Venezuela y las metas del milenio

Es mejor medir el bienestar de los pueblos con objetivos  que con adjetivos.

En la Cumbre del Milenio del año 2000, fijó  la ONU  los Objetivos de Desarrollo  del Milenio, metas concretas y cuantificables a ser cumplidas por los gobiernos antes del 2015.  Para 2008 ya  Venezuela había superado ampliamente seis de ellas. Vale la pena verificarlas.

1.ERRADICAR LA POBREZA EXTREMA Y EL HAMBRE

El Producto Interno Bruto de nuestro país (PIB) para 1998 era el el equivalente de 42.066.487.000 bolívares actuales; para 2009 casi se duplica en 56.022.729.000. Ello no ocurre por azar: contribuyen decisivamente la lucha contra la privatización de Petróleos de Venezuela S.A y una firme política de defensa de los precios en la OPEP.  Pero más importante que el monto es cómo se lo aplica. Para 1988 se destinaba sólo un 8.4% del PIB para el gasto social; en 2008 se le dedica el 18.8%. Entre 2004 y 2010 PDVSA aporta en forma directa el equivalente de 61.369 millones de dólares al desarrollo social. Gracias en parte a ello la pobreza extrema baja de 42,5% en 1995 a 9,4% en 2007, y la relativa de 50,4% a 33,7%. El Índice de Gini de desigualdad en ingresos de los hogares desciende de 0,4865 en 1998 a 0,3928, lo cual nos convierte en el país con menor índice de desigualdad en la América Latina capitalista, y el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas, que en 1998 nos situaba en 0,691, para 2007 nos eleva al Rango Alto de Desarrollo Humano con 0,878.

Para 1998, cada venezolano consumía 400,56 kilos de alimentos al año; para 2009, consume 499,76, un quinto más. Para 1998, disponía de un promedio de 2.202 calorías diarias; para 2009, de 2.790, superando ampliamente el promedio de 2.200 calorías que se consume en África, Asia y América Latina.

La tasa de desocupación se situaba en 11 % en 1998, y desciende al 7,5% en 2009. El salario mínimo a partir de 100 en 1998 casi se decuplica en 1.224 para 2010, y con el añadido de cesta ticket alcanza a 2.199,  magnitud veinte veces mayor y que rebasa el valor de la Canasta Alimentaria Normativa, que se sitúa en 1.270. A pesar de la  persistente inflación, estos incrementos son resonantes triunfos contra la pobreza.

2. LOGRAR LA ENSEÑANZA PRIMARIA UNIVERSAL

A fines del siglo XX, se proyectaba una privatización del sistema educativo que lo hubiera hecho inaccesible a la mayoría de los venezolanos. Pero el gasto educativo saltó de menos del 3% del PIB en esos tiempos,  al 5,4% en 2000  y al 6,3% en  2008. Gracias a la Misión Robinson, Venezuela alfabetiza 1.678.671 personas para 2009 y erradica el analfabetismo. En 1990, sólo 39,96% de los niños asistían al preescolar; en 2008 concurre más del doble,  el 84,8%. Para  1998-1999, sólo el 53,41% de los niños en edad escolar asistía a la educación inicial pública; para  2008, lo hacen el 84.8%. No sólo se les garantiza la educación gratuita: para 2008, unos 4.055.135 alumnos del sistema de Educación Básica son atendidos por el Programa de Alimentación Escolar, un incremento de casi el doble desde 1999. En 1988 sólo el 18% de los jóvenes estaban matriculados en el sistema educativo, para 2008 es el 42,37%. En la última década el gobierno ha creado 15 nuevas universidades; La matrícula  universitaria se duplicó de 894.418 educandos en 2000 a 2.109.331 en 2009. En Venezuela estudian 9.329.703 personas: uno de cada tres venezolanos; la inmensa mayoría de los establecimientos en todos los niveles son públicos y por tanto gratuitos; el acceso a la educación está universalmente garantizado.

3. PROMOVER LA IGUALDAD ENTRE LOS GÉNEROS Y LA AUTONOMÍA DE LA MUJER

Entre 1990 y 1998 el promedio de alumnas en el sistema educativo llegaba al  31.25%, para 1996-1998 saltó al 47.56%. Cursan educación superior más mujeres que hombres. De los cinco poderes del Estado, cuatro han estado dirigidos por mujeres; en la Asamblea Nacional la representación femenina creció del 10% al  16,5%. Aproximadamente el 60% de la participación en Consejos Comunales y Misiones es femenina; esta tendencia es progresiva e indetenible.

4.REDUCIR EN DOS TERCIOS LA MORTALIDAD INFANTIL

En  1990 fallecían 25,76 de cada mil nacidos vivos, en 2008, esa proporción  disminuyó hasta 13,98 fallecimientos por cada mil niños menores de cinco años nacidos vivos, gracias a políticas de asistencia prenatal y postnatal tales como la Misión Barrio Adentro, la Misión Niño Jesús, y el Proyecto Madre. Esta protección se extiende a todas las edades. La esperanza de vida se situaba en 72,2 años para 1998; en 2009 llega a 73,9: se han ganado casi dos años en una década.


5.MEJORAR LA SALUD MATERNA

Hacia  2002, la tasa de mortalidad materna repuntó hasta 68 defunciones por cada 100.000 nacimientos; en 2007 descendió hasta 56,6 por 100.000, fatalidades usualmente asociadas con transtornos hipertensivos de la preñez, complicaciones del parto y abortos problemáticos.  Esta proporción es inaceptable, por lo cual el gobierno ha puesto en marcha, además de las Misiones Barrio Adentro y Niño Jesús y del Proyecto Madre, la colaboración en la atención de la salud prenatal y postnatal de los Consejos Comunales y las Casas de Abrigo Maternal.

6.COMBATIR EL HIV/SIDA, EL PALUDISMO Y OTRAS  ENFERMEDADES

Entre 1990 y 2008 aumentó del 68% al 94% el porcentaje de personas con acceso sostenible al agua potable, lo cual implica que más de 24 millones de venezolanos reciben el servicio, con lo cual se rebasa anticipadamente la meta del milenio, fijada en 84% para 2015. El 84% de la población dispone de drenajes para aguas servidas.
El número de pacientes con VIH-Sida asistidos en forma gratuita con terapias antirretrovirales ascendió de 1.059 en  1999, a 25.657 en 2008. Desde 2007, se ha gastado en dichos enfermos más de  230 millones de dólares. Al mismo tiempo, una persistente campaña comunicacional divulga las formas de evitar el flagelo.
Desde el año 2000 se añaden siete nuevas vacunas a las estrategias de inmunización masiva;  el 2008 se aplicaron más de 32 millones de dosis, utilizando una producción interna de vacunas que se elevó a 8.656.988 dosis.
 

7.GARANTIZAR LA SOSTENIBILIDAD DEL MEDIO AMBIENTE

Venezuela sobrecumplió la meta del milenio al colocar para 2010  el 73% de su  territorio venezolano como áreas naturales bajo protección. El 66,2% de la superficie corresponde a 400 Áreas Bajo Régimen de Administración Especial, el resto corresponde a 43 Parques Nacionales, 36 Monumentos Naturales, 15 Reservas Forestales, 64 Zonas Protectoras, 7 Refugios de Fauna Silvestre y 7 Reservas de Fauna Silvestre.

8. PROMOCIÓN DE LA ASOCIACIÓN GLOBAL PARA EL DESARROLLO

Las palabras “global” y “desarrollo” deben ser tomadas con cautela. Venezuela les da un significado propio, al promover el goce universal de las ventajas del progreso. La inversión en ciencia y tecnología en 1998 era del 0,39 del PIB: en 2009 llega al 2,69.   En 1998 la telefonía móvil era usada por el  8,62% de la población; en 2008 tiene acceso a ella el 95,99%.

En  Internet los suscriptores pasaron de 273.537 en el año 2.000 a 2.033.858 en 2.009.  En el mismo lapso se han instalado 1.134 infocentros y 1.957 Centros Bolivarianos de Informática y Telemática, que ofrecen acceso gratuito a las redes. También se garantiza el acceso a  medicamentos esenciales, preferiblemente genéricos, mediante una normativa adecuada y la creación de un  Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas que complemente la débil capacidad de la industria nacional farmacológica y asuma la producción de los remedios que ésta no produce por falta de interés económico.

Fuentes:

Instituto Nacional de Estadística: Anuario estadístico integral Venezuela  2009;Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores-Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información; Caracas, 2009.

Instituto Nacional de Estadística: Cumpliendo las Metas del Milenio; INE,

Caracas 2010.

Ministerio para el Poder Popular para la Comunicación y la Información: La fortaleza de la economía venezolana. Caracas, 2010

Luis Britto García

FUTURO DEL ARTE Y ARTE DEL FUTURO

Gira ante mí un vórtice de tiempo nulo: de él surge el primer emenarosta: ser que viaja en el tiempo transformándose en un haz de tachyones: Huyo al futuro, me dice, escapando del Arte.

Tras él brota el segundo emenarosta, que es el primero milenios antes o milenios después: Huyo al pasado, me grita, escapando de un mundo referencial de sólo hechos y datos donde no existe el Arte.

Tras él fulmina el tercer emenarosta: Huyo al universo paralelo, me susurra: siempre que la capacidad mental pasada presente o futura excede de la meramente indispensable para la supervivencia, empieza la producción artificial de estímulos y la necesidad perversa de consumirlos por sí solos.

Tras él relampaguea el cuarto emenarosta: Siendo inevitable que la omnipotencia tecnológica termine por ejecutar automáticamente todos los actos necesarios para la supervivencia, sólo quedará para el hombre cumplir actos gratuitos, de manera que en el futuro habrá sólo Arte.

Tras él se acelera la parpadeante sucesión de emenarostas que anuncian: Mundos donde todo se reduce a cantidades de información al extremo de que termina no habiendo más arte que lo informatizado.

Mundos donde toda forma de arte destinada a un sentido es traducible a otra obra de arte que excita otro sentido como la Quinta Sinfonía al gratén o la forma sólida del aroma.

Mundos donde los sentidos se multiplican infinitamente e infinitamente las variedades de Arte que los expresan.

Mundos donde el Arte reviste una apariencia tan real que la gente lo toma por realidad y a ésta por Arte.

Mundos donde el Arte transcurre por fuera del nivel de la conciencia.

Mundos donde la tortura o el asesinato son Artes.

Mundos donde el Arte es la única forma de conocimiento.

Mundos donde se crean Artes no perceptibles por los sentidos ni comprensibles por las mentes.

Mundos donde la muerte de la Historia y de todo lo demás impone un arte de intervalos sin vida, de cantidades de nada.

Mundos donde se crean obras biológicas, mutaciones estéticas, siendo cada ser tan único que desaparece el concepto de especie.

Mundos donde el Arte permite la simultánea percepción de todos los sucesos del universo.

Mundos que constan sólo de la reproducción interminable del prototipo de la obra de Arte inigualable.

Mundos donde los seres son sólo signos de lo inexpresable.

Mundos donde todas las piezas provienen de universos distintos y el único principio de combinación es la incongruencia.

Mundos dialécticos donde todo engendra necesariamente su contrario.

Mundos detenidos en el Fugaz Instante Perfecto.

Mundos donde toda cosa imaginada o soñada irremisiblemente se convierte en obra de Arte.

Mundos donde sólo hay creadores ensimismados que nunca contemplan las obras que otros incesantemente crean.

Mundos donde la única obra de Arte es el plagio.

Mundos donde lo supremo ha sido alcanzado en todas las formas del Arte y sólo queda la decadencia.

Mundos donde el orgasmo es la única forma del Arte.

Mundos donde las obras crean a sus creadores.

Mundos donde sólo existe el Arte de abstenerse del Arte.

Mundos donde el movimiento indeterminable de las partículas inscribe la obra de Arte total de la incertidumbre.

Mundos donde el artista es la obra de Arte.

Mundos que nacieron compuestos solamente de gradaciones de muerte.

Innombrables mundos que no debieron ser creados salvo por contradicción de la esperanza.

Mundos en los cuales la omnipotencia tecnológica se aplica a la creación de cosmos que son obras de Arte.

Mundos que son obras de arte fallidas, éste uno de los primeros.

Algo ha salido mal desde el principio. Algunos de estos cosmos o todos pueden ser conjurados o por lo menos ignorados mediante la aniquilación de sus heraldos.

Convirtiéndome en un haz de tachyones, salto en el tiempo para impedir la existencia de los demás emenarostas. A pesar de que todos son contradictorias versiones de mí mismo, e ignoro cuál soy entre todas.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6582 veces.