociedad nueva. Entonces la pregunta debe ser ¿Qué es ser revolucionario?. El huracán chavista representa una masa aglutinada bajo la dirección y ejemplo del líder, el Comandante. Sería absurdo exigir en tan corto tiempo, calidad revolucionaria a mucha gente, suerte de escuela ideológica que se hace necesaria y útil. Necesaria porque será el bastión en la consolidación del poder y el gobierno y útil, porque es la única manera de identificar el nivel de conciencia. La revolución bolivariana requiere con urgencia convertir el amor hacia Chávez en verdadera construcción de conciencia revolucionaria, ello, solo es posible y hay que hacerlo, inmediatamente luego del 07 de Octubre.

A tales efectos la primera gran tarea debe ser, el gran inicio de la transformación del Estado en su estructura y alcances, no solo la organización sino el compromiso cierto de los funcionarios, porque lo que viene no nos permite cometer errores, si la tarea es construir el socialismo por la calle del medio, sus ejecutores deben estar preparados y a la altura de las circunstancias revolucionarias.

Por otra parte, es de mencionar la relación fraternal entre camaradas, eliminando en lo posible la comunicación a través de mensajes de texto y proceder a rescatar el contacto personal, tan necesario y productivo en la lucha política y social.

Seamos mejores militantes cumpliendo con los adjetivos que sean necesarios y lograremos alcanzar el título de revolucionarios.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1917 veces.