Jefa del Comando Sur "Trabajamos juntos como equipo con Panamá"

(VIDEO) Panamá cerró la frontera con Costa Rica creando un tapón que impide a migrantes venezolanos que retornen del norte

Jefa de Comando Sur revisó en Panamá seguridad fronteriza

Jefa de Comando Sur revisó en Panamá seguridad fronteriza

Las autoridades panameñas advirtieron el domingo que no permitirán la entrada a los migrantes venezolanos irregulares que viajen desde el norte hacia el sur del continente, como muchos pretenden hacer luego de que Estados Unidos les cerró la frontera terrestre.

Aquellos venezolanos que pasaron la frontera en su camino hacia Norteamérica y “pretendan regresar por ese mismo camino requieren visa autorizada para ingresar a Panamá, y no se les está autorizando ingresar por las fronteras de Costa Rica si no la tienen“, dijo la directora del Servicio Nacional de Migración (SNM), Samira Gozaine.

Panamá es la puerta de entrada a Centroamérica desde el sur y este año ha transitado por su territorio la cifra récord de 204.986 migrantes irregulares en su viaje hacia Norteamérica que entraron por la selva del Darién, la frontera con Colombia.

Los migrantes irregulares son recibidos en Panamá en estaciones de recepción migratoria situadas en la frontera con Colombia y con Costa Rica, donde toman sus datos biométricos y reciben alimentación y atención médica.

La funcionaria panameña recordó que el país exige “visa autorizada” a los ciudadanos venezolanos para que puedan ingresar, una medida que está vigente desde 2017, cuando se estableció el requisito migratorio de visa estampada.

La directora de Migración señaló que “es falsa la información que les están dando” a los migrantes irregulares venezolanos “de que se les está permitiendo ingresar y que aquí los vuelos son gratis”.

“Cada persona está pagando su tiquete y solo estamos haciendo” posible este viaje de repatriación voluntaria “para aquellos que han entrado dentro del flujo irregular que viene de sur a norte”.

Varias decenas de migrantes venezolanos irregulares se aglomeraron el sábado en el principal aeropuerto panameño, Tocumen, en busca de un boleto, pero fueron retirados del lugar en autobuses hacia un albergue temporal alquilado por la Embajada de Venezuela en dicha nación.

En este albergue están personas que “están comprando sus tiquetes para hacer su retorno voluntario a Venezuela»” y las que no tengan ahora los recursos económicos serán trasladados a la estación migratoria en los Planes de Gualaca, cerca de la frontera con Costa Rica.

“Allá nosotros les vamos a dar su asistencia de comida, de habitación, mientras la Misión Diplomática coordina los viajes y ellos puedan retornar a su casa”, agregó Gozaine, que recalcó que “no hay vuelos gratis” y que los migrantes están consiguiendo el dinero que necesitan de familiares o amigos.



Jefa del Comando Sur "Trabajamos juntos como equipo con Panamá"

Rechazada por movimientos populares, la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, general Laura Richardson, concluyó una visita a Panamá en la que revisará la seguridad en la selva del Darién, fronteriza con Colombia.

La jefa del Comando Sur de Estados Unidos, Laura Richardson, cerró la semana pasada una visita a Panamá con una gira por la provincia del Darién, la selva fronteriza con Colombia por la que están entrando decenas de miles de migrantes que viajan hacia EE.UU., en la que afirmó que ambos países seguirán trabajando ante los desafíos de la migración y el crimen organizado.

"Trabajamos juntos como equipo con Panamá", afirmó la general Richardson, que reconoció que hay mucho trabajo por hacer con los desafíos que están impactando el país, con la migración y las amenazas de las organizaciones criminales transnacionales, señaló un comunicado del Ministerio de Seguridad Pública de Panamá (Minseg).

Richardson visitó la provincia del Darién junto al ministro panameño de Seguridad, Juan Pino, quien destacó que más de 300 agentes del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) serán desplazados en la zona limítrofe con Colombia para fortalecer la vigilancia y contrarrestar cualquier amenaza a la seguridad en las comunidades ubicadas allí.

Pino y Richardson participaron el lunes en el VI Diálogo de Alto Nivel en Materia de Seguridad entre Panamá y EE.UU., para coordinar esfuerzos operativos, prevenir y combatir el narcotráfico, delincuencia y crimen organizado, según la información oficial.

Este intercambio apunta a establecer y verificar año tras año la estrategia de cooperación bilateral en materia de seguridad, para identificar amenazas a la seguridad nacional y de varios países en la región, con el fin de prevenir delitos, dijo Pino tras la reunión de alto nivel.

Sobre la migración irregular, el Ministro de Seguridad Pública indicó que el mayor reto es actuar de manera conjunta para reforzar el diálogo político y técnico para prevenir que la población en movilidad continúe expuesta a redes de trata y tráfico de personas.

Richardson visitó Panamá cuando este país, puerta de entrada a Centroamérica desde el sur para la migración irregular, registra picos históricos en la llegada de estos viajeros en tránsito hacia Estados Unidos, la gran mayoría venezolanos, que cruzan la peligrosa selva del Darién, la frontera natural con Colombia.

Panamá recibía a los viajeros irregulares en estaciones de recepción migratoria (ERM) situadas en la frontera con Colombia y con Costa Rica, donde toman sus datos biométricos y reciben alimentación y atención médica, en un operativo único en el continente que consume millones de dólares al año

Para organizaciones populares en Panamá como el Frente Nacional para la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso), la doble moral del Ejecutivo es más evidente cuando con la justificación de enfrentar ese fenómeno, permite la injerencia extranjera como la instalación de bases militares binacionales con Colombia en el Darién.

El coordinador de Frenadeso, Jorge Guzmán, dijo a Prensa Latina que una muestra de la subordinación de este Gobierno a Estados Unidos son la estadía del secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, en abril último y ahora la visita a Panamá de Richardson.

Para Guzmán la rechazada presencia de estos personajes, entre otros, solo viene a apuntalar la estrategia de dominio imperial, con el falso argumento de estrechar la cooperación regional y entre los dos países en materia de seguridad fronteriza, como afirma la embajada estadounidense en el istmo.

Acompañaron a Richardson, la general de División Levon Cumpton, del estado de Missouri; el director de Estrategias, Políticas y Planes del Comando Sur, general Calvert Worth; la jefa de la División del Atlántico Sur, general Jason Kelly; y el agregado de Defensa, Richard Ursery.



Con información de Sumaríum / Prensa Latina / Laiguana.tv
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4704 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter