Opinión i Política

Las estupideces de la oposición no es pura brutalidad sino ignorancia


 
Roberto Jiménez Maggiolo

La profunda ignorancia es la que

  inspira el tono dogmático: el que no

  sabe  nada cree enseñar a los demás

  lo que acaba él de aprender.

                La Bruyére

         Mis lectores habrán notado la ausencia o poca frecuencia de mis escritos en los últimos meses, pero como anoté en uno de los dos que publiqué, han sido mis problemas del correo electrónico (email “jaqueado”), mis achaques  de salud, escuchar a los pre candidatos la MUD i a sus “asesores”, otros tropiezos con la computadora i la indignación que me produce no la brutalidad i la estupidez de los mismos, aunque sí los hai bien brutos hasta en los diputados de la oposición  (algunos incapaces i sin méritos para llegar al Parlamento) , porque hice diferencia entre la brutalidad i la estupidez, puesto que son muchas veces “letrados” de la oposición oligarca e imperialista,  los que alarman con sus intervenciones públicas; o también la indignación que produce,  escuchar –por ejemplo a Pablo Pérez o a María Corina− por la desfachatez con la que mienten, las cifras que presentan i la inmadurez de su pensamiento político. Los restantes, peor, así esté creyendo una antigüedad corrupta como Diego Arria, que él es el más experimentado de todos; o fuera de los paranoicos que unieron sus destinos, observar las ridiculeces de un pordiosero de la política, como Pablo Medina.

      De Pablo Pérez, un verdadero desconocido para maracaiberos i zulianos llegado a la vida pública como un simple segundón, un apagado servidor i un pésimo funcionario, del gobernador más gris, de un auténtico analfabeto cultural i de paso deshonesto i corrupto que haya pasado por la presidencia o gobernación del Estado Zulia. Un mediocre con todas las “credenciales” que señala José Ingenieros en su obra El Hombre Mediocre. I al considerarlo así, por lógica acepto lo que este autor argentino dice categóricamente. Un mediocre para mantener una posición de mando o de poder en la sociedad, tiene que escoger i rodearse de hombres más, pero mucho más mediocres que él. Es su “garantía” de no ser adversado desde adentro o de ser traicionado. Por eso califiqué a Pablo Pérez de inmaduro, o acordándome de un sobrenombre popular de alguien de llaman “tequeño crudo” (por el físico), dije que este insignificante gobernador que tenemos me parecía crudo en la política (i crudo por dentro), i no teniendo credenciales intelectuales ni ciudadanas  de valor, es razonable que aspirar a ser candidato presidencial le falta, hasta como abogado que es,  muchísimas cualidades hasta para secretario de una oficina pública menor. Por eso, de una timidez anterior i un léxico pobre i  poco sonoro, ha pasado a ser un aguerrido dogmático i gritón, repitiendo cosas que le indican repetir como un loro, queriendo presentar un país que solamente él, no ha visto cambiar radicalmente en positivo,  ofreciendo cifras de desastres que las inventa peor que la misma María Corina, parece que el maestro común en matemáticas i estadística, es Julio Borges, un escuálido que debería estar confinado en prisión por orden de las atormentadas Academias de Matemáticas. Algunas todavía discuten, cómo pudo visitar i conversar con unas de 100.000 familias al año. Realmente es una vergüenza que un “asomado” como Pablo Pérez, que no sabemos si había ejercido la profesión, visitado un tribunal o realizado un post grado siquiera de historia patria o sobre El Libertador, hable con desfachatez de la vida política e histórica del país, habiendo desempeñado una gobernación con miles de deficiencias, arbitrariedades i desacatos a las leyes, i  pueda siquiera, ser pre candidato a unas primarias, para las cuales ha hecho una campaña “presidencial” costosa, ridícula i torpe, abandonando sus supuestas funciones de gobernador, aunque sepamos de antemano que no llegará a nada. I para promocionarlo, hasta el diputado adeco que llamamos “Caimán Dormido”

ha abandonado su curul en la AN, para como jefe de los nuevos adecos (UNT) hacerse cómplice de promocionar una nulidad como político, i enerva escuchar a su pupilo, hablar estupideces sobre lo que hará como presidente o criticar cosas de Política Internacional de lo que tiene ni nociones.

      I, en cuanto a María Corina, es mujer, todavía niña caprichosa, aunque su rostro no es de señorita, sino de una mamá con tres hijos que deben ser mayorcitos, pues se dice que estudian en París (¡Cómo podrían pisar un colegio, liceo o universidad de este país que se cae a pedazos!), me pregunto si la inestabilidad del hogar i la lejanía de la prole, se debió en gran parte a su hábito de mentir, de exagerar, de ver irrealidades i de despreciar a la patria, a su pueblo, así ahora suba al Metro, monte a caballo, visite barriadas o pueblos o bese viejitas i niños o niños. Los viejitos no, porque le parecen más desaseados i fétidos i tendría que limpiarse con una toalla húmeda. Esta señora compite con todos los demás de la Mesa de la Ultra Derecha, en cuanto a falsedad, odio, rencores i esa enfermedad ya crónica pero con brotes agudos que es el antichavismo. Allí no hai ideología, doctrina, disciplina, religión, moralidad ni ética, i si puro desprecio por el pueblo que siguen considerando la masa, los pata en el suelo, los excluidos, la chusma, pero tienen el cinismo de fingir, mientras buscan un voto o anhelan un cargo. El fin último, enriquecerse a como dé lugar, vender la patria i amar al imperio. Cuando consigo, una persona como ella que, pese a su supuesta educación europea (Lausana, en Suiza según dicen), ser ingeniera industrial (los ingenieros son mucha veces el gremio que menos lee) i haber viajado i por supuesto leído muchos periódicos i libros en otros idiomas, que cometa un error (¡horror!) de escribir sobre el verbo “responsabilidad”, me impresiona como un ser que no tiene bases de instrucción i que lo que se lee más adelante cuando pasan los años (i ella está llegando como dicen “al medio cupón”) a que lo que se estudia queda fallo i en consecuencia es posible comer gato por liebre. Esta señora, además, es un ejemplar típico de nuestra oligarquía vana,  que solamente interesan los negocios i por supuesto el dinero. Lo humanístico, es como algunos  estiman de la filosofía, pura paja. Su doctrina, anti filosófica,  es capitalista, i hablar de Capitalismo Popular es un soberbio disparate, así lo haya dicho la Dama de Hierro de Inglaterra, (la Pérfida Albión), Primera Ministra  Margaret  Thatcher;  la que humorísticamente prohibió la minifalda porque a ella se le verías, las esféricas velludas.  Capitalismo i Popular es una antinomia legal i racional principalmente. Eso no existe ni existirá. Es de esas mentiras extrañas que inventan los políticos, para falsear la realidad con aparente elegancia, i peor aquí, con la chabacanería que María Corina lo dice i ejemplifica, diciendo que un zapatero remendón, un limpiabotas o un buhonero, bajo su gobierno, los va a hacer no solamente pudientes, sino capitalistas. Yo quisiera ver qué biblioteca tiene esta señora embustera por antonomasia, i si algunos libros los ha leído u hojeado.

      Sin embargo, en esta señora de boca mui amplia, par que las mentiras salgan con toda frescura, públicamente i con el afán de convertirse en heroína, en la Asamblea Nacional ofendió al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, hablando de las expropiaciones que según ella se han hecho no de acuerdo a las leyes sino de manera arbitraria, consideró que todas ella eran un robo i el presidente como primer responsable, por consiguiente un ladrón, porque parece que en las leyes es algo no contemplado. Hasta el momento, creo que todas las expropiaciones se han efectuado de acuerdo a las leyes, con la debida indemnización i por motivo de utilidad pública, aunque hai casos en los que las expropiaciones recaen en bienes poseídos ilegalmente, como en los grandes latifundios. Además, la Sra. Machado debería recordar las expropiaciones masivas que se hicieron en Maracaibo, cuando se acabó con el Saladillo, para hacer el paseo Ciencias.

      Empero, en un país democrático como el que tenemos, una de las democracias más completas i verdaderas del mundo, ha tenido  el derecho de reclamar en términos racionales i civilizados, no ofendiendo a la primera autoridad de la nación, lo que según el Código Penal todavía vigente a pesar de su antigüedad como el Código Médico Forense que data de 1878, el irrespeto al presidente de la República estaba o está de otro modo (en el nuevo Código que se modifica) sancionada creo que con un mínimo de 6 meses de prisión i multa (Art. 148), i aunque no se especifique ahora, de todos modos es una falta grave ciudadana o humana, por lo cual estuve totalmente de acuerdo con la diputada Sra. María León, quien le dio una lección de civismo, moralidad i ética, lo que corroboró sin aceptar sanción alguna, la caballerosidad i la decencia del presidente Hugo Chávez Frías, su presidente señora Machado, quiéralo o no lo quiera. Por eso, porque usted como persona demostró poca educación i civismo, i al presidente le sobre bondad, amor i humanismo, usted todavía sigue libre para mentir desaforadamente. Usted no es una chica modelo porque las patas de gallo i las arrugas del entrecejo la denuncian, pero aprenda a ser una persona humanitaria i decente; de Pablo Pérez, es poco lo de esperar con esta recomendación. A ambos les viene bien el pensamiento de La Bruyere: todos dos tienen el mismo tono dogmático de querer enseñar a los demás, lo que acaban de aprender... ¡I de política i de humanismo que poco acaban de aprender!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1957 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a138330.htmlCUS