Cianuro en Gotas, 14 de Julio

Acción Democrática y Henrique Salas Römer se pegaron a Enrique Mendoza y sus efebos del Grupo Gomorra. Será el Tribunal Supremo quien designe al nuevo Consejo Nacional Electoral. En esa instancia, el pargócrata de Miranda, Enrique Mendoza, quien siempre jugó en ligas menores, regionales, y por ello no tiene cuota en poderes nacionales, está muerto y enterrado. Por el contrario, AD y el viejo Salas son dueños de magistrados de la “estatura moral” de Blanca Rosa Mármol de León, Mostafá Paolini o Franklin Arrieche. Son esas jugadas que demuestran cómo la oposición sigue aferrada a las prácticas delictivas puntofijistas, además de poner en el tapete la pelea entre los que son de la condición de Enrique Mendoza, Manuel Rosales, Eduardo Lapi, Julio Borges, Gerardo Blyde, Henrique Capriles Raronsky de Gonzalez, Alfredo Peña de Otero, Leopoldo López, por un lado, mientras que por el otro están los de gustos más comunes. Por cierto, esta movida en modo alguna perjudica al oficialismo, pues va dirigida sólo contra un sector de la oposición. Son esas marramucias que convierten en elector a un organismo como el TSJ, que tienen siete meses de mora en la elección de su propia directiva.

Así como hay mujeres que se esconden detrás de sus faldas después de agredir e insultar, también hay curas que se meten debajo de su sotana –que, en definitiva, es una especie de maxifalda- para actuar en política, pero reaccionan como princesitas ofendidas cuando les responden como a políticos. Uno de esos cobardes es Baltazar Porras, que pasó de ser el líder de la izquierda en la Iglesia criolla, al vocero más extremista de la derecha episcopal. Porras vive insultando, calumniando, metiéndose en asuntos que nada tienen que ver con el ministerio sacerdotal, pero cuando le contestan en el terreno en que él mismo se metió, salta como si se tratase de un sacrilegio. Porque a pesar de su condición de prelado, Porras es un hipócrita. Además de bastante imbécil. Anda en campaña electoral, hablando como si fuera candidato a Arzobispo de Caracas, olvidando que estos temas no se deciden por votación, sino por decisión unipersonal del Papa.

Por cierto, Baltazar Porras es un hipócrita con doble moral. A pesar de que es un lenguasuelta, jamás ha dicho nada, por ejemplo, para condenar que una horda escuálida se metiera en la iglesia de Manzanares durante la boda de la hija de Gustavo Pérez Isa, para interrumpir la ceremonia, agredir a la novia y amenazar a quienes acudieron a esa celebración. Como tampoco abrió el hocico para amonestar a los salvajes que en las inmediaciones de la Funeraria Vallés, desde las ventanas de sus casas insultaban, maldecían y arrojaban objetos contundentes a los familiares de dos chavistas asesinados por esbirros de Alfredo Peña de Otero en Los Próceres. Igual que mantuvo un silencio de farsante ante hechos tan despreciables como el cacerolazo a la esposa de Jesús Romero Anselmi, cuando retornó a su hogar en la última fase de un cáncer que la llevó a la tumba. Así que, aunque algunos se sientan ofendidos, Porras es peor que Tartufo. Se las da de pastor, pero agrede, insulta y apalea a la mayor parte de los católicos, que son chavistas.

El proceso electoral interno del MVR concluye sin incidentes. Una vez más se comprobó que todo lo que dijo la prensa sobre la inminente división del chavismo, sobre graves divergencias intestinas, no era sino una nueva mentira, un nuevo esfuerzo por elevar las expectativas de los opositores. La selección de autoridades fue democrática y civilizada, sin aquello que Gonzalo Barrios llamaba “trompadas estatutarias” para los comicios adecos.

Hablando de adecos, nada muestra más la baja ralea de esa gentuza que las palabras de Henry Ramos Allup durante la sesión parlamentaria donde se debatía la selección del nuevo CNE: “no elegiremos al CNE así el país estalle”. Ese ladrón prefiere un cataclismo en Venezuela antes que cumplir con su deber parlamentario de seleccionar al Poder Electoral. Claro, basta ver quién es Henry Ramos, de profesión yerno de Franco D’Agostino. Ramos hizo toda su carrera adeca columpiándose de los testículos de alguien. Primero fue de Canache Mata, que lo nombró subjefe de la fracción adeca. Después fue con Carlos Andrés Pérez. Luego lo hizo con Alfaro Ucero, para después ser el autor de la maniobra que culminó con la expulsión del “Caudillo”. Ahora le jala parejo a Lewis Pérez, verdadero dueño de AD aunque jamás dé la cara. Ramos está indignado porque ahora no le puede conseguir grandes contratos a su suegro, pues aquí se acabó la corrupción en la asignación de obras. La fortuna personal de Ramos Allup es enorme, toda robada por la vía del cobro de comisiones.

El Opus Dei, grupo de ladrones y asesinos fundado por el ladrón y asesino Escrivá de Balaguer, tiene un antro creado para robar dinero del Estado que se llama Universidad Monteávila. Como ahora ya no le tiran nada, están organizando una especie de seminario sobre la responsabilidad de los medios de comunicación, a donde invitan sólo a bandidos de la oposición, sobre todo a calderistas y gente cercana a la Santa Mafia. Así, entre los expositores figura Fernando Egaña, alias El Eunuco de Palacio, que era como lo llamaba Asdrúbal Aguiar cuando ambos despachaban desde Miraflores en tiempos de Caldera II. Por cierto, Aguiar, autor de la tesis de la información veraz que tanto molestó a los dueños de los medios cuando Caldera la presentó en la Cumbre de Margarita, es otro de los oradores en el antro opusdeísta.

La mayor parte de los niños que estudian en escuelas públicas, o en privadas cuyos dueños no son hampones, están ya de vacaciones. Quienes tienen la desgracia de asistir a colegios que se plegaron al paro golpista de diciembre, les faltan aún varias semanas de actividades, incluyendo clases los sábados. La ambición política de algunos facinerosos les llevó a usar a los niños como arma política, haciéndoles recibir este año una educación chucuta, incompleta, y privándoles de buena parte de las vacaciones. Enrome responsabilidad en esta canallada tuvieron tipos como el bobolongo Luis Ugalde, rector de la UCAB, o Ramón Rivas, capo de la AVEC. Los hay canallas...

Hablando de los embustes opositores sobre libertad de expresión: Últimas Noticias reseña que hoy se cumplen cuarenta años del encarcelamiento por 32 días de un grupo de periodistas de la Cadena Capriles que señalaron la tremenda corrupción que existía en el IAN durante el gobierno de Betancourt. Los encarcelados eran: Ángel María Urdaneta, Jefe de Redacción de Últimas Noticias; Rafael Poleo, Jefe de Redacción de El Mundo; José Oropeza Ciliberto; Jefe de Redacción de Élite; Nelson Luis Martínez, secretario general de Publicaciones Capriles e Isaac Benarroch Pinto, Jefe de Redacción de La Esfera. Pasaron más de un mes en la Jefatura de El Recreo. Eran presos del gobierno, de jefatura y no resultado de acciones judiciales. Ésa era la libertad de prensa que reinaba mientras gobernaron delincuentes verdes y blancos.

Aunque la oposición, a través de medios de comunicación propiedad de chulos, narcotraficantes, desviados y bobos, vive insinuando que Pdvsa no cobra, especialmente la factura petrolera cubana, resulta que esa empresa lleva varios meses de normalidad administrativa, hasta el punto de que está cancelada el 95 por ciento de la facturación. El restante cinco por ciento corresponde a pagos aún no vencidos. Todo ello a pesar de que la Gentuza del petróleo saboteó, se robó claves, destruyó documentos y contaminó computadoras. Jamás Pdvsa había funcionado tan bien como ahora, tanto en el terreno productivo –los costos bajaron en un increíble 40 por ciento en apenas unos meses-, como en el administrativo, con una drástica reducción de personal y gastos superfluos, como la docena de edificios que Pdvsa tenía en Caracas, mientras ahora funciona en la mitad de la sede de La Campiña.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4340 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a3845.htmlCd0NV CAC = Y co = US