El poder popular, las comunas y el socialismo bolivariano

Ante la necesaria puesta histórica de construir el socialismo del siglo XXI que en este corto tiempo hemos venido adelantando las fuerzas revolucionarias en nuestra patria bolivariana; uno de los más elevados retos ha sido llegar a poder demostrar que existen otras formas alternativas de decisión, gestión y control social fundamentalmente en la producción económica así como del desarrollo productivo de la vida pública del pueblo en sus diferentes espacios sociales.

De tal manera que el socialismo que aspiramos construir no admite calcos ni copias como muy bien dijera el gran amauta José Carlos Mariategui. El Socialismo Bolivariano se viene editando sobre la potencialidad creadora del pueblo en la búsqueda transformadora de la realidad social potenciando la descentralización, la promoción de diversas formas de propiedad social y las nuevas relaciones sociales de producción sujetas al control popular.

Las grandes palancas que impulsan la transformación estratégica de nuestro pueblo se desprenden en el Proyecto Nacional Simón Bolívar (PNSB), Primer Plan Socialista (PPS) cuyo desarrollo sintetiza y debe mostrar en concreto los avances en la construcción socialista en tres aspectos muy interrelacionados:

* Democracia participativa revolucionaria (toma de decisiones fundamentales en lo micro y lo macro) por parte del trabajo (decisivo y en permanente cualificación). Más comunas y más empresas y fábricas participativas.
* Desarrollo de la base material y científico tecnológica del socialismo y del conjunto de sus relaciones, partiendo de la propiedad social (y comunal) de los medios de producción.
* Desarrollo de la conciencia socialista de masas (y de cuadros): más conocimientos (socialistas y científico-tecnológicos), valores practicados, nuevas costumbres de solidaridad y productividad, nuevos niveles de organización y compromiso, traducidos estos últimos en más mundo del trabajo organizado, traducidos en el reflejo del PSUV, más articulación junto a las misiones sociales, más ALBA, UNASUR, demás Convenios internacionales y las Comunas.

Pero para ello se requiere salvar dificultades propias del aprendizaje de lo nuevo socialista y de cómo vencer la resistencia metabólica de lo viejo capitalista que ha de fenecer. Por ello hay que sin duda planear operativamente la forma de superar esas dificultades.

El bloque del Poder Popular conformado por el pueblo trabajador y para ello el PNSB contempla la línea Democracia Protagónica Revolucionaria que aborda los siguientes puntos:

1. Dado que la soberanía reside en el pueblo este puede dirigir el estado por si mismo sin delegar su soberanía. Tal como en la práctica sucede con la democracia representativa. La democracia participativa es la soberanía popular la cual se hace tangible en la voluntad popular. La soberanía popular reunida es la asamblea de ciudadanos, única depositaria del poder legislativo. El pueblo por si mismo ejerce el poder y la soberanía.
2. La integración, comunicación y coordinación entre las diversas organizaciones populares es determinante para el logro pleno de la democracia protagónica participativa.
3. El ejercicio de la soberanía se realiza a través de la participación ciudadana en todos los ámbitos de la actividad legislativas y en la toma de decisiones para la dirección del estado en todos los niveles: nacional, Regional y Local.
4. El espacio para la participación protagónica debe seguir siendo conquistado y mantenido por las organizaciones populares.

Estableciéndose bajo el enfoque ideológico de las concepciones:

Poder

Capacidad que poseemos de ejercer una fuerza determinante en cualquier espacio y ámbito de nuestra vida.

Poder Constituido.

Es el poder que representa el viejo estado burgués, son todas las estructuras y formas de ejercicio del poder limitados y direccionado por las estructuras del estado y las leyes.

Poder Constituyente

Es el poder que subyace en el pueblo, y su ejercicio constante determina, construye y define el poder constituido.

Poder Popular

Es el ejercicio de la fuerza organizada y movilizada del pueblo con capacidad de construcción, decisión, conducción y transformación sobre su propia realidad y destino.

Las limitaciones del ejercicio del poder en el capitalismo.

El poder está limitado por el ejercicio y atribuciones de sus leyes, son esas leyes diseñadas por los sectores dominantes del capitalismo quienes regulan y determinan el ejercicio del poder en todos los ámbitos. Es por ello que necesitamos nuevas leyes prestas a favor del pueblo y del proceso de liberación nacional en tránsito hacia el socialismo bolivariano.

¡Socialismo es más democracia!

Cuando decimos que el socialismo es más democracia estamos afirmando la construcción de nuevas formas de ejercicio del poder donde la participación valla más allá del ejercicio del voto.

El elemento del autogobierno comunitario se hace presente y cobra fuerza dentro del ejercicio del poder en el socialismo.

El gobierno comunitario, lo entendemos en sus dos dimensiones. El autogobierno, es la autorrealización popular, la construcción de la sociedad por ella misma, el desarrollo de la autonomía y la autogestión, el despliegue de las potencias populares como fundamento de su desarrollo endógeno.

El cogobierno, es la concreción del principio de corresponsabilidad y se expresa en la cogestión, la articulación de la comunidad con la corriente de prácticas instituciones orientadas a construir un nuevo Estado, solo así tendrá sentido la participación del pueblo en la formulación, ejecución, control y evaluación de las políticas, no para fortalecer la reproducción de las viejas prácticas instituciones, sino unas políticas orientadas en las transformaciones estructurales, en la constitución de un nuevo poder, el poder comunal, base de todos los poderes de un nuevo Estado, el Estado Socialista.

Los Consejos comunales son la base para la superación de la democracia representativa, y del viejo Estado liberal, gobernado por pequeñas elites que obedecían a los intereses privados y foráneos, que sometían a todo un pueblo a la exclusión material, política y cultural.

El Poder popular como herramienta para construir el Socialismo

Al poder popular le toca asumir la conducción de la realidad, gobernar desde los consejos comunales, desde la Comuna, construyendo el socialismo, es la cualificación ideológica y práctica de su poder, reconfigurándose en el hacer como poder comunal.

Aquí el pueblo y gobierno revolucionario juntos en el acto constituyente de una nueva República, una nueva sociedad, el socialismo.

El ciclo comunal

Es el despliegue de las fuerzas populares convertidas en comuna, ejerciendo el poder comunal, para su desarrollo endógeno y la construcción de la nueva estructura social y política socialista. El salto para la construcción del socialismo, del Poder Popular al Poder Comunal.

El poder Popular

Es el ejercicio de la fuerza organizada y movilizada del pueblo con capacidad de construcción, decisión, conducción y transformación sobre su propia realidad y destino.

Con las misiones sociales, el poder popular se ha cualificado acumulando saberes sobre el hacer político y social, al mismo tiempo que a resuelto con sus propias manos en niveles importantes algunas de las demandas de necesidades históricas insatisfechas, vinculadas a las condiciones mínimas de vida en educación, salud, infraestructura, servicios, trabajo, seguridad alimentaría entre otros.

Como principal actor de las misiones sociales, el pueblo organizado y ejerciendo su poder, ha mostrado su capacidad de construcción y conducción, como poder constituyente de una nueva práctica, de una nueva forma de hacer política, tensionando a la vieja cultura política que persiste en el poder constituido, con la fuerza de la acción transformadora de nuevos actores con nuevos rostros y subjetividades.

Este acumulado de experiencia constituye la fortaleza para avanzar en los nuevos retos que plantea la revolución en la etapa actual.

La construcción del poder comunal en esta nueva etapa de la revolución, forma parte del pueblo consciente quien ha reelegido a su presidente y apuesta a la acumulación de las fuerzas revolucionarias avanzando en la formación del partido (PSUV) y por la consolidación de los espacios de poder político (Asamblea Nacional), demostrando su disposición en la profundización del proceso, en el estudio de la nueva realidad, en la búsqueda de la organización popular participativa, la contraloría social, la distribución y consumo de la riqueza y consumo, y en la resolución de sus propias necesidades, van haciendo constancia cada día mucho mas de que todo el “poder para el pueblo significa socialismo”.

Definimos el poder comunal como la cualificación ideológica y practica del poder popular, la concreción del nuevo Estado y la nueva estructuración social, no es el sexto poder, es la base de todos los poderes transferidos, reconfigurados y ejercidos por el pueblo convertido en Comuna, construyendo socialismo.

Y al servicio de esos objetivos están orientados los otros motores, la Reforma socialista de la Constitución, Las leyes Habilitantes, Moral y luces y la Nueva Geometría del Poder, como dinamizadores de la aceleración, con fuerza y potencia transformadora, de los cambios, como elementos de empuje y viabilidad de las condiciones estructurales necesarias para el socialismo.

Las Comunas

Es la propuesta que contiene la articulación vital de la (Comunidad y el Plan Nacional Simón Bolívar) en la generación de la participación protagónica de los sujetos desde sus propios espacios comunitarios en la planificación del desarrollo potencial productivo según sus capacidades, características y particularidades convertidas en nuevas relaciones sociales de producción, apropiación y distribución equitativo de los excedentes.

Las Comunas y el PNSB plantean en su concepción revolucionaria, el impulso del desarrollo de las comunidades organizadas para el crecimiento productivo y social conforme a sus específicas realidades que manifiestan su entorno. Teniendo en cuenta la fundamental tarea de elevar al máximo los niveles de organización que apunten a alcanzar la planificación autogestionaria.

Donde las Comunas se presentan como el modelo superior de organización cual agrupe a todas las comunidades organizadas de un sector particular a la visión general orgánica de convivencia en todo sentido político, social, económico y cultural. Teniendo en cuenta el fundamental propósito de crear y desarrollar a lo interno de las comunas, las propuestas de desarrollo endógeno productivo apuntados al crecimiento autónomo y autogestionario de las comunidades en su conjunto, como un todo, según sus especificidades, estableciendo relaciones de igualdad y equidad en la justa distribución de la riqueza.

Como por ejemplo, “las Comunas que se encuentren cercanas a la vía férrea nacional, estarán intrínsicamente involucradas al espacio de acción productiva del ferrocarril, empleando su potencial organizativo, creativo, fuerza de trabajo y acción gestionaría productiva/social por medio de proyectos que brinden una relación mutua socio/productiva en pro del desarrollo económico, técnico/productivo de las comunidades en contacto con el ferrocarril, sirviendo de centro de trabajo interrelacionado con la acción social y cultural que producen las comunas en sus diversas dinámicas/ practicas, señaladas en la socialización de la puesta laboral, control obrero, distribución del plusvalor en beneficio colectivo de la comuna y el avance estructurante del sistema productivo en marcha ante las perspectivas enmarcadas en el desarrollo estratégico del proyecto revolucionario bolivariano socialista”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2747 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a103108.htmlCUS