Sobre los Concursos en el Inpsasel:

Repuesta al Profesor Nestor Ovalles

Recientemente el Profesor Nestor Ovalles, Presidente del Inpsasel, saco un remitido público con fecha 25/02/2011, sobre el beneficio que traen los concursos para optar a cargos públicos, para los trabajadores de la institución.

Es indudable que el hecho de presentar un concurso después de 9 años de trabajo para optar por una estabilidad laboral y por los beneficios que posee el funcionario público es un logro y un triunfo, para cualquier persona contratada dentro de la administración pública y no un premio como lo menciona el Profesor Néstor Ovalles.

Por otro lado queremos dejar constancia, que lo de los concursos no es una dádiva, ni un regalo de la actual gestión, es la respuesta a años de lucha para obtener este derecho, que durante muchas administraciones anteriores les fue negado a los trabajadores del instituto, reconocemos entonces que es un logro, sin embargo con lo que no estamos de acuerdo es en la forma que se realiza dichos concursos.

Por eso diferimos totalmente cuando en el comunicado público de la página de la institución Ovalles dice “Quienes entendemos esta lucha, nos inscribimos en este proyecto, allá quienes antagonizan. Pero, tampoco hay retaliación política, no hay factura que pasarle a nadie. Lo de retaliación política es una infamia más dentro de esa campaña” Ya que realmente la crítica que hacemos es el método utilizado para sacar a compañeros y compañeras del Inpsasel.

Al contrario, pensamos que el proceso está marcado por una profunda retaliación política y personal en contra de algunos trabajadores y es más, eso queda claro en la forma como se está implementando el proceso de los concursos. Ya es un hecho público y notorio, que el Inpsasel le está pidiendo la renuncia al personal que va a asistir a los concursos, para poder participar en los mismos, además si tomamos las palabras dichas por Ovalles en el comunicado donde dice “Este concurso de cargos garantiza estabilidad laboral a los trabajadores y trabajadoras, pero se debe entender que tampoco deben constituirse en patente de corso, ya que los cargos de carrera están regidos por la Ley del Estatuto de la Función Pública”

¿Pero en qué parte de los Estatutos de la Función Pública o en cualquier otra ley se le exige a los trabajadores a renunciar a su condición de contratados de más de 8 años para ir a concurso? Si es que existe esa ley o esa jurisprudencia sería muy bueno que el Departamento Legal y la Dirección de Recursos Humanos de la Institución la dieran a conocer al público y en especial a los trabajadores, los sindicatos y los Delegados y Delegadas de Prevención, ya que hasta ahora para nosotros es desconocida.

Ahora bien lo grave de todo esto es lo siguiente, a los trabajadores que van a concurso se les pide o mejor dicho, según nos comentan los trabajadores, les solicitan que renuncien precisamente luego de presentar para el concurso y antes del período de prueba o evaluación, bajo el subterfugio, de que no pueden tener dos cargos administrativos, entonces nos preguntamos, ¿A Cuál cargo se les pide que renuncien? Si de hecho aún no tienen el nombramiento del otro cargo por el que están concursando, es decir, es un burdo engaño a los trabajadores que fueron de buena fe al concurso optando por su estabilidad laboral, nos preguntamos entonces ¿Es eso legal, está apegado a la Ley del Estatuto de la Función Pública, como lo plantea Ovalles?, a todas luces es así y de allí nace nuestro reclamo del mal método y de la forma en que se hicieron las cosas.

Para reforzar el párrafo anterior podemos decir lo siguiente, de los 574 trabajadores y trabajadoras que participaron en el concurso, sólo a 321 se le solicitó la renuncia, de estos 321 solo 21 reprobaron el periodo de prueba, ¿pero cómo fue este proceso?, ¿Ese proceso de selección quedó a la discreción de los Directores de las Diresat?

Pero también hay un detalle que falta comentar, que es el siguiente, aunque usted no lo crea estimado lector causalmente los 21 funcionarios contratados, algunos estando en está condición de contratado desde el inicio de la institución, salen de las Direcciones Regionales de Salud de los Trabajadores (Diresat) donde los Directores y Directoras fueron colocados por la gestión del Profesor Néstor Ovalles.

Ahora bien en este período de prueba salieron inspectores fundadores del Inpsasel, compañeros que tenían hasta 8 años de servicio, aunque también salieron inspectores con mucho menos tiempo, sin embargo nos preguntamos, cómo es posible que a una o varias personas, que ocupaban el cargo de inspectores de la institución que regula los procesos de salud y seguridad laboral desde sus inicios, es decir desde hace 8 años, los consideren incapacitados para ejercer la tarea que han venido desempeñando desde el nacimiento del instituto, en 30 días. Peor aún, quien garantiza que esta nueva directiva de las Diresat, tengan el nivel y el conocimiento técnico para evaluar a estos compañeros y compañeras. Cuando causalmente los que reprobaron tenía 8, 7, 6, 5 años y menos tiempo de contratados, pero sin embargo el que menor tiempo tenía en funciones, poseía más experiencia laboral y de campo del que lo evaluaba. Entonces si pensamos que hay retaliación política y personal.

Por otro lado, no es una campaña en contra de la dirección de Ovalles y de sus directores más cercanos, se trata de los métodos que usan, de la forma en que se ataca a los trabajadores, de la cacería interna de brujas, es el típico “macarthismo” es decir, se ha instaurado la cultura de la persecución, del pateo y del terrorismo laboral. Cultura por demás característica de muchos de los dirigentes de la Federación Socialista Bolivariana de Trabajadores (FSBT) como se puede evidenciar en casos como el de lo ocurrido en Guayana (Orinoco Iron con sus delegados de prevención, Sidor, y el más emblemático Rubén González) entre otros casos de actuaciones de dirigentes de la FSBT, como la triste época que tuvo el pueblo trabajador venezolano cuando José Ramón Rivero fue Ministro el Trabajo.

En ese sentido es totalmente cierta la campaña en contra de los métodos y de las prácticas de esta dirección, pero nos vemos en la necesidad de aclarar que esta posición se toma ya que este accionar de la directiva del Inpsasel, en nada responde a los intereses de los trabajadores del instituto y eso queda demostrado cuando cercenan el derecho legítimo de los trabajadores y trabajadoras a la participación.

Ovalles también plantea en el comunicado sacado por la página del Inpsasel lo siguiente, “El Inpsasel es un solo proyecto: la lucha por la seguridad y salud en el trabajo, subrayó. “Quienes entendemos esta lucha, nos inscribimos en este proyecto, allá quienes antagonizan. Pero, tampoco hay retaliación política, no hay factura que pasarle a nadie. Lo de retaliación política es una infamia más dentro de esa campaña”.

El Inpsasel es una herramienta para la clase trabajadora y no mecanismo para el proyecto político de un grupo en particular o de individualidades”.

Estamos de acuerdo en esto, el INPSASEL es un solo proyecto y así trataremos los trabajadores que militamos por la seguridad y la salud del pueblo trabajador dentro y fuera del Inpsasel de Mantenerlo. Debemos recordar en este punto a los lectores, que el Inpsasel nace como el resultado de una serie de luchas, movilizaciones y presiones ejercida por los trabajadores del país, es decir es una conquista de los trabajadores y las trabajadoras venezolanas, luchas en las que por cierto no estuvieron ni Ovalles, ni ninguno de los actuales dirigentes de la FSBT, por lo cual cuesta entender, si realmente Ovalles conoce lo suficiente del tema de salud y seguridad laboral y más aún si conoce realmente el proyecto de lo que es el Inpsasel, el cómo nace y para qué nace.

Sería muy bueno aclarar esto, ya que se le toma la palabra empeñada por él en el comunicado y, la cual respaldamos abiertamente diciendo que efectivamente el Inpsasel, no es un proyecto, ni debe ser un proyecto para servir a ningún grupo político, menos a la FSBT que tanto daño ha causado a los trabajadores del país, situación que se puede comprobar nada más y nada menos que haciendo un seguimiento del triste paso de José Ramón Rivero por el Ministerio Popular para el Trabajo y la Asistencia Social, de la situación de Guayana y ahora el accionar de Ovalles, repitiendo los métodos en el Inpsasel.

Ya para terminar, sería bien interesante que la actual directiva del Inpsasel explique algunas cosas, ya que su presidente afirma que el instituto no debe servir a los interese de ningún grupo político, realmente creemos que al contestar algunas preguntas simples y sencillas se definiría en gran medida si la actual directiva del Inpsasel sirve a los intereses de los trabajadores y del país como lo exige el presidente Chávez o hace otra cosa.

Por eso nos preguntamos, ¿Por qué el Inpsasel engavetó el reglamento parcial que se discutió en el año 2009 que comprendía todo lo relacionado con los Delegados y Delegadas de Prevención y que fue discutido con la clase trabajadora agregando a este sus aportes?

¿Por qué sucedió lo mismo con la lista de enfermedades ocupacionales?

¿Por Qué la formación de los Delegados y Delegadas de Prevención fue eliminada del POAI?

Ahora bien, si nuestro Comandante Presidente plantea en cada ocasión que estamos en un país obrerista, que los trabajadores son sumamente importantes para el proceso, por qué razón se elimina la formación y la participación de los mismos con estas decisiones.

Nosotros podemos entender que el Inpsasel actualmente no está bajo la dirección del Dr. Francisco González, que fue el primer presidente de una institución del gobierno revolucionario que abrió los libros y las puertas de la institución a la contraloría social, pero nos imaginamos también que no pretenderán que guardemos silencio como trabajadores, cuando se desmantela un instituto que fue una conquista de los trabajadores del país.

Por eso peleamos, por eso criticamos al profesor Ovalles, porque éste es nuestro derecho, porque asumimos las palabras del Comandante Presidente y hacemos contraloría y por eso decimos que si fue un proceso amañado, con retaliación y en contra de algunos trabajadores en específico, trabajadores y trabajadoras que no sólo están desde el inicio del Inpsasel, sino que también crearon los cargos y le dieron sentido y direccionalidad. Cargos que después de 8 años de servicios, usted piensa hacernos creer que no estaban en condiciones de ejercer. De ser así habría que cerrar el Inpsasel, cuidado si no es esto lo que quieren.

De hecho me pregunto qué harían los abogados de las patronales si se enteran de esa situación, es decir, el funcionario que me multó, que cerró, que le dio ordenamientos a mi empresa, según ustedes mismos como instituto no estaba en capacidad de ejercer el cargo, por lo tanto exigimos una reparación por los gastos y las situaciones ocasionadas en esos procedimientos. Realmente no sé si se pueda hacer esto ya que no soy abogado, pero sería una situación bien interesante y más aún sería ver si la directiva actual del Inpsasel tendría capacidad de dar respuesta a esta situación hipotética.

Lo único que podemos tener claro es que gracias a esta situación, los niveles de estrés dentro de los funcionarios de la institución están muy elevados, que los trabajadores que paga el Estado venezolano para que defiendan nuestros derechos laborales a nivel de salud y seguridad laboral, en contra del acoso y del terrorismo laboral, hoy sufren en carne propia esta situación y que un concurso el cual debería de darles expectativas de futuro y estabilidad, sólo les causa temor y zozobra, al saber que pueden perder su sustento por retaliaciones políticas y personales.

Podemos decir sin temor a dudas, que los concursos tan apegados a la ley y los buenos procedimientos como lo plantea el presidente del Inpsasel, sólo atentan contra la salud mental y la estabilidad emocional de los trabajadores del Instituto. Si esto está pasando en el Inpsasel, sólo nos queda preguntarnos a los trabajadores tanto públicos como privados, ¡Oh y ahora quién podrá defendernos!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2436 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a119794.htmlCUS