Sobre un marco jurídico cultural (Canaima, Coro y la UCV en la lista del patrimonio mundial)

El marco jurídico cultural de los países del Pacto Andino sería ordenado y sistematizado en lo que hemos dado en llamar un Sistema de Regímenes Legales Culturales, los cuales vienen a constituirse en: el Régimen de Derecho de Autor y Depósito Legal; el Régimen Legal de los Recursos Culturales y el Régimen Legal de los Medios de Comunicación Social. Cada uno de estos regímenes está constituido por un conjunto de instrumentos jurídicos propios de cada especialidad y cada campo cultural específico y tienen como base fundamental, superior y fundacional las Disposiciones Culturales Constitucionales, de 1999. En tales regímenes se encuentra toda la normativa jurídica cultural del país, tanto el nivel nacional como el nivel estatal y el municipal. Ello brinda una panorámica de la dimensión jurídica cultural de la nación.

En esta entrega queremos hacer particular referencia al marco jurídico de la República Bolivariana de Venezuela, que orienta la conservación del Patrimonio Cultural. Entendida la conservación como la protección y defensa del mismo. El patrimonio de una determinada nación puede ser cultural y natural. Este último abarca la flora y la fauna, en particular, y todos los bienes de la naturaleza y el ambiente. Ahora, el patrimonio cultural reúne a todas y cada una de las creaciones, expresiones, bienes, tangibles e intangibles, y manifestaciones de las personas, comunidades y grupos étnicos que lo han habitado y lo habitan. Este patrimonio cultural también abarca las instituciones sociales, legales y religiosas. Su lenguaje y cultura material y los bienes intangibles. Estos últimos abarca las tradiciones, creencias, valores, religiosidades, maneras de ser, estilos de vida, formas de ver al mundo y maneras de conducirse, entre otras. Por donde se le mire el patrimonio cultural de una nación se constituye en una gran riqueza material y espiritual insoslayable y es parte de la cédula de identidad cultural de la misma. Proteger y defender a ese patrimonio compone un deber patrio fundamental. La primera herencia de los antepasados y la cultura presente están representadas en el patrimonio cultural de una nación, un estado, un municipio o una parroquia. Incluso se está comenzando a considerar los espacios geográficos de las comunas y sus respectivos bienes culturales en tanto potenciales patrimonios culturales.

Los conceptos indispensables para entender la discusión sobre el patrimonio cultural y, sobre todo, para entender su utilidad, son: Cultura, Identidad Cultural, Bienes Culturales, Patrimonio y Categorías de Patrimonio, (IPC,2001). Al intentar proponer un concepto de cultura se podría considerar prudente exponer una definición lacónica de la misma: por ejemplo, cultura es todo aquello que el ser humano añade a la naturaleza. De igual manera, se podría proponer: cultura es toda producción y creación humana en un contexto histórico social determinado. También podría considerarse a la cultura como el conjunto de bienes, tangibles e intangibles, o bienes culturales materiales e inmateriales, de una sociedad históricamente determinada. De igual manera, puede considerarse cultural al conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo. El tema se hace inexorablemente extensivo.

Una síntesis histórica y escandalosamente apretada sobre tal concepto podría ser la siguiente: Cultura: cultivo del agro; Cultura: cultivo del alma; Cultura: cultivo de saberes y Cultura: Creación. Por supuesto, el tema jamás se agota aquí, sólo sugerimos tales propuestas, las cuales sirvan de punto de partida para abordar el tema señalado. Por ese camino se podría, perfectamente, citar una buena y variadísima cantidad de conceptos breves sobre cultura. Pero, quizás, la definición más lacónica, que además nos simpatiza, viene a ser la siguiente: cultura es todo lo que no es verde. A toda vista es indudable que esta definición resulta tremendamente asertiva y brevemente exacta.

Ahora bien, se puede entender por Bienes Culturales a cada uno de los recursos, manifestaciones, bienes, materiales e inmateriales, de una sociedad históricamente determinada. Por ese camino se podría, perfectamente, citar una buena cantidad de conceptos breves sobre cultura, superando el concepto que la limita a los conocimientos y a las bellas artes. Sin embargo, es necesario acercarse a otras categorías con sus aproximadas definiciones. El Patrimonio Cultural es el conjunto de bienes, tangibles e intangibles, que constituyen la herencia de un grupo humano, que refuerzan emocionalmente su sentido de comunidad con una identidad propia. Entre tanto la Identidad Cultural viene a ser aquello que permite y facilita a los miembros de una sociedad, nación, pueblo, comunidad o grupo social reconocerse como tales. La Identidad Cultural es la manera de ser de un pueblo. Permite tener conciencia y el darse cuenta de las diferencias y semejanzas de su cultura respecto a otra. La Identidad Cultural se obtiene y se hace consciente a partir de la Diversidad Cultural. Sólo a partir de ésta es que aflora y se hace presente y evidente la Identidad Cultural. Sin embargo, quizás, las reflexiones sobre el tema nos han conducido a comprender que la Identidad Cultural tiene necesariamente que estar ligada y resueltamente unida a la diversidad cultural. Por ello cuando abordamos la temática, resulta preferible hacer siempre la referencia desde un binomio cultural histórico y trascendente: Identidad-Diversidad Culturales. Ello es el resultado de la tremenda diversidad y pluralidad cultural que caracteriza a la nación venezolana. Entre tanto, el Patrimonio Cultural agrupa a los recursos culturales en términos de bienes arqueológicos, bienes inmuebles y muebles y el patrimonio vivo.

El marco legal y jurídico que orienta la protección y defensa del patrimonio cultural resulta un tema fascinante y de obligado estudio e investigación. Nos atrevemos a proponer la creación de la Cátedra Permanente de Patrimonio Cultural, iniciándose por las parroquias y por los municipios. Vamos a mencionar, por ahora, a las Convenciones, las Recomendaciones y las Cartas Internacionales, que hasta ahora han sido promulgadas. La UNESCO ha realizado un par de convenciones: el 14 de noviembre de 1970, se realizó la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, exportación y transferencia de propiedad ilícita de bienes culturales. Fue adoptada en París y cuenta con 131 Estados partes. De igual manera, dos años después, el 16 de noviembre de 1972, se llevó a cabo la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, la cual fue adoptada por la conferencia general de la Unesco en su XVII reunión realizada en París en la fecha señalada. Desde entonces, 191 países han ratificado la convención.

La UNESCO, también ha propuesto un conjunto de Recomendaciones, a saber: Recomendación que define los principios internacionales que deberán aplicarse a las excavaciones arqueológicas, correspondiente al 5 de diciembre de 1956. La Recomendación sobre la protección de los bienes culturales muebles, del 28 de noviembre de 1978 y la Recomendación sobre la salvaguardia de la cultura tradicional y popular, de noviembre de 1989. Reunida en París. El país todo y la nación completa deberían conocer y estudiar tales recomendaciones, cartas y convenciones. Una necesidad histórica patrimonial está vigente.

A propósito de las Cartas Internacionales se tienen: la Carta de Atenas, de 1933. Carta Internacional sobre la Conservación del Patrimonio Artístico y Arqueológico. La Carta de Venecia, de 1964. Carta Internacional sobre la Conservación y Restauración de los Monumentos y los Sitios y, finalmente, la Declaración de México de 1975. También, sobre la Declaratoria, en el año 1998, 552 bienes culturales en 112 países habían sido inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, distribuidos y clasificados de la siguiente manera: 418 bienes culturales, 114 bienes naturales y 20 bienes mixtos, tanto culturales como naturales. La República Bolivariana de Venezuela actualmente posee tres sitios reconocidos en dicha lista. Se trata del Parque Nacional Canaima, Coro y su puerto de la Vela y la Ciudad Universitaria de Caracas- la UCV. Sobre el tema de Patrimonio Cultural estaremos atentos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 552 veces.



Efraín Valenzuela

Católico, comunista, bolivariano y chavista. Caraqueño de la parroquia 23 de Enero, donde desde pequeño anduvo metido en peos. Especializado en Legislación Cultural, Cultura Festiva, Municipio y Cultura y Religiosidad Popular.

 efrainvalentutor@gmail.com

Visite el perfil de Efraín Valenzuela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Efraín Valenzuela

Efraín Valenzuela

Más artículos de este autor