A quien pueda interesar

Cinco objetivos históricos

Toda la gloria del mundo, cabe en un grano de maíz.”

José Martí


El lunes 11 de este mes, pudimos compartir con medio mundo; la inscripción del presidente Chávez, como candidato del Gran Polo Patriótico a las elecciones presidenciales del siete de octubre y en medio de la enorme marea roja llegada de diversas partes del país, recibimos una primicia mundial: la definición para la Historia, de cinco grandes objetivos a desarrollarse en el futuro inmediato, desde la RBV. Ellos son:

Consolidar la Independencia. El presidente lo planteó de esta manera: defender, expandir y consolidar el más preciado bien que hemos logrado ahora comenzando el siglo XXI; para decirlo con el padre Bolívar, ese bien más preciado, no es otra cosa que la independencia nacional. Bolívar lo dijo de esta manera: “Conciudadanos -me ruborizo al decirlo-, la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de todo lo demás, pero esa independencia será la puerta abierta que nos permitirá en el futuro reconquistar y adquirir todos los demás bienes para la patria”.

Mantener la línea socialista, continuar construyendo en Venezuela el Socialismo del S. XXI. Hasta ahora hemos venido construyendo bases, todavía muy incipientes de la vía venezolana al socialismo; para trascender el salvaje y depredador sistema capitalista que todavía impera en nuestro país. Eso tiene que ver no sólo con lo económico, aunque por supuesto lo abarca, tiene que ver también con lo espiritual, lo ético, las bases espirituales del socialismo. La más grande base espiritual del socialismo es el amor… yo siempre he creído, que el verdadero cristianismo es el mismo proyecto originario del socialismo. El socialismo siembra amor, en el capitalismo impera el odio.

El tercer gran objetivo histórico, es convertir a Venezuela en un país potencia, teniendo presente que Venezuela pudo derrotar en este territorio a la potencia que fue España, al imperio español. Mirando más allá de Venezuela ahora, este objetivo tiene que ver con la conformación en América Latina y el Caribe de una gran potencia; tiene mucho que ver con el ALBA, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, con la Unión de Naciones Suramericanas. Los invito a que con nuestros conocimientos, con nuestro amor, con nuestros planes, con nuestra unión, nuestro trabajo, trabajo y más trabajo, convirtamos a Venezuela en un país potencia en lo moral, en lo político, en lo social, en lo económico.

El cuarto gran objetivo histórico tiene que ver con el ámbito mundial, más allá de nuestro continente y nos lleva a seguir contribuyendo en la conformación de un mundo pluripolar y multicéntrico. El proyecto unipolar del imperialismo pretende acabar con este planeta, para decirlo con Bolívar, necesitamos el equilibrio del universo y para ello debemos mantener los portones abiertos; que Venezuela siga jugando hoy, el papel en la nueva geopolítica internacional en la que hemos contribuido en algo: la OPEP, las relaciones bilaterales de Venezuela con Rusia por ejemplo, con China, con Irán.

El quinto gran objetivo histórico tiene que ver con un tema que va mucho más allá de lo ecológico y es político, es ético; tenemos que seguir contribuyendo de manera más firme, con la salvación de la vida en este planeta y la supervivencia de la especie humana en la Tierra, la cual está siendo amenazada por el sistema destructivo del capitalismo. Tenemos que tomar mayor conciencia de este problema y hacer mayores esfuerzos para contribuir con la salvación de la vida en este planeta y la supervivencia de la especie humana que está amenazada en el mediano plazo. Nosotros que somos país petrolero, debemos desarrollar fuentes alternativas de energía (solar, eólica), frenar el derroche de combustible, el derroche de agua, de recursos naturales, cuidar los bosques, seguir adelante con la Misión Árbol, cuidar la naturaleza, los bosques, la fauna, los ríos, los mares y la Pacha-mama o Madre Tierra.

Considerando que el presidente Chávez tiene una enorme inteligencia y sagacidad, lo cual ha sido su catapulta para brillar en el ámbito mundial como líder emergente del “Tercer” Mundo; motivó una gran satisfacción en lo personal, el darnos cuenta de que tenemos una visión mundial compartida, a partir de la realidad venezolana actual... Dicha satisfacción crece, al poder mostrar una evidencia física de ello. Se trata de nuestro libro (en prensa) “Cuestionamiento indiano al paradigma de La Bastille”, en el cual nos preguntamos: ¿Fueron criminales los aborígenes de Abya Yala, al matar europeos en defensa propia? ¿Lo fueron los africanos, en medio de las cacerías de esclavos? ¿Es necesario inmolarse, en nombre de una superioridad racial? …y hacemos afirmaciones como la siguiente:

“Insistimos entonces en que el american way of life, es el verdadero terrorismo y por lo tanto, debemos perseguirlo como a la lepra. El consumismo es la moderna peste y la propaganda es su vector.”

También proponemos al cultivo de café y cacao en la franja intertropical, como herramientas geopolíticas del Sur y la creación de una Southern Board of Trade; así como un bono petrolero para subsidiar las materias primas vendidas por el “Tercer” Mundo y afectadas por la Ronda de Doha, a pesar de la Resolución Nº 1803 de las Naciones Unidas. Esto último sería un aporte para-fiscal, similar a la Tasa Tobin; como una fuente para el Fondo Verde Climático de 100 mil millones de dólares, aprobado en Cancún durante la COP-16.

 

Nos alegra mucho, tener adelantado algo del aporte que nos pide el presidente; en cuanto a fortalecer desde abajo, el conjunto de propuestas que ha dejado para la Historia. Lo ofrecemos para someterlo al necesario debate y esperamos que sea de utilidad, aunque solo sea en Biscucuy, donde un homónimo nuestro probablemente sea el abanderado del GPP, a las elecciones de la Alcaldía. Con gusto debatiremos sobre esos Cinco objetivos históricos.


*Caficultor bolivariano, campesino con postgrado, contralor social / e-mail: [email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2122 veces.