Calidad “muy buena y tiene muy poco azufre“

(VIDEO) India compra coque de petróleo venezolano con descuento para sustituir el carbón

Las empresas indias están importando volúmenes significativos de coque de petróleo de Venezuela por primera vez, según muestran fuentes comerciales y los datos de envío consultados por Reuters, ya que la nación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) impulsa las exportaciones que no están específicamente sancionadas por Estados Unidos.

El creciente apetito de la India por el coque de petróleo de Venezuela, un subproducto de la mejora del petróleo y una alternativa al carbón, está siendo impulsado por la lucha por obtener combustible económico para impulsar las industrias a medida que los precios mundiales del carbón han aumentado.

Esto podría impulsar el flujo de efectivo para el productor sudamericano, donde las empresas estatales y privadas han aumentado las exportaciones de productos petroquímicos y derivados del petróleo, y los suministros venezolanos a precios más competitivos podrían desplazar los cargamentos de los proveedores tradicionales.

Las cementeras indias importaron al menos cuatro cargamentos con 160.000 toneladas de coque de petróleo de abril a junio, según tres fuentes comerciales consultadas por la agencia, datos de seguimiento de barcos de Refinitiv y programaciones de envío de Venezuela.

Se espera que otra carga de 50.000 toneladas llegue al puerto de Mangalore en la costa suroeste de la India en los próximos días, mientras que un envío de 30.000 toneladas está programado para partir más adelante en agosto, según mostraron los datos.

India, que cuenta con Estados Unidos y Arabia Saudita como principales proveedores de coque de petróleo, recibió su primer cargamento de Venezuela a principios de 2022, según dos de las fuentes y los documentos vistos por Reuters.

Calidad "muy buena y tiene muy poco azufre"

Un aumento en los precios mundiales del carbón a niveles récord desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania ha empujado a los fabricantes de cemento indios, incluidos JSW Cement, Ramco Cements y Orient Cement, a importar coque de petróleo de Venezuela, dijeron fuentes comerciales.

"La calidad del coque de petróleo es muy buena y tiene muy poco azufre", dijo el director financiero de Ramco Cements, S. Vaithiyanathan, y agregó que la desventaja es que los cargamentos tardan casi 50 días en llegar a la India.

Ramco Cements reservó dos cargamentos de 50.000 toneladas de coque de petróleo venezolano, que se entregaron en junio y julio con un descuento de 15-20 dólares (USD) por tonelada al precio de mercado, dijo Vaithiyanathan.

Ramco pagó USD 214,40 y USD y 221 por tonelada por los cargamentos de junio y julio, respectivamente, mientras que Orient importó unas 28.300 toneladas en abril a USD 220 la tonelada, según mostraron documentos aduaneros indios revisados ​​por la agencia.

JSW Cement importó más de 30.000 toneladas en junio, según dos fuentes comerciales, datos de seguimiento de barcos y documentos de aduanas.

Los cargamentos de coque de petróleo fueron enviados en abril-junio por Shimsupa GmBH, una empresa de comercio de chatarra con sede en Alemania, que tiene un acuerdo exclusivo con Maroil Trading, con sede en Suiza y propiedad del magnate venezolano Wilmer Ruperti, para suministrar coque de petróleo venezolano a India, China, Pakistán y Turquía.

El coque de petróleo es un subproducto residual del proceso de mejorar y refinar petróleo pesado y extra pesado en los llamados procesos de conversión profunda que tiene un alto poder calorífico y un bajo contenido de cenizas que hacen de este desecho un combustible menos costoso que el carbón y otros combustibles líquidos.

Ventas infructuosas

A principios de 2010, el presidente Chávez firmó varios convenios con China, uno de ellos, era la construcción de tres plantas termoeléctricas que funcionarían a base del coque. Sin embargo, el proyecto no logró despegar.

A finales de 2010, empresas locales presentaron un proyecto fundamentado en estudios avanzados para la construcción de una planta de coque calcinado que atendería las industrias del acero y el aluminio, pero no obtuvieron respuesta.

Luego en 2011, la empresa iraní Isco presentó la misma propuesta al gobierno y fue aceptada.

Sin embargo, vista la experiencia obtenida con las empresas locales en las pruebas de calcinamiento de coque, los trabajadores de Carbonorca, productor de ánodos de carbón para la industria del aluminio, pidieron al ministerio de Industrias Básicas y Minería (Mibam) la autorización para construcción la planta, dado que ya habían obtenido resultados positivos en el proceso y contaban con los permisos ambientales, pero «no fueron tenidos en cuenta los avances ya logrados y ahora es necesario esperar a que los iraníes diseñen el proyecto desde cero… Lamentamos que haya preferencia por la industria foránea», dijo un dirigente de Sutracarbonorca.

También ese mismo año, se firmaron acuerdos de cooperación con Turquía, entre los que se encontraba la venta de dos millones de toneladas anules de coque y que en aquella oportunidad fue visto por León como una oportunidad para usar «un sistema de subproductos de la parte petrolera para implementar la construcción de viviendas, bajo el esquema de prepagos».

Más recientemente, en el mes de febrero en una nota de prensa de Pdvsa se anunció que al puerto de Guanta llegaron dos grúas flotantes con sistema de carga y manejo de sólidos a granel, dos remolcadores y ocho gabarras con compuertas herméticas que permitirían las exportación de coque. Esto, luego que tras varias experiencias negativas con empresas privadas nacionales y extranjeras, que no pudieron resolver el problema de acumulación y traslado del coque, la estatal petrolera decidiera rescindir los contratos.

A pesar de todos estos intentos, infructuosamente el Gobierno no ha logrado vender el coque que a diario se acumula y crece en grandes cantidades en las refinerías del país.

Con información de Sumaríum / Venezuela Verde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 13015 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter