Omar Barrientos Vargas en la FILVEN: "La moral, la ética son fundamentales para enfrentar la actual crisis venezolana"

El escritor optometrista Oma Barrientos Vargas y la portada de su libro

El escritor optometrista Oma Barrientos Vargas y la portada de su libro

"La moral, la ética son fundamentales para enfrentar la actual crisis venezolana" afirmó el escritor y optometrista Omar Barrientos Vargas en la FILVEN, con motivo del bautizo de su nuevo libro: "Ética del Optometrista"

En la sociedad venezolana hace falta más que grandes teorizaciones sobre la moral y la ética, la aplicación de sus principios básicos de hacer el bien, evitar el mal, hacer lo correcto, regirse por el recto actuar, planteó Omar Barrientos Vargas, en la presentación de su nuevo libro. "Ética del Optometrista", este domingo 18 de Noviembre, dentro de la programación del día de la clausura de la Feria Internacional del Libro de Venezuela –FILVEN 2.018-.

En efecto, planteó que al examinar desde el punto de vista ético lo que sucede en Venezuela, encontramos por un lado al Estado que plantea medidas económicas para enfrentar la crisis, y por el otro, los capitalistas importadores, distribuidores y comerciantes, quienes en alianza con poderes externos aumentan los precios e intentan devaluar el bolívar con fines de obtener mayores beneficios económicos y políticos, sin importarle las necesidades y carencias de la población. Y como si esto fuera poco varios funcionarios gubernamentales corruptos, civiles y militares se convierten en sus cómplices por comisión y/u omisión.

Este solo panorama indica el nivel de la moralidad pública, a la cual habría que agregar la actuación de una delincuencia desbordada y la existencia afortunadamente cada vez menos de una justicia que no aplica todo el peso de la ley, como es su obligación,.

Sin embargo, abundan las actuaciones éticas, del presidente de la República, Nicolás Maduro y la mayoría de su equipo de gobierno, que son la continuidad de una política acertada desde los primeros días de la revolución, cuando Hugo Chávez inicio y luego se desarrollaron las misiones como la Robinson 1, que logró que millón y medio de personas aprendieran a leer, y luego con la Robinson 2 y demás misiones educativas, pudieran seguir por las rutas de la primaria, el bachillerato y la propia universidad. Así como el desarrollo de la educación preescolar que era casi inexistente; la conversión de las escuelas y liceos en bolivarianas, para atender los alumnos todo el día, incluyendo alimentación, la fundación de más de 40 universidades y la ampliación de sus cupos ; también, las misiones de salud, como la Barrio Adentro, con miles de ambulatorios, cientos de Centros de Atención Integral –CDI- y Salas de Rehabilitación Integral –SRI-; José Gregorio Hernández para los incapacitados; Parto Humanizado, y así una buena cantidad de misiones sociales y económicas para ayudar a los más humildes, sacarlos de la pobreza y dotarlos de vivienda entre otras cuestiones de gran importancia para el pueblo en general.

Pero se debe señalar, puntualizo el escritor Barrientos Vargas, que los optometristas y los otros profesionales venezolanos están inmersos en esta sociedad con sus virtudes y defectos, y seguramente sus actuaciones en varios casos serán afines al comportamiento de muchos ciudadanos en cargos públicos o privados, donde las conductas asumidas podrán estar reñidas o no con el recto actuar.

Civiles y militares, empresarios privados o públicos, funcionarios de alto, medio o bajo rango, pueden cometer y de hechos varios cometen acciones además de estar reñidas con un comportamiento idóneo, son delitos. Es tan criminal y falto de ética el funcionario público que se deja sobornar, como el empresario que soborna.

La moral y la ética están sometidas a una gran batalla entre la nueva sociedad que está naciendo y que aún no lo hace y la vieja sociedad que no termina de morir, y pretende mantener su influencia en todos los órdenes.

Ahora bien en referencia a la ética del profesional en general y del optometrista en particular se debe señalar que sus valores morales son adquiridos desde un principio y como ser humano, en la niñez desde el hogar, y que deben ser reforzados por la educación en todas sus etapas, pero que en los estudios de su carrera deben ser bien concretados y debidamente señalados e impulsados no solo con los desarrollos teóricos, sino especialmente con el ejemplo de sus profesores y egresados.

Los códigos éticos de todas las profesiones, en especial los de la salud, como la Optometría pretenden regular el comportamiento de una manera armoniosa y de amplio beneficio para el sujeto a quien se le presta un servicio determinado. En caso del optometrista en la prevención conservación o restitución del llamado bien más preciado: la visión.

Se debe recordar, continuó el autor, que con solo con altos valores morales podrán los optometristas encontrar el camino más idóneo par el cumplimiento de su gran misión de atender correctamente al venezolano en su salud visual, como con el desarrollo de excelentes niveles morales, podremos los venezolanos salir triunfantes de la presente crisis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1166 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n334472.htmlCd0NV CAC = Y co = US